Biografía de Enzo Ferrari

Enzo Anselmo Giuseppe Maria Ferrari (1898- 1988) fue un exitoso piloto de carreras, fabricante de los mejores coches deportivos de la época y un destacado empresario de automóviles italiano. Fundador de la Scuderia Ferrari (una división deportiva de automóviles de Fórmula 1, líder para la época) y de la marca de automóviles Ferrari, símbolo de lujo, riqueza, velocidad y estilo. ¡Entérate en esta biografía de Enzo Ferrari, cómo este inigualable hombre logró crear los autos más veloces, aun ante una enfermedad mortal, dos guerras mundiales, la muerte de sus familiares cercanos y hasta el derrumbe de su empresa automovilística!

Biografía de Enzo Ferrari resumen

Nace un niño amante de las carreras

Nació el 18 de febrero de 1898 en Módena (Italia)​, en el seno de una familia de clase alta, acomodada y trabajadora. Su hermano se llamaba Alfredino Ferrari, su madre Adalgisa Bisbini y su padre Alfredo Ferrari, quien poseía un negocio de estructuras de metal, del que esperaba sus hijos mantuvieran a flote cuando llegara el momento adecuado; idea que a Enzo Ferrari no le parecía de las mejores, pues no lo sentía algo a lo que se quisiera dedicar toda su vida, de hecho, para ese entonces estaba pensando entre ser periodista o cantante de ópera.

Fue en 1908, cuando sólo tenía diez años, que encontró a su amor a primera vista: las carreras de automóviles; su padre lo había llevado a ver una competencia de éstas, y Enzo Ferrari estaba totalmente sorprendido. Nunca olvidaría ese día, marcándolo como un acontecimiento que dirigiría su vida hacia un camino que para ese entonces, ni siquiera podría haber imaginado.

Los padres de Enzo Ferrari aspiraban a que su hijo fuese ingeniero, así que lo inscribieron a él y a su hermano para cursar la carrera de ingeniería mecánica; etapa en la que no duraría mucho, pues para 1916, la Segunda Guerra Mundial ya había empezado, y su hermano, junto con su padre, serían llamados al campo de batalla, donde por desgracia, enfermaron y murieron de fiebre tifoidea.

Esto hizo que el negocio familiar colapsara y obligó a nuestro personaje a crecer rápido y a dejar sus estudios para buscar trabajo; no fue nada sencillo, puesto que quedó prácticamente solo y tuvo que saltar de un trabajo a otro durante más de un año.

En 1917, todo parecía ir de mal en peor; Enzo Ferrari también fue movilizado al ejército. En la milicia, nuestro personaje principal intentó demostrar sus dotes de mecánico, pero ni siquiera lo tomaron en cuenta, y le asignaron la tarea de herrar mulas durante su asignación a la División de Artillería Alpina. El destino parecía azotar a nuestro soñador con su falta de empatía, dándole el golpe de gracia poco tiempo después de entrar a la armada, ya que en ese momento contrajo pleuresía; una enfermedad comúnmente mortal para aquel entonces, y de la cual, apenas si pudo sobrevivir.

Tras su enfermedad, a Enzo Ferrari se le da de baja del servicio militar. A pesar de ya no estar en la guerra, donde la muerte era una compañera cercana, se encontraba sin trabajo, sin alguna empresa familiar que lo respaldara como antes, y a su vez, prácticamente sin familia. Aunado a esto, estaba el hecho de que se encontraba en una Italia sumida en la destrucción de la posguerra y con su mente repleta de los duros recuerdos del pasado.

Es en este momento de la vida de nuestro personaje, donde tomaría una decisión crucial, ya que podía decidir entre ahogarse en lo que dejó atrás o, más bien, ver lo que podría conseguir más adelante; se decidió por lo segundo, ya que tenía una buena razón para hacerlo y ver más allá: los automóviles y las carreras.

Enzo Ferrari viaja en busca de un sueño

Nuestro personaje destinó su poco dinero a viajar a Turín, la capital del automovilismo italiano, para así buscar trabajo y cumplir sus ideales. Solicitó trabajo en FIAT, pero ni siquiera lo tomaron en cuenta. Sin embargo, lejos de desanimarse, nuestro soñador comenzó a buscar más opciones en otras empresas, hasta que, después de un año de búsqueda, es contratado como piloto de pruebas por una pequeña compañía de fabricación de coches llamada CMN, que le da una oportunidad, y de esa forma, le permite iniciar su carrera en el mundo automovilístico.

Con el pasar del tiempo, logró obtener una oportunidad de competir para el equipo de carreras de la compañía. En su debut en 1919, otorga excelentes resultados, llegando a ser una pieza importante para el equipo.

Durante esta época, gracias a sus pocos ahorros, se compró un Alfa Romeo usado, al cual tenía pensado invertirle más dinero para así mejorarlo y poder usarlo en las carreras. Muy pronto, Enzo Ferrari comenzó a despuntar como un piloto arriesgado y competitivo, llamando la atención de la misma Alfa Romeo, que para 1920, y gracias a la ayuda de un amigo de nuestro personaje llamado Ugo Sovicci, le ofrecieron la oportunidad de trabajar con ellos, a lo cual, Enzo aceptó.

NOTA
Alrededor de esta época, sería donde nuestro personaje conoció a Laura Dominica Garello, con quien se casó en 1923 y tendría un hijo llamado Alfredino Ferrari, quien sería diagnosticado desde una edad temprana con distrofia muscular. No sería su único hijo, pues más adelante tendría otro fuera del matrimonio llamado Piero Ferrari, poseedor hoy en día del 5% de la automovilística Ferrari, de la cual es vicepresidente.

Durante su travesía por Alfa Romeo, nuestro soñador obtuvo muy buenos resultados como piloto; sin embargo, con el transcurso del tiempo, se daría cuenta que lo que realmente le gustaba era el desarrollo de la innovación en los automóviles, así que decidió ponerse de lleno en eso, realizando el desarrollo de un coche llamado P1, el cual Alfa Romeo tenía pensado llevar a la pista. Su piloto sería su amigo Ugo Sovicci, y para cuando el vehículo estuvo listo y dispuesto para la competición por el premio europeo de Monza (Italia) en 1923, se tenían las mejores expectativas.

Cuando el coche comenzó la competición, todo parecía ir de maravilla. Sin embargo, las peores cosas ocurren en los momentos más inesperados; de un momento a otro, el coche de Ugo se salió de control, chocando y haciéndose pedazos. Este evento resultó en una tragedia a la que lastimosamente, el amigo de Enzo Ferrari, no pudo sobrevivir, dejando a nuestro personaje con un fuerte pesar que no sería fácil de superar.

A pesar de la crisis emocional que Enzo Ferrari estaba experimentando, él sabía que no podía dejar las cosas así como así; tenía que tomar acción, y eso hizo, pues convencido de su pasión por la mecánica, inició sus esfuerzos para mejorar el P1, desarrollando así el P2, una máquina de carreras que alcanzaría la victoria en una importante competencia,  logrando el récord de vuelta y la velocidad más alta en la pista, y dejando a todos totalmente boquiabiertos. No cabe duda que la pasión de nuestro protagonista lo ayudó a sobrellevar la tragedia que agobiaba su vida.

Con su éxito rotundo, a Enzo Ferrari le proponen ocuparse de todas las actividades relacionadas con la competición, propiciando de esta manera, para 1929, el nacimiento de la Scuderia Ferrari, la cual pasaría a romper los límites de lo extraordinario en las competencias. Sin embargo, no todo sería risas y colores, pues para el año 1939, el estallido de la Segunda Guerra Mundial se cernería sobre todos en Italia, y Alfa Romeo rompería lazos con la Scuderia de Enzo, haciendo que nuestro piloto se viera obligado a trabajar para el gobierno fascista de Benito Mussolini, para poder así, sobrevivir financieramente.

El despertar de una histórica compañía en tiempos de guerra

A pesar de la guerra en 1940, nuestro piloto creó la Auto Avio Costruzioni Ferrari, con sede en Módena, una factoría pensada para el desarrollo de los nuevos vehículos que Enzo Ferrari quería implementar en el mundo automovilístico.

Tiempo más tarde, por efecto de los conflictos existentes en su país y por orden del gobierno, tuvo que comenzar a fabricar armamento militar y trasladarse a Maranello, con la intención de proteger la empresa de los bombarderos aliados. Pese a esto, un bombardero atacó el lugar en noviembre de 1944, quedando totalmente destruido. Una vez más, la vida de Enzo se vio golpeada por los fuertes enfrentamientos bélicos que el mundo entero estaba sufriendo.

Lo que sacaría a nuestro piloto de su abismo sentimental, sería lo mismo que lo levantó cuando falleció su padre, su hermano y su querido amigo Ugo Sovicci: su amor por los automóviles. Reconstruyó la fábrica en 1946, y desde ese momento, siguió su sueño de desafiar las leyes de la velocidad, rompiendo esquemas y consiguiendo resultados nunca antes vistos en el mundo de la competición.

A pesar de que el impacto obtenido por Enzo Ferrari en las competencias con sus automóviles era destacable; los números no cuadraban, ya que los costos de la compañía eran muy altos, y los beneficios que obtenía apenas si alcanzaban para que se mantuviese a flote. Por esta razón, la empresa de Enzo comienza a fabricar y vender autos de la marca versión turismo, que cualquier persona de clase pudiente podía comprar, y de esa forma, sentirse como todo un corredor de carreras.

NOTA
Esto ayudo a solventar gran parte de los problemas económicos, y sería el momento donde la marca Ferrari comenzaría a vender vehículos para todo público.

Con el pasar del tiempo, la marca Ferrari pasó a ser reconocida en todo el mundo; sin embargo, el hecho de fabricar los autos más veloces, tenía ocasionalmente un alto precio: la muerte; resulta que durante los años de fabricación y desarrollo de estos coches de carreras, murieron tras el volante más de 50 pilotos para el año 1957. Este hecho, y la muerte del hijo de Enzo Ferrari, serían las principales razones del decaimiento de nuestro piloto durante sus últimos días de vida; años durante los que contrajo una severa enfermedad de riñón, propiciando su muerte para el año 1988 a sus 90 años de edad.

Finalmente, no queda más que aplaudir la impresionante capacidad de Enzo Ferrari para emprender acción en sus pasiones, pese a las situaciones más adversas. No cabe duda de que Ferrari es una marca que rompe los límites de la velocidad, porque fue creada por un hombre que rompía con los límites impuestos para sí mismo.

¡Nada mejor que cerrar esta biografía con un broche de oro, presentándola desde el punto de vista de uno de los emprendedores más exitosos del siglo XXI! Te invitamos a verlo:

Otras biografías recomendadas:

Aunque esta motivadora biografía de Enzo Ferrari haya llegado a su fin, ¡aún quedan muchas más por ver! Encuéntralas en ➽➽➽ Biografías: Emprendedores y empresarios
Biografía de Enzo Ferrari
5 (100%) 5 vote[s]
(Visited 109 times, 1 visits today)
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*