Biografía de Robert Hooke

Las contribuciones de Robert Hooke (1635-1703) fueron un elemento primordial en el desarrollo científico de Inglaterra durante el siglo XVII. Además de ser uno de los primeros naturalistas en proponer conceptos relacionados con la evolución biológica, algunos de sus aportes a la física se han convertido en leyes universales utilizadas en la resolución de problemas más complejos. En la biografía de Robert Hooke descubrirás la historia de un científico con valiosas ideas, cuyo legado fue parcialmente borrado por figuras influyentes.

Biografía de Robert Hooke resumen

Importantes influencias

Robert Hooke nació el 28 de julio de 1635 en la isla de Wight, Inglaterra. Vino al mundo como el cuarto hijo entre el sacerdote John y Cecily Hooke. Se caracterizó por tener una salud muy frágil desde pequeño, lo que lo llevó a ser educado principalmente en casa por su padre. John quería que su hijo diera seguimiento a una extensa tradición familiar y se convirtiera en un sacerdote, pero Robert parecía más interesado por la pintura y la mecánica.

A los 13 años de edad, Robert Hooke enfrentó la dolorosa muerte de su padre. El joven utilizó la parte que le correspondía de la herencia para viajar hasta Londres y se inscribió en una prestigiosa escuela pública. Tras haber culminado sus estudios preuniversitarios, ingresó a la facultad Christ Church, perteneciente a la Universidad de Oxford, en 1653. Para mantener sus gastos, Hooke empezó a trabajar como asistente en un laboratorio dirigido por Robert Boyle.

Aunque Robert Hooke ya había desarrollado un gusto por la ciencia, fue bajo las órdenes de Robert Boyle que pudo, finalmente, estudiar ramas como la astronomía o la química. Además de encontrar sus intercambios con Boyle extremadamente fascinantes, el joven tuvo la oportunidad de conocer a destacados intelectuales de la época. Después de graduarse, y gracias al apoyo de su tutor, Hooke ingresó a la Sociedad Linneana de Londres en 1662. En esta institución trabajó como cuidador de experimentos.

Robert Hooke y el gran incendio de Londres

Debido a que no venía de una familia acomodada ni disponía de los recursos necesarios para mantenerse, Robert Hooke necesitaba combinar sus investigaciones con algún tipo de trabajo. En 1665, aceptó el cargo de profesor de geometría en la Universidad Gresham, pero el trabajo le imposibilitaba desarrollar sus proyectos científicos. Un año más tarde, ocurrió un devastador incendio que duró tres días y acabó con la mayor parte del centro de Londres. Aunque trágico, este suceso le traería a Hooke la oportunidad de surgir económicamente.

Tras el incendio de Londres, Robert Hooke fue contratado por la Corona como inspector. Junto con su amigo, el arquitecto Christopher Wren, Hooke fue el encargado de evaluar los daños producidos por el fuego. Con la esperanza de que el rey los retribuyera económicamente por su esfuerzo, la pareja evaluó y rediseñó, en conjunto, más de la mitad de la ciudad. Por haber trabajado más que cualquier otro inspector, a Hooke y a Wren les fue concedida una importante suma de dinero.

Máximo despertar científico

Al tener sus gastos cubiertos de por vida, Robert Hooke pudo dedicarse finalmente a las distintas investigaciones que había tenido que postergar por falta de dinero. En 1667, financió la distribución masiva de Micrographia, un libro que documentaba los resultados de diversos experimentos realizados con un microscopio. Tras obtener mayor alcance a causa de este impulso económico, el libro contó con un excelente recibimiento. Gracias a esta obra, a Hooke se le atribuye el haber acuñado el término célula.

¿SABÍAS QUE...?
A través de sus investigaciones, Robert Hooke abarcó temas como los cometas, el comportamiento de la luz, la gravedad, las propiedades del aire y la memoria humana. Asimismo, es recordado por ser uno de los primeros naturalistas en tratar la paleontología mediante el estudio de la fosilización de la madera.

El nuevo estatus económico de Robert Hooke le permitió adquirir los más finos instrumentos de medición. Debido a que su estilo era sumamente empirista, esta mejora en sus condiciones de trabajo le permitió incrementar la exactitud de sus investigaciones. Tras realizar una gran cantidad de experimentos, ofreció sus conclusiones respecto al fenómeno de la refracción a la Sociedad Linneana de Londres en 1670. Unos años después, comenzó una relación amorosa con Grace Hooke, su sobrina.

Disputas con Newton

En 1678, Robert Hooke volvió a alcanzar enorme popularidad dentro de los círculos de intelectuales londinenses por su teoría de la elasticidad. Sus ideas fueron publicadas en un ensayo que discutía el comportamiento de los resortes y cuyo planteamiento principal fue denominado la ley de Hooke. Durante los próximos años, se cree que Hooke se mantuvo involucrado en distintas investigaciones dirigidas por Isaac Newton. Aunque Newton no siempre se encontraba en Londres, la correspondencia entre ambos demuestra que intercambiaban ideas.

La amistad entre Robert Hooke y Newton empezó a derrumbarse en 1686, después de que el último publicó un ensayo conocido como Principia. De acuerdo a Hooke, él había ayudado a alcanzar algunas de las conclusiones por las que Newton se llevaba todo el crédito. Sus acusaciones continuaron escalando y, eventualmente, exigió reconocimiento por los descubrimientos de Newton respecto a la gravitación y el comportamiento de los planetas. Sin embargo, la falta de pruebas hizo que estos severos señalamientos no procedieran.

La imagen de Robert Hooke como un hombre envidioso y huraño fue parcialmente planteada por Newton, quien se encontraba ofendido por sus acusaciones. Aunque las razones de Isaac no son discutibles, esta imagen de Hooke no podría alejarse más de la realidad.Margaret Espinasse, escritora británica.

Decepcionado por no recibir el apoyo que esperaba tras sus acusaciones, Robert Hooke se distanció de sus colegas. Pasó sus últimos años alejado de las investigaciones científicas y murió en Londres el 3 de marzo de 1703. En principio, su legado fue parcialmente borrado por órdenes de Newton, quien le guardaba rencor por sus acusaciones. Sin embargo, tras algunas revisiones llevadas a cabo durante el siglo XX, Hooke fue reconocido como uno de los científicos más importantes de su época.

Si quieres profundizar más en el trabajo de Hooke, ¡no te pierdas el siguiente vídeo!:

Otras biografías recomendadas:

Esperamos que la biografía de Robert Hooke haya aclarado tus dudas sobre este importante físico. Asimismo, te recordamos que tenemos más artículos similares en la sección de ➽➽➽ Biografías: Científicos.

Leave a Reply