Saltar al contenido

Biografía de Max Planck

Quizá te suene conocido el nombre de Max Planck (1858-1947), pues su aporte a la ciencia construyó los cimientos de lo que hoy conocemos como mecánica cuántica. Desde la invención de objetos tan simples como el puntero láser hasta los innovadores avances tecnológicos como las computadoras cuánticas; son incontables las posibilidades que su legado nos ha ofrecido. Ahora que hemos alimentado tu curiosidad, ¡no esperes más y quédate a leer la biografía de Max Planck!

Biografía de Max Planck resumen

Entre líderes y nobles

Poco antes del inicio de la segunda guerra entre los reinos de Prusia y Dinamarca, los habitantes de Kiel, quienes se ubicaban en medio del conflicto territorial, ya temían el siguiente golpe. Aun así, Julius Wilhelm von Planck y Emma Patzig decidieron tener a su tercer hijo el 23 de abril de 1858 en esta ciudad, y lo bautizaron como Max Karl Ernst Ludwig Planck. Seis años después, el pequeño presenciaría la caravana de las tropas austro-prusianas marchando por las calles.

Por suerte, en 1967 Wilhelm recibe una oferta de empleo en la Universidad de Munich como profesor de Derecho. Y éste, sin pensarlo dos veces, decide hacer sus maletas y trasladarse con su familia para empezar una nueva vida, lejos de la zona de guerra. Una vez asentados en la mencionada ciudad, los padres de Max Planck lo inscriben en la Escuela Primaria Maximilian, donde tuvo sobresalientes calificaciones.

El ambiente académico fue un factor constante en la vida del joven Max Planck, ya que entre sus familiares —que eran también de sangre noble— no podían faltar los clérigos, militares, científicos y abogados. La mayoría líderes de sus respectivas áreas. Incluso su padre y varios de sus abuelos fueron profesores de algunas de las mejores universidades de Alemania, lo que impulsaba su competitividad y deseo de autosuperación.

Max Planck vio en su profesor de Matemáticas, Hermann Müller, un modelo a seguir, y no tardó en demostrar habilidades innatas para los números. Pese a ello, sus profesores decían que «su carácter fuerte, disciplina y empeño» era lo que realmente le otorgaba el perfil de un «verdadero científico».

Las leyes que conocemos no son más que nuestras impresiones del mundo exterior, por lo que son relativas. Desde joven estuve seguro de que allá afuera están esas leyes absolutas, esperando a ser encontradas, y esta búsqueda es lo que me inspiró a dedicarme a la ciencia. Max Planck.

Su pasión por la física teórica

Tan pronto terminó la secundaria, Max Planck ingresó a la Facultad de Física en la misma universidad en la que trabajaba su padre. En este lugar conoció a Gustav Kirchhoff (creador de las leyes para el cálculo de los circuitos eléctricos), de quien posteriormente recibiría clases durante su doctorado en Física Teórica, su verdadera pasión.

Aunque Max Planck ya tenía clara su rama de especialización, se vio obligado a asistir a conferencias de física experimental en el transcurso de su carrera, en la que estudió la permeación de hidrógeno en platino caliente. Al terminar su trabajo de grado, se trasladó a Berlín, donde se doctoró en Física Teórica de la mano del físico Hermann von Helmholtz.

DATO CURIOSO
Mientras estudiaba en Munich, Planck pidió consejos de especialización a su tutor académico, Philipp von Jolly, y éste le sugirió que no tomara el campo de la física teórica, ya que —según él— «ya no hay nada por descubrir en este campo, tan solo quedan algunos agujeros». Inconforme con la respuesta, Planck aseguró que no tenía intenciones de descubrir nada, sino de comprender a profundidad los fundamentos ya conocidos.

Para Planck, la influencia de Helmholtz y las obras de Rudolf Clausius lo llevaron a inclinar sus estudios hacia la termodinámica. De esta manera, presenta a sus veintiún años su tesis titulada Sobre la segunda ley de la termodinámica, con la culminaría con honores su carrera doctoral.

Durante los años siguientes, Max Planck se dedicaría a ampliar sus investigaciones sobre la teoría mecánica del calor mientras buscaba sin éxito un cargo fijo como docente universitario. A pesar de haber publicado varios artículos con planteamientos extraordinarios, su trabajo obtuvo poca importancia por parte del gremio científico.

Max Planck y los cuantos de energía

Max Planck comenzó a ganar notoriedad por su artículo Sobre el principio de la entropía creciente, lo que le brindó mejores oportunidades de trabajo y una estabilidad financiera que le permitió casarse con la hija de un banquero, quien además era su amiga de la infancia. En 1887, y por recomendación de Helmholtz, recibió una invitación para tomar el lugar de Kirchhoff en la Universidad Humboldt de Berlín, cargo que desempeñaría por las siguientes tres décadas.

En este período, Max Planck empezó a mostrar interés en el problema de la radiación térmica de los cuerpos negros, también llamada «catástrofe ultravioleta». Se trata de un punto de «quiebre» de la mecánica clásica en el que —sugiere ésta— un cuerpo caliente podría ser capaz de producir radiación a todas las frecuencias. Sólo que… para las ondas electromagnéticas existen ilimitadas escalas de frecuencia, por lo que tendería a irradiar en el orden de las «ultravioleta».

La «catástrofe ultravioleta» había causado revuelo en la comunidad científica, ya que las principales leyes de la física parecían fallar tratando de explicar aquel fenómeno. Pero no fue sino a finales de 1900 (aproximadamente 10 años después) que Max Planck presentó la solución a este problema.

Recreando con principios teóricos los análisis experimentales de los cuerpos calientes, Max Planck llegó a la conclusión de que las ondas electromagnéticas no se pueden producir de forma arbitraria, sino en «paquetes» de energía que llamó «cuantos». Además, mientras mayor sea la frecuencia, mayor cantidad de energía se necesitará para producir un «cuanto» de la misma.

NOTA
La constante de Planck, h, sentó las bases para estudios posteriores que dieron explicación a algunos fenómenos de la naturaleza que la mecánica clásica no podía. Tal es el caso del efecto fotoeléctrico, las órbitas fijas de los electrones en el modelo atómico de Bohr y el principio de incertidumbre de Heisenberg. Es por eso que Max Planck es considerado «el padre de la mecánica cuántica».

Como todo hallazgo revolucionario, en un principio no fue entendido con claridad, ni se conocían sus verdaderas aplicaciones. Pero finalmente, en 1918, es galardonado con el Nobel de Física gracias a «su contribución a la ciencia con el descubrimiento de los cuantos de energía».

La Alemania nazi y sus últimos años

Iniciado el período de la Primera Guerra Mundial y posteriormente de la Alemania nazi, las ideas políticas de Max Planck sufrieron una dolorosa transición. Era considerado un hombre sumamente patriótico, pero de buenas intenciones. Así que, cuando empezó a defender públicamente los ideales del Estado por «el bien del pueblo alemán», sus colegas Hendrik Lorentz y Albert Einstein le hicieron entrar en razón sobre las injusticias y crímenes cometidos por las tropas alemanas.

¿SABÍAS QUE...?
Max Planck tenía 75 años cuando, en una reunión como líder y representante de la Sociedad Kaiser Wilhelm, le pidió personalmente a Adolf Hitler que reconsiderara el exilio de su amigo y científico judío Fritz Haber. Sin embargo, el Führer se hizo el desentendido, y como consecuencia Haber murió en el exilio en 1934.

Un ataque de neumonía bilateral debilitó la salud de Max Planck a sus 88 años, durante uno de sus viajes de conferencia a Bonn. Y aunque se logra recuperar en poco tiempo, unos meses antes de la celebración de su cumpleaños número 90 sufre de un derrame cerebral que le quitó la vida el 4 de octubre de 1947.

Para rendir honor al trabajo del ilustre físico, la Sociedad Física Alemana entrega cada año la Medalla Max Planck a todo aquel que realice «contribuciones extraordinarias en la Física teórica», premio que el propio Planck y Albert Einstein recibieron en 1929. También se nombró en su honor el Instituto Max Planck de Física y la póstuma creación de la Sociedad de Investigación Max Planck, fundada por el nobel de química Otto Hahn.

¿Deseas comprender a detalle la teoría cuántica? ¡Mira este vídeo!:

Otras biografías recomendadas:

¡Gracias por leer la biografía de Max Planck! Esperamos que te haya sido de utilidad y haya enriquecido tus conocimientos científicos. Si quieres conocer la historia de otros ➽➽➽ científicos prominentes, ¡pincha en el enlace!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *