Saltar al contenido

Biografía de Diego de Almagro

Diego de Almagro (1475-1538) fue una figura de enorme importancia en el descubrimiento y posterior conquista de Perú, Chile y Bolivia. Formó parte de incontables batallas en donde se enfrentó a los indígenas para apoderarse de sus territorios. Posteriormente, el choque de sus ambiciones con las de Francisco Pizarro los llevó a combatir por el control de Cuzco. En la biografía de Diego de Almagro te contamos todo sobre el conquistador que dominó parte de la región occidente de Sudamérica.

Biografía de Diego de Almagro resumen

Huida de España

Diego de Almagro nació en el pueblo de Almagro, ubicado en Ciudad Real. Fue el único hijo entre Juan de Montenegro y Elvira Gutiérrez. Su padre abandonó el pueblo mientras Elvira estaba en estado y la joven tuvo que permanecer escondida en casa para mantener su embarazo en secreto. Finalmente, Diego vino al mundo como hijo ilegítimo, razón por la cual llevaba aquel apellido. Fue criado y educado por su tío, un militar retirado de nombre Hernán Gutiérrez.

Harto de los maltratos de Hernán, Diego de Almagro escapó de casa a los 15 años. Tras dejar su pueblo, se trasladó hasta Sevilla, en donde empezó a trabajar como sirviente de un aristócrata llamado Luis de Polanco. Años después, apuñaló a otro empleado tras una disputa personal y se convirtió en un perseguido por la justicia. Temeroso de que el juicio afectara su reputación, De Polanco movió todos sus contactos para evitar que Diego fuera apresado.

Finalmente, De Polanco le consiguió un lugar en la tripulación de un barco que estaba por partir hacia el Nuevo Mundo. Sin dudarlo, el joven tomó la oportunidad, consciente de que permanecer en España significaba ir a la cárcel. Llegó a América en junio de 1514 como miembro de una expedición que atracó en Panamá. Durante el próximo año, se mantuvo solicitando insistentemente una posición de mando como explorador.

Junto a Francisco Pizarro

A Diego de Almagro le fue concedida su primera expedición en 1515. Junto a un grupo de 260 hombres, fundó el pueblo de Acla, cuyo nombre escogió en honor a la tierra en donde fue establecido. El éxito de esta empresa lo llevó a ser el segundo al mando en una expedición dirigida por Francisco Pizarro. La travesía duró 14 meses, tiempo durante el cual De Almagro y Pizarro entablaron una cercana amistad.

La desfachatez con la que Diego de Almagro enfrentaba los desafíos tiene que ver con sus turbios orígenes. No tenía nada que perder, no tenía a dónde regresar. Sólo podía seguir adelante. Jorge Basadre Grohmann

Después de regresar de la expedición, Diego de Almagro se estableció en la ciudad de Panamá, en donde tuvo su primer hijo con una indígena llamada Ana Martínez. Dejó su vida pacífica a un lado cuando él y Pizarro recibieron autorización de la Corona para explorar tierras al sur de la región. De Almagro reunió hombres y armamento para Pizarro durante años, hasta que el capitán logró conquistar Perú en la batalla de Cajamarca, ocurrida en 1532.

Alianza en peligro

Siguiendo las órdenes de Pizarro, Diego de Almagro realizó distintas expediciones a lo largo del territorio peruano. Durante estos viajes, fundó las ciudades de Quito —que más tarde pasaría a formar parte de Ecuador— y Trujillo. Posteriormente, De Almagro y Pizarro se enteraron de que el emperador indígena Atahualpa había escondido enormes cantidades de oro antes de ser asesinado. Juntos, encontraron el tesoro de Atahualpa y se dividieron las ganancias.

¿SABÍAS QUE...?
La alianza entre Diego de Almagro y Francisco Pizarro es considerada una de las más fructíferas en la historia de la conquista española. Pizarro tenía total confianza en De Almagro e incluso lo eligió como el encargado de negociar con Pedro de Alvarado, un conquistador que había llegado desde Guatemala en busca de oro.

Con las riquezas de Atahualpa en su poder, Diego de Almagro y Francisco Pizarro marcharon hacia la conquista de Cuzco en 1533. Al tratarse de una metrópolis sumamente imponente y bien localizada, este territorio representó el origen de muchas diferencias entre los dos conquistadores. Por primera vez, De Almagro consideraba que había tenido una participación tan importante como la de Pizarro en la conquista y quería tener control de parte del territorio.

Finalmente, en 1534, la Corona española resolvió dividir Cuzco en Nueva Toledo, gobernada por De Almagro, y Nueva Castilla, gobernada por Pizarro. Aunque la separación otorgaba mayor cantidad de territorio a su excapitán, De Almagro no entró en conflicto por la decisión. En lugar de continuar peleando por Cuzco, reunió un ejército con la ayuda de Pizarro y partió hacia el sur de la región. Los dos acordaron repartir equitativamente las riquezas que se encontraran allí.

La derrota de Diego de Almagro

Diego de Almagro y sus más de 750 soldados encontraron su obstáculo más grande en la cordillera de los Andes. El extenso territorio montañoso probó ser imposible de superar para la expedición y el grupo perdió a varios hombres a causa del hambre y el frío. Decidido a retirarse, el líder envió a un grupo de reconocimiento al sureste, el cual encontró el valle de Copiapó. Este hecho marcó, oficialmente, el descubrimiento de Chile, territorio que De Almagro declaró como propiedad de España.

Debido a las implacables condiciones climáticas y a la feroz resistencia opuesta por los mapuches, Diego de Almagro decidió declarar la expedición un fracaso y regresar a Cuzco. Llegó a tierras peruanas en 1537 y descubrió que Francisco Pizarro y sus hermanos se habían adjudicado todo el territorio tras controlar una rebelión de los indígenas. De Almagro ordenó encarcelar a Hernando y Gonzalo Pizarro y derrotó a un ejército enviado por Francisco para liberarlos.

Tras extensas negociaciones, Diego de Almagro aceptó liberar a los hermanos Pizarro a cambio del control total de Cuzco. La tregua era una farsa, los Pizarro contraatacaron y De Almagro fue derrotado, ejecutado y decapitado el 8 de julio de 1538. Tres años después, en 1541, aquel hijo que había tenido con una indígena panameña buscó venganza por la muerte de su padre. Diego de Almagro II, apodado el Mozo, desató un ataque sorpresa que acabó en el asesinato de Francisco Pizarro.

Otras biografías recomendadas:

La biografía de Diego de Almagro nos ha revelado la vida de uno de los conquistadores más importantes en la historia de España. Si estás dispuesto a seguir conociendo más biografías, visita el apartado ➽➽➽ Personajes históricos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *