Saltar al contenido

Biografía de Jean-Paul Sartre

27 diciembre, 2019

El perfil existencialista y humanista detrás de la obra de Jean-Paul Sartre (1905-1980) no se compara con la de ningún otro escritor francés de su época. Adoptando los postulados de filósofos como Martin Heidegger y Friedrich Hegel, Sartre se convirtió rápidamente en un filósofo extraordinario que alababa la libertad del hombre y que proclamaba la inexorable existencia del mismo. ¿Te interesan los temas ligados a la filosofía moderna? Pues entonces no puedes dejar de leer la biografía de Jean-Paul Sartre.

Biografía de Jean-Paul Sartre resumen

La intelectualidad corría en la familia

Jean-Paul Charles Aymard Sartre nació en la ciudad de París, Francia, el 21 de junio de 1905. Quien llevó la batuta en la crianza de Sartre fue su madre, Anne-Marie Schweitzer. Esto se debió a que el padre del francés, Jean-Baptiste Sartre, murió cuando Sartre tenía apenas un año de edad. Como resultado, su madre fue quien lo enseñó, desde muy pequeño, sobre el mundo de la literatura, y quien le dio sus primeras lecciones sobre el humanismo.

Ya que la madre de Jean-Paul Sartre descendía de una familia de académicos dedicados al mundo de la medicina, la vida del francés transcurrió alrededor de cientos de libros y conversaciones profundas entorno al hombre y su devenir biológico. Gracias a esto, Sartre desde muy joven empezó a leer sobre literatura clásica francesa. Asimismo, desde pequeño, se sintió atraído por las causas humanas, sobre todo aquellas que partían de la filosofía y la psicología.

¿SABÍAS QUE...?
Jean-Paul Sartre le debe sus conocimientos intelectuales a la afamada Escuela Normal Superior ubicada en París. En esta escuela Sartre se codeó con la crème de la crème francesa, y fue donde conoció a la también filósofa Simone de Beauvoir, quien llegó a ser su única esposa.

Los inicios existencialistas de Jean-Paul Sartre

Tras graduarse con honores en la Universidad de la Sorbona en París, Jean-Paul Sartre empezó a impartir clases en su alma mater en el área de filosofía. Siguiendo las corrientes filosóficas ligadas al humanismo y el posmodernismo, como las de Søren Kierkegaard, Sartre se convirtió rápidamente en un profesor reconocido y en ocasiones criticado, debido a sus tajantes opiniones.

Para el año 1939 Sartre decidió dejar su estabilidad académica a un lado y formar parte de la Segunda Guerra Mundial. En este tiempo el francés pudo vivir de primera mano el caos y la miseria en la que se encontraba Europa tras la invasión nazi. Si bien el haber sido parte del ejército francés no le trajo sino dolores de cabeza y un injusto -pero breve- encarcelamiento, el regresar de la guerra, hacia 1940, le permitió a Sartre iniciar su camino filosófico de manera certera y con mucho material con el que trabajar dadas sus vivencias.

De este modo, de regreso a París, Sartre publicó su primera gran obra: El ser y la nada. En este texto, Jean-Paul Sartre presentó una crítica excéntrica en contra del nihilismo de Heidegger, algo curioso considerando la fidelidad que tenía el francés hacia el filósofo alemán. Con un lenguaje profundamente fundamentado, Sartre demostró un primer acercamiento hacia las corrientes existencialistas, las cuales dilucidaban hacia la moral, la ética y la inexorable existencia del hombre en el mundo y, aunque parezca extraño, en sí mismo.

Un hombre crítico y reflexivo

Quizás uno de los pensamientos filosóficos más trascendentales de Jean-Paul Sartre fue que el hombre está condenado a ser enteramente libre, sin importar sus decisiones o estilo de vida. Partiendo de que todos somos lo que somos a raíz de nuestra propia existencia, Sartre produjo una obra literaria exhaustiva, con libros como El existencialismo es un humanismo, Crítica de la razón dialéctica y La náusea, texto que lo haría merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1964.

DATO CURIOSO
Jean-Paul Sartre llegó a ser un duro crítico de los postulados psicológicos de Sigmund Freud. El concepto del inconsciente colectivo de Freud aturdía a Sartre de manera descomunal. Éste incluso llegó a crear una «corriente psicológica» dedicada al psicoanálisis existencialista, el cual se basaba, primordialmente, en el reconocimiento consciente de la vida a través de la racionalidad.

Si bien su afición por la filosofía definió su carrera, Jean-Paul Sartre también fue un hombre con arraigados intereses en la política. Quizás uno de sus más notables gustos políticos fue a través del comunismo y el marxismo. Sartre fue un gran defensor de Karl Marx, sobre todo por la relación que guardaban los pensamientos del alemán con su concepción de la libertad y el lugar que cumple el hombre dentro de las sociedades modernas.

El legado de un gran pensador

Jean-Paul Sartre definió por completo el panorama filosófico y literario del siglo XX. Si bien algunas de sus concepciones fueron tildadas de irracionales y algo densas, Sartre legó pensamientos únicos entorno al existencialismo y cómo el cuestionarse a sí mismo desemboca en descubrimientos grandiosos, tanto de manera personal como de manera colectiva.

La existencia no debe pensarse de lejos. Ella debe invadirnos y llenarnos de preguntas. La existencia debe ser el motivo para todo, de no ser así no existiría nada. Jean-Paul Sartre

Jean-Paul Sartre falleció el 15 de abril de 1980 en la ciudad de París. Sartre fue, sin duda, un autor controversial, que llegó a rechazar su premio Nobel de Literatura en el año 1964, y quien le dejó a la sociedad del siglo XX estudios interesantes sobre las causas existencialistas. Sus trabajos entorno a los engranajes sociales y filosóficos se mantienen, hoy día, como unos de los más extraordinarios del siglo pasado, los cuales llevaron al autor a ser reconocido como el gran padre del existencialismo y el humanismo.

Ahora vamos a hacer un breve resumen de la filosofía de Jean-Paul Sartre:

Otras biografías recomendadas:

Una vez concluida la biografía de Jean-Paul Sartre, te invito a que accedas a la sección ➽➽➽ Biografías: Escritores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *