Biografía de Otto Hahn

¿Te suena en algo el nombre de Otto Hahn (1879-1968)? Si la respuesta es negativa, seguramente te sorprenderá saber que fue el descubridor de la fisión nuclear. Así es, la misma tecnología utilizada en las bombas atómicas lanzadas en la Segunda Guerra Mundial. En la biografía de Otto Hahn no podrás evitar empatizar con un químico antinazi que vivió por la ciencia y vio con desprecio los horrores de la guerra.

Biografía de Otto Hahn resumen

¡No quiero estudiar arquitectura!

El Estado alemán pasaba por un gran auge económico debido a su expansión territorial en 1866, absorbiendo a Prusia en el proceso. Ésto benefició enteramente a las compañías constructoras, y posicionó cómodamente a la familia del vidriero Heinrich Hahn, residenciada en Fráncfort del Meno. El hombre vivía en esta ciudad junto a su esposa, Charlotte Hahn, y sus cuatro hijos: Karl, Heiner, Julius y Otto.

El pequeño Otto Hahn, nacido el 8 de marzo de 1879, era el dolor de cabeza de la familia. No paraba de realizar experimentos con químicos en el lavadero de la casa, pero en clases luchaba por no quedarse dormido. Claramente la química experimental le resultaba más emocionante que la teórica, pero pronto entendería que ambas van de la mano.

Heinrich, en cambio, tenía otros intereses para el futuro de su hijo. Ya que después de todo sus calificaciones en Química no eran las mejores, lo instó a estudiar arquitectura. Sin embargo, el joven se negó, y se decidió a que quería ser un químico industrial.

Después de graduarse de la preparatoria Klinger Oberrealschule, Otto Hahn se matriculó en Química y Mineralogía en la Universidad de Marburg, tomando como materias complementarias la Física y la Filosofía.

¿SABÍAS QUE...?
Los años de Hahn como estudiante universitario fueron, como mínimo, interesantes: se unió a una hermandad llamada Sociedad de Estudiantes de Ciencia y Medicina, en la que todos se reunían a compartir sus intereses. Además, durante su intercambio en Múnich, fue estudiante del futuro nobel de la química Adolf von Baeyer.

En 1901, presentó su tesis doctoral titulada Acerca de los derivados de bromuro de isoeugenol, la cual obtuvo respuestas positivas por parte del jurado catedrático. Asimismo, y antes de trabajar como asistente de laboratorio, prestó su servicio militar durante un año.

Otto Hahn: el descubridor de isótopos por excelencia

Después de haber trabajado por dos años en el laboratorio de Theodor Zincke, Otto Hahn le expresó su inconformidad acerca de su sueño de ser ingeniero industrial. Su jefe le aconsejó viajar a inglaterra, ya que sería importante para su carrera aprender inglés, y a su vez le consiguió un puesto en la University College de Londres.

En 1904, Otto Hahn se encontraba felizmente en Gran Bretaña, trabajando bajo las órdenes del nóbel de la química Sir William Ramsay, descubridor de los gases nobles. Allí se enteró de que su campo de investigación sería la radiactividad, disciplina que tenía tan sólo algunas décadas siendo estudiada. Pese a ello, no puso objeción alguna y se centró en las investigaciones que ahí se desarrollaban.

Al poco tiempo, y para su gran sorpresa, Hahn había descubierto un isótopo del torio (torio 228), al que llamó «radiotorio» pensando que había descubierto una nueva sustancia radiactiva. Por supuesto, este hallazgo entusiasmó enormemente al alemán, quien no pudo esperar a comunicar a la Royal Society sus resultados en 1905.

Su artículo fue aceptado y publicado en las Actas de la Royal Society, y Ramsay, también maravillado, le escribió una carta a su colega y amigo Ernest Rutherford para que le diera la oportunidad de recibirlo entre sus estudiantes. Quería que su brillante pupilo explotara sus habilidades científicas, y ¿quién mejor para tutelarlo que uno de los principales precursores de la radiación nuclear?

Otto Hahn se trasladó entonces a la Universidad McGill en Montreal, Canadá, para trabajar junto a su emblemático y nuevo jefe. A su lado, el joven científico descubrió tres nuevas sustancias —aunque, claro, todas eran también isótopos—. Su emoción y amor hacia la química experimental le hizo olvidarse de la industria, como había querido de pequeño, llegando a publicar más de 250 artículos sobre radioquímica a lo largo de su vida.

La habilidad de Hahn para descubrir nuevos elementos no es de este mundo.Ernest Rutherford.

De vuelta a su natal Alemania, en la Universidad de Berlín, colaboró con las investigaciones del nobel de la química Emil Fischer en 1906. Y en cuestión de unos meses descubrió otros tres isótopos, destacando el mesothorium I (radio 228). Esta sustancia fue famosa por ser útil en los tratamientos médicos y costar la mitad de la fabricación del radio 226 (descubierto por los Curie).

Un proyecto que le cambiaría la vida

Antes de sumergirse en lo que sería su investigación más importante, Otto Hahn fue solicitado para prestar sus conocimientos científicos en la Primera Guerra Mundial. Aunque era un pacifista de corazón, el Estado alemán no le dejaba muchas opciones. Durante este tiempo, desarrolló junto a otros científicos gases venenosos para fines militares, y tuvo la desagradable oportunidad de ver el resultado de sus actos.

En lo años posteriores a la guerra, Otto Hahn reanuda sus investigaciones en la radioquímica. Descubrió el protactinio junto a su compañera de laboratorio Lise Meitner, lo que les valió a ambos una nominación al Nobel de la Química. Posteriormente trabajó en la isomería nuclear, donde descubrió un isótopo del ya mencionado elemento.

Pasadas unas dos décadas, recibió una llamada de su antigua compañera de laboratorio. Ella, fascinada con los estudios de Enrico Fermi sobre la radiactividad inducida, quería formar equipo con Hahn para continuar con sus investigaciones. El alemán aceptó encantado, y en compañía de Fritz Strassmann comenzaron sus experimentos bombardeando con neutrones materiales estables.

Cuando en marzo de 1938 la Alemania nazi absorbió a Austria, Lise Meitner, quien era una austriaca de ascendencia judía, corría grave peligro. Su patria ya no la podía defender, así que, por su seguridad, Otto Hahn le obligó a abandonar el país. Fue por esta razón que la física emigró a Suecia, y desde la distancia pudo contribuir en la investigación junto a su sobrino Otto Frisch.

La fisión nuclear como el arma más letal

A finales de 1938, Otto Hahn y Strassmann se estancan en sus estudios debido a un extraño comportamiento de los isótopos inducidos. El primero le envió una carta a la austriaca expresándole el problema al que se enfrentaban. Al recibirla, ella discutió con su sobrino la situación, pasando la última semana de diciembre haciendo y rehaciendo los cálculos pertinentes.

Justo antes de terminar el año, Meitner le escribe a Hahn presentándole su hipótesis sobre la fisión nuclear. En el transcurso del siguiente mes, el alemán comprobaría experimentalmente los resultados de la científica.

El 10 de febrero de 1939, Hahn y Strassmann publicaron un artículo en el que predecían que una reacción en cadena por la liberación de neutrones podría generar enormes cantidades de energía. Poco después, los experimentos de los Joliot-Curie reafirmaron sus conclusiones. La fisión nuclear era un hecho.

En septiembre de ese mismo año, tuvo sus inicios la Segunda Guerra Mundial. Ya te podrás imaginar a qué le pusieron el ojo los países Aliados y las Potencias del Eje como arma predilecta. El Proyecto Manhattan y el programa de energía nuclear nazi Uranverein fueron tan sólo algunas de las consecuencias de este descubrimiento, y que luego derivaron en otras peores.

Terminando el período de guerra, en 1845, Otto Hahn es capturado por las tropas británicas invasoras, quienes sospechaban que había sido partícipe en la creación de las armas nucleares nazi. Por supuesto, el alemán, quien era un antinazi y defensor de los derechos judíos no había hecho más que centrarse en otras investigaciones durante los últimos años.

DATO CURIOSO
Hahn no se resistió en ningún momento a su captura; se sentía inmensamente culpable por haber originado, sin quererlo, el concepto de armas nucleares. Y este sentimiento lo hundió aún más cuando, en agosto de ese mismo año, las bombas atómicas acabaron con las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

Reconocimientos y un gran legado

El 15 de noviembre de 1945, Otto Hahn fue condecorado con el Premio Nobel de la Química, pero la Real Academia Sueca de Ciencias no tenía forma de comunicarse con él, ya que seguía internado en territorio británico. El galardonado se enteró de su propia premiación por medio una revista científica, sin embargo, no se le permitió asistir a la ceremonia. Fue obligado por los guardias a escribir una carta al comité en el que se disculpaba por su «imposibilidad de hacer acto de presencia».

En el transcurso de su vida, Hahn recibió numerosas medallas y órdenes de las más altas distinciones de todo el mundo. Entre ellas se encuentran la Medalla Marie Curie, la Medalla Becquerel, la Medalla Max Planck, el Premio Copérnico y otras 33. Asimismo, formó parte de alrededor de 45 academias y sociedades científicas a nivel internacional, destacando a la Royal Society de Londres.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ SABER...
La revista alemana Focus publicó en 1999 un top de «Investigadores más importantes del siglo XX». Una encuesta realizada a 500 científicos destacados de la época posicionó en el TERCER LUGAR a Otto Hahn… ¡Justo por debajo de Albert Einstein y Max Planck!

Otto Hahn finalmente fallece el 28 de julio de 1968, a sus 89 años de edad. Este destacado científico no sólo dejó como legado sus trascendentales hallazgos, sino también la fundación de la Sociedad de Max Planck. Por medio de ésta, intelectuales de todo el mundo levantan su voz contra las guerras, desaprobando el uso de la ciencia y la tecnología con fines políticos.

Si deseas saber más sobre la fisión nuclear, un breve documental esclarecerá tus dudas:

Otras biografías recomendadas:

¿Te ha resultado interesante la biografía de Otto Hahn? No lo ponemos en duda, pues es una increíble historia. Si deseas ver más como ésta, puedes compartir este artículo con tus amigos.

¡No busques más! Podrás disfrutar leyendo todas las biografías que quieras en nuestra sección de ➽➽➽ Científicos ilustres.
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*