Saltar al contenido

Biografía de Isabel I de Inglaterra

4 febrero, 2020

La desgarradora relación entre Ana Bolena y el rey Enrique VII trajo consigo el nacimiento de Isabel I de Inglaterra (1533-1603). A pesar de su dura niñez, marcada por el desconocimiento paternal y la temprana muerte de su madre, Isabel fue una monarca ejemplar. Admirada por su presencia, tenacidad y gallardía, la biografía de Isabel I de Inglaterra nos permitirá entender un poco mejor las luchas y los logros de esta poderosa reina. ¿Comenzamos?

Biografía de Isabel I de Inglaterra resumen

Un padre cegado por el poder

En medio de un matrimonio infausto, Isabel I de Inglaterra llegó al mundo el 7 de septiembre de 1533 en el palacio de Placentia, ubicado en el municipio de Greenwich, Inglaterra. La vida de Isabel estuvo marcada por la tempestuosa relación entre sus padres, el rey Enrique VIII y Ana Bolena. Ya que Bolena no fue capaz de darle a Enrique un heredero al trono, éste despreció notablemente la presencia de Isabel en su vida, quien, por legitimidad, sería la heredera a la corona.

Posterior a la funesta decapitación de su madre, Isabel I de Inglaterra quedó en medio de aguas turbias y su futuro como monarca era incierto. Como resultado, Enrique VIII despojó a su hija de cualquier cargo ante la corona a la corta edad de 4 años. Isabel perdió así su título de princesa y salió del palacio donde vivía. Para los años siguientes, Isabel vivió sin los beneficios de la corte inglesa y pasó a la tutela de Katherine Ashley, quien fue su institutriz.

¡TAMBIÉN DEBES SABER...
La madre de Isabel, Ana Bolena, fue decapitada a la corta edad de 29 años después de que el rey alegara que ésta se dedicaba a la brujería, ya que mantenía, supuestamente, relaciones incestuosas con su hermano y le era infiel con otros hombres.

Si bien su niñez vino marcada por el rechazo de su padre y los conflictos entorno a su herencia monárquica, Isabel I de Inglaterra atisbó un mínimo de alegría cuando Catalina Parr, la sexta esposa de su padre, se encariñó con ella. Este acercamiento logró que el rey Enrique VIII devolviera a su hija su título nobiliario, aunque muy poco pudo hacer por recuperar certeramente su relación como padre e hija.

Isabel I de Inglaterra: una mujer de carácter

Isabel I de Inglaterra le debe gran parte de sus conocimientos a Catalina Parr; fue ella quien le brindó una educación de primerísima calidad posterior a la muerte de su padre. Joven avispada, que hablaba fluidamente el castellano, el francés y el italiano, y que además escribía y leía en latín y griego, Isabel demostró, con el paso del tiempo, una avanzada capacidad monárquica; su afinado rostro era el de una reina que lo cambiaría todo.

La llegada al trono de Isabel I de Inglaterra no fue deliberada. Ésta era la tercera a la corona, después de su hermano Eduardo VI y su hermana María I de Inglaterra, hija del rey Enrique VII con Catalina de Aragón. Después del fallecimiento de sus dos hermanos, quienes cumplieron con poca gracia sus mandatos, Isabel se convirtió oficialmente en reina de Inglaterra e Irlanda en 1558.

Un reinado de astucia y planificación

El mandato de Isabel I de Inglaterra denotó poder, astucia y, tal como su madre, determinación. Se trató de una mujer que nunca doblegó su palabra, aunque para la época las mujeres aún no fuesen vistas como una figura certera para el poder. Con relación a esto, los primeros años de su reinado se vieron marcados por las relaciones con la corona española. El rey Felipe II deseaba casarse con Isabel, pero ésta, siempre firme a su independencia, denegó tal propuesta dadas las agitadas relaciones entre España e Inglaterra.

A raíz de su recelo entorno al matrimonio, a Isabel I de Inglaterra se le empezó a conocer como la «reina virgen», ya que no se le conocía ningún pretendiente. Sin embargo, lo que no entendía la política de aquel entonces era que Isabel buscaba mantener a Inglaterra alejada de las uniones matrimoniales con otras coronas. La experiencia vivida por su padre y sus antecesores le había enseñado todas las lecciones: mientras más pura sea la corona, menos conflictos habrá.

Durante su reinado, Isabel dejó muy clara su visión religiosa, afincándose así en la iglesia anglicana. Por otro lado, su perfil estratégico vivió su esplendor durante los conflictos con España y la reclamación territorial en Irlanda. Asimismo, su encanto por la cultura hizo posible que para el siglo XVI Inglaterra viviera un esplendor dramatúrgico extraordinario. Su fallecimiento, el 24 de marzo de 1603, marcó para siempre la historia de su país; su figura se mantiene intacta en la memoria inglesa.

¿Quieres conocer algunos datos curiosos sobre la reina Isabel I de Inglaterra?¡Aquí los tienes!:

Otras biografías recomendadas:

Si la biografía de Isabel I de Inglaterra te ha dejado tan impresionado como a nosotros, ¡estamos seguros de que te encantará leer la vida de otros ➽➽➽ personajes que marcaron la historia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *