Biografía de Soichiro Honda

Soichiro Honda (1906-1991) fue un ingeniero y empresario japonés, conocido por haber creado la multinacional Honda Motors, marca reconocida a nivel mundial y que logró fundar desde cero habiendo arriesgado mucho y dejado la escuela en el camino. ¡Entérate en esta biografía de Soichiro Honda de cómo este hombre de familia humilde pasó a ser un emprendedor de categoría mundial!

Biografía de Soichiro Honda resumen

Todo comienza con una pasión

Nacido en una pequeña aldea próxima al Monte Fuji, en Shizuoka (Japón), el 17 de noviembre de 1906. Su familia era modesta; su madre era tejedora y su padre era un herrero que tenía además un taller de reparación de bicicletas, donde Honda comenzó a trabajar desde muy joven.

Las piezas de las bicicletas rotas que su padre compraba para revender fueron sus juguetes desde que llegó al mundo. Es por esto que desarrolló una pasión y fascinación por la mecánica que lo llevaría más adelante a fundar una compañía presente en más de 140 países alrededor del mundo.

En 1922, con tan sólo 15 años de edad, abandona el colegio y se marcha a Tokio a trabajar como aprendiz de mecánico en la automovilística Hart Shokai, donde diseñaban coches de carrera. Trabajó en esta empresa durante 6 años, pudiendo no sólo ganar altos niveles de experiencia y conocimientos, sino también destacar del resto por la pasión que poseía y que demostraba en su trabajo.

Su jefe no pudo evitar ver el brillo de sus ojos, y por eso le propuso el diseño de un coche de carreras. Propuesta que Honda aceptó entusiasmado, logrando construir el primer modelo llamado Curtiss, que en 1924, cuando Honda tenía sólo 18 años, ganó un campeonato de carreras en Japón.

NOTA
La mayoría de las piezas del coche fueron diseñadas por el mismo Honda, y no sólo eso, sino que también se hizo piloto de carreras de automóvil, logrando alcanzar una velocidad tan alta que se mantuvo vigente durante 20 años en Japón.

Seis años después de trabajar en Tokio, la empresa Hart Shokai para la que pertenecía se había convertido en un taller tan próspero que abrió varias franquicias a lo largo del país, siendo Soichiro Honda escogido para abrir uno en Hamamatsu, la ciudad más cercana a su pueblo natal.

A pesar de que poseía un trabajo seguro y estable cerca de su cuidad, no pasaría mucho tiempo para que este visionario se independizara de la empresa y siguiera su propio camino, ya que disponía de la experiencia para hacerlo.

El inicio de un sueño propio

En 1937 tomó todo lo que poseía e invirtió en un pequeño taller (Tokai Seiki), en el que empezó a desarrollar el diseño de un aro de pistón que deseaba vender a la Toyota Corporation. Tenía un deseo y una fe tan ferviente en su idea que se dedicó a trabajar día y noche en ella, metiéndose la grasa hasta los codos, llegando incluso a dormir en el taller, siempre convencido de que podría lograr el resultado que buscaba.

Cuando finalmente completó los aros de pistón y se los presentó a la Toyota Corporation, éstos le dijeron que no cumplían con los niveles de calidad de la empresa. A pesar de esto, este perseverante hombre en lugar de enfocar la atención sobre el dolor de la experiencia, decidió continuar enfocándose en su objetivo.

Decidió replantear su estrategia, ver lo que sí funcionaba y lo que no. Se inscribió en la Escuela de Ingeniería de Hamamatsu para potenciar sus conocimientos, mientras continuaba trabajando en sus proyectos personales por medio de su empresa.

NOTA
Cabe destacar que Honda nunca fue un amante del sistema educativo tradicional, ya que era un hombre más pragmático y consideraba que la teoría por sí misma no promovía la creatividad. Sin embargo, necesitaba que sus proyectos salieran adelante, así que pensó que la escuela le podría brindar algo de la información que necesitaba.

Soichiro Honda fue expulsado de esta escuela, puesto que se negó a presentar el examen final por considerarlo inútil. Sin embargo, esto no afectó para nada a este particular hombre, puesto que su universo estaba en otra parte: estaba en hacer que sus proyectos tuvieran éxito. La escuela era sólo un medio para un fin.

Dos años después de haber sido rechazado, la Toyota le ofreció al señor Honda el contrato con el que tanto había soñado. Su pasión y sus convicciones le dieron la visión de lo que quería, emprendió a la acción para materializar sus ideas y continuó cambiando sus métodos, independientemente de los problemas externos… hasta que finalmente alcanzó el objetivo.

Al tiempo de su éxito, decidió construir una fábrica para poder producir sus diseños de manera más efectiva; sin embargo, como el país japonés se estaba preparando para la Segunda Guerra Mundial, necesitaba la aprobación del gobierno, el cual se negó a otorgarle los materiales. ¿Enfocó por esto la atención sobre lo injusto de la situación? Desde luego que no.

El señor Honda era decidido, sabía que si el gobierno japonés no le brindaba la oportunidad, él buscaría la forma de crearla por sí mismo. Se puso manos a la obra, reunió a su equipo y se dispuso a realizar su propio proceso para crear hormigón. De esa forma logró construir su fábrica, convirtiendo, lo que parecía un problema, en una oportunidad de crecimiento.

Cuando el éxito crece, los problemas también, y la historia de este hombre no es la excepción. Durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial su fábrica fue bombardeada dos veces, y a pesar de que pudo sobrevivir a eso, tuvo que enfrentarse más tarde a un fuerte terremoto que destrozó su empresa. Al haber pasado por esto, Honda decidió vender los restos de su empresa a la Toyota. ¿Acaso sería este el final?

Soichiro Honda decide emprender un nuevo comienzo

Muchas veces trascender significa superar una situación y comenzar todo de nuevo, dejando atrás el pasado. Eso fue lo que hizo nuestro personaje… ya que, tiempo después, con las ganancias que obtuvo de la venta su empresa, fundó la Honda Technical Research Institute.

Con esta nueva empresa puesta en marcha, desarrolló la idea de las “bicicletas motorizadas”, que para la época eran una novedad, ya que no existía nada parecido y el sector automovilístico estaba teniendo problemas por efecto de los daños colaterales causados por la guerra. A pesar de que el primer diseño tuvo algunos problemas, pudo ser mejorado y la empresa comenzó a generar utilidad. Su persistencia le dio resultados.

Fue así como este personaje fue entrando al mercado de las motocicletas, muy llamativo para aquel entonces, ya que ofrecía movilidad rápida y barata. En 1948 se alía con Takeo Fujisawa para entrar de lleno en este mundo, ya que este compañero le ayudaría con la inteligencia empresarial necesaria para el proyecto mientras él se encargaba en el desarrollo de productos.

El señor Soichiro había dado en el clavo de nuevo. La gente empezó a amar sus motocicletas, su demanda fue creciendo y sus ganancias le permitieron construir fábricas en todo Japón. Esta reputación creció en gran medida, ya que las motocicletas producidas comenzaron a ganar competencias internacionales, llegando a ser el mejor fabricante de motocicletas en el mundo. 

Durante los años 50 y 60, la empresa de este gran emprendedor estaba en su auge, se expande al mercado automovilístico y empieza a exportar motos y automóviles a Europa y a los Estados Unidos. Destacando por su política de innovación y mejora continua, por encima de la comercialización, ya que a Soichiro Honda siempre le gustaba tener un pie en el presente y otro en vistas al futuro.

El retiro de un gran hombre

Para 1973, tras haber trabajado en su empresa durante 25 años, cuando ya era muy reconocida y exitosa, decidió retirarse. Aunque no se desligo totalmente de su empresa, puesto que mantuvo un puesto de asesoramiento que le permitía siempre saber el status de su empresa y hacer ciertas recomendaciones.

Creó una fundación llamada La fundación Honda, y se dedicó de lleno a ella, ocupándose de problemas como la protección al medio ambiente. Sabía que su dinero podía ayudar a una causa más noble que sí mismo.

Finalmente, Soichiro Honda fallece el 5 de agosto de 1991 en Tokio, Japón.

Hoy en día, Honda Motors es una compañía de miles de millones de dólares con presencia en todo el mundo, estando presente en el área industrial, automotriz, de motociclismo, vehículos terrestres, aéreos y acuáticos. Soichiro Honda siempre será recordado como un hombre con un sueño tan grande que se mantuvo de pie hasta después de su muerte.

Y ahora, disfruta de esta información extra sobre Soichiro Honda:

Otras biografías recomendadas:

Sé que te ha gustado la biografía de Soichiro Honda, por eso te recomiendo nuestra recién ampliada sección de ➽➽➽ Biografías: Empresarios.
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*