Biografía de Jane Austen

Estás a punto de leer la historia de una escritora que, a pesar de haber vivido en un sistema patriarcal muy marcado, supo promover sutilmente la igualdad de género en sus obras, imprimiendo en ellas un tinte crítico e irónico. Los secretos detrás de sus exitosas novelas son dignas de contar, ¡así que quédate con nosotros y descubre la biografía de Jane Austen (1775-1817)!

Biografía de Jane Austen resumen

La pequeña nobleza

Las últimas décadas de la época gregoriana fueron también el inicio de grandes cambios políticos, económicos y culturales de las principales potencias Europeas, incluyendo a Reino Unido. La burguesía empezaba a ganar notoriedad social, por lo que también se benefició la clase menos privilegiada de la nobleza feudal, también llamada «burguesía territorial». Y éste fue el caso del matrimonio de los ingleses George y Cassandra Austen, padres de la futura escritora.

Pasa que, aunque la familia de George poseía tierras y también eran fabricantes de lana, las herencias se repartían solamente a los primogénitos. Al quedar huérfano y verse lejos de la línea sucesoral, George Austen utilizó a su favor la educación que sólo su estatus del momento le podría brindar. De esta manera recibió una beca para estudiar en Oxford, donde conoció y se enamoró de la hija del rector de uno de los college (Cassandra).

La señora Austen venía de una respetable familia noble (los barones Leigh), pero su posición como mujer le imposibilitaba recibir herencia alguna —cosa que Jane Austen criticaría en muchas de sus obras—. Por suerte, George consiguió trabajo como rector de una parroquia anglicana, lo que le permitió mantener un sueldo modesto por un tiempo.

Cuando los Austen alquilaron la casa de Steventon a uno de los parientes ricos de George, Thomas Knight, ya habían tenido a sus primeros tres hijos: James, George y Edward. Y en este nuevo lugar les darían la bienvenida a Henry, Cassandra, Francis y, el 16 de diciembre de 1775, a Jane Austen, su séptima y penúltima hija.

Jane Austen: una escritora por hobby

En la casa de Steventon (Hampshire), ubicada al sur de Inglaterra, Jane Austen pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia. La pasión por los estudios era característico de los nobles, sea cual fuera su posición. Por esta razón, George tenía una biblioteca repleta de obras literarias y académicas, donde la menor de sus hijos encontró su refugio.

El padre de Jane se enorgullecía al ver a su hija leyendo por horas, por lo que, al notar su talento creativo, decidió comprarle un escritorio y una pluma. Así, la joven escribió muchos cuentos y relatos que después leía en voz alta en las reuniones familiares.

Entre sus primeras obras se podría destacar a Lady Susan como la más notable. Escrita de forma epistolar (a modo de cartas), esta historia se centra en la vida de una viuda de mediana edad que usa sus encantos y su ingenio para obtener lo que quiere. Se presume que Austen la escribió entre los 18 y los 19 años de edad, pero no se publicó sino hasta después de su muerte.

NOTA
Escribir cartas era el pasatiempo favorito de Jane. De hecho, todo lo que se sabe sobre la escritora es gracias a la correspondencia que mantenía con su hermana Cassandra, quien era también su confidente y mejor amiga.

Más tarde dio comienzo a otra novela epistolar que después reescribió con estilo narrativo, dando lugar a Sentido y sensibilidad. Durante esta época de su juventud, Jane Austen conoció a un atractivo y amigable chico, Tom Lefroy, hijo de unos vecinos. Ambos sentían atracción mutua, pero una relación entre ellos era imposible; Lefroy era tan sólo un estudiante irlandés que estaba de viaje a Inglaterra como pasante de derecho.

Orgullo y prejuicio: la nueva definición del romance

Jane Austen tenía 21 años cuando escribió el borrador de Primeras impresiones, novela que después pasó a llamarse Orgullo y prejuicio. En dicha obra, los protagonistas son seres imperfectos que deben pasar por un desarrollo personal antes de alcanzar sus metas. Esta comedia romántica y satírica es considerada, si se quiere, como la más famosa de las seis publicadas por la escritora.

A partir del mencionado libro, las demás historias de Austen comenzaron a caracterizarse por personajes femeninos cuyo propósito era encontrar un «buen marido», pero para conseguirlo, primero debían superar ciertas etapas y lograr adaptarse a su entorno social y clasista. Lo curioso es que, de cierta forma, la escritora narra estas historias con tono irónico y jocoso, criticando las conductas sociales en las que las mujeres de su época estaban sometidas.

NOTA
Jane Austen vivió en una época en la que la mujer debía casarse con un buen hombre para poder sustentarse económicamente. Sólo las nodrizas e institutrices tenían derecho a trabajar, pero éstas eran consideradas —por encima de las damas de compañía— el escalafón social más bajo al que una mujer podría llegar.

Otra de las características más latentes de sus obras era su forma de retratar el amor y al «príncipe azul». Para Jane, la relación de pareja, lejos de ser algo apasionado y desmedido, era una constante evaluación del prospecto al matrimonio, y al hombre se le describía como un ser que se podía equivocar y aprender de sus errores.

Bloqueo creativo en Bath

Jane Austen se sentía muy cómoda con su estilo de vida, pero una inesperada situación la despojaría de todas sus pertenencias y su círculo social. La finca de Steventon formaba parte de la herencia a la que tenía derecho su hermano Edward, quien fue adoptado por su tío Thomas Knight. Por esta razón, a Jane no le causó nada de gracia tener que mudarse repentinamente a Bath con sus padres y su hermana.

Se dice que durante el tiempo en el que vivió en Bath, Jane Austen no escribió nuevas historias. Tenía un bloqueo artístico que duró algunos años. En este caso, existe discordancia entre los historiadores, puesto que algunos especulan que su falta creativa se debía al confinamiento y la depresión. Otros, en cambio, deducen que socializaba más, por lo que tenía menos tiempo para escribir.

Sea como fuere, todos concuerdan en que la escritora utilizó su tiempo libre en Bath para hacerle algunas mejoras a La abadía de Northanger (entonces titulada Susan) y ambientarla en esta ciudad.

Cuando Jane Austen tenía 27 años, recibió su primera y única propuesta de matrimonio. Se trataba de Harris Bigg-Wither, un joven y noble heredero de extensas propiedades en Steventon. Formar lazos con él en definitiva traería beneficios a Jane y a su familia, lo que mejoraría significativamente su estilo de vida. Quizá por esto aceptó casarse con él, pero tras pensarlo detenidamente decidió rechazarlo.

NOTA
Tanto los descendientes de Austen como les de Bigg-Wither lo describieron como un hombre con una personalidad difícil de llevar, además de ser poco atractivo. Asimismo, una de sus sobrinas sacó a la luz una carta en la que Jane le aconsejaba no casarse a menos que haya real cariño mutuo. «Todo es mejor a un matrimonio sin afecto», añadía.

Jane Austen detrás de «Lady»

Dos años después, en 1804, Jane comenzó a escribir una nueva novela, The Watsons, cuya trama principal se centraba en la historia de cuatro mujeres solteras de clase media que temían por la muerte de su padre enfermo. Como si de un presagio se tratara, George Austen enfermó gravemente y murió a principios del siguiente año. No es de extrañar que Jane, al verse protagonista de su propia novela, decidiera abandonarla.

Este infortunio dejó desamparadas a Jane, a su hermana Cassandra y a su madre, quienes por los siguientes años dormirían en pequeños cuartos alquilados en Southampton, con ayuda del apoyo económico de los hijos mayores. Finalmente Edward les ofrece vivir en una cabaña de su propiedad en el pueblo de Chawton, donde la escritora pasaría los últimos años de su vida.

Pese a eso, Jane Austen recobró la inspiración que había perdido en la casa de Bath, y le dio vida a tres nuevas obras: Mansfield Park (1814), Emma (1815) y Persuasión (1817). También decidió que ya era hora de publicar sus primeras novelas, y como entonces la sociedad desestimaba a las mujeres que escribían a tiempo completo, firmó sus libros con el seudónimo «Lady», para guardar las apariencias.

Las novelas publicadas tuvieron una recepción estupenda entre los lectores y la crítica, y Orgullo y prejuicio fue una de las favoritas. De esta manera, las ventas de sus libros le brindaron algo de estabilidad e independencia económica de la que no disfrutaría por mucho tiempo; a sus 42 años el deterioro progresivo de su salud —que había tomado sus inicios el año anterior— ya era evidente.

El golpe de un linfoma

Jane Austen se quejaba frecuentemente de dolores corporales y debilidad extrema. Pasaba la mayor parte del tiempo en el sofá, donde escribió doce capítulos de The Brothers (posteriormente titulada Sanditon), novela póstuma que su enfermedad le impidió terminar.

En mayo de 1817, Jane Austen se traslada a Winchester, en compañía de sus hermanos Cassandra y Henry, para ser atendida por un médico en la capital. Pero no se pudo hacer mucho por ella, y falleció el 18 de julio de ese mismo año por una insuficiencia suprarrenal causada por la enfermedad de Addison.

Las obras de Jane Austen comenzaron a popularizarse internacionalmente casi un siglo después de su óbito. Su trabajo, desde cierto punto de vista, fue tan polémico que conllevó a la realización de estudios profundos sobre su desarrollo artístico, psicológico, social e histórico. Adaptaciones cinematográficas y cientos de reseñas de jóvenes de todo el mundo demuestran que el legado de Austen no tiene fronteras.

Haría lo que fuera por aquellos que considero mis verdaderos amigos. Eso de amar a las personas a medias… no, no va conmigo. Jane Austen.

¿Te interesa de leer una de las novelas de Jane Austen y no sabes por dónde empezar? La youtuber del siguiente vídeo te dará algunas pistas:

Otras biografías recomendadas:

Creemos fielmente que la historia de la literatura clásica no estaría completa sin la biografía de Jane Austen. ¡Visita nuestro apartado de ➽➽➽ Biografías: Escritores si deseas instruirte más sobre el tema!

Leave a Reply