Biografía de Edgar Allan Poe

A pesar de haber sido algo torpe en la convivencia e interrelaciones humanas, Edgar Allan Poe (1809-1849) logró demostrar su desbordante genialidad con la pluma en mano. Una vida difícil y su muerte inexplicable hacen que su historia merezca la pena ser contada. ¡Por esa razón debes quedarte a leer la biografía de Edgar Allan Poe!, renombrado poeta, pionero de varios géneros narrativos y predecesor de próceres literarios.

Biografía de Edgar Allan Poe resumen

Cambio de familias

David Poe Jr, un estudiante de derecho de ascendencia inglesa e irlandesa, vivía en Estados Unidos cuando decidió abandonar su carrera para dedicarse a las artes escénicas. Aquí conoció a una actriz de marcada trayectoria, la británica Elizabeth Arnold. Ambos, con un sueldo modesto, se casaron y se mudaron a Boston, Massachusetts, lugar en el que tuvieron a dos de sus tres hijos. El segundo, Edgar Poe, nació el el 19 de enero de 1809.

Al año siguiente, los Poe se mudaron a Richmond, Virginia, para buscar mejores oportunidades de vida. En ese tiempo le dieron la bienvenida a Rosalie, y unos meses después el Sr. David Poe se va de la casa sin dar muchas explicaciones, abandonando completamente a la familia. No se sabe con certeza qué fue de él.

Los suegros de Elizabeth se ofrecieron a cuidar del mayor de sus hijos mientras ella se encargaba de los más pequeños. Pero todo se complica aún más cuando se contagia de tuberculosis pulmonar, infección que causaría su muerte en 1811. Entonces, el pequeño Edgar Poe tenía tan sólo dos años de edad.

Al enterarse de la noticia, un par de familias adineradas de Richmond —vecinos sin posibilidades de concebir hijos— adoptan a los niños Poe; Rosalie se quedó con los Mackenzie y Edgar fue acogido por los Allan, quienes simplemente le agregaron el apellido a su nombre. De esta manera, el pequeño fue bautizado como Edgar Allan Poe.

Desde el primer momento, Edgar adquirió gran afinidad con su madre adoptiva. Se dice que era tan mimado y consentido por ella y el resto de las mujeres de la familia que éstas intervenían cada vez que John Allan, su padrastro, lo reprendía. Ésto generó una una mala relación entre ambos, y el pequeño se hacía cada vez más irreverente ante las órdenes de su padre.

Conociendo a Inglaterra y el arte gótico

Corría el mes de julio del año 1815 (Edgar tenía seis años), cuando Gran Bretaña salió victoriosa de la Batalla de Waterloo, lo que dio fin a las guerras napoleónicas. Sin embargo, estas batallas habían significado pérdidas económicas para los negocios de John en el extranjero, motivo por el que tuvo que viajar a Europa junto a toda su familia.

John Allan tenía una empresa comercializadora de té, tabacos, telas y otros productos varios que exportaba a Inglaterra. Por esta razón se dedicó a mejorar sus lazos comerciales mientras su familia pasaba unas semanas en Escocia, el país natal de John. El pequeño Edgar Allan Poe estudió en la primaria de Irvine hasta que su padrastro dio la orden de trasladarse a Londres, donde vivieron por —al menos— cuatro años.

El arte gótico que tanto marcaba a la arquitectura y las obras inglesas influyó enormemente en los futuros escritos de Edgar Alla Poe. Algunos de estos elementos representativos —que nacieron en una época de crecimiento intelectual y comercial— fueron la luz, los grandes espacios, el realismo y el naturalismo, alejados de las figuras simples e idealizadas del romanticismo.

NOTA
Aunque Edgar Allan Poe tenía tan sólo once años de edad, recordaba esta época como un punto lúgubre en su vida. Su madrastra, la persona que más amaba y con la que mayor tiempo pasaba, no gozó de buena salud en esos años.

Edgar Allan Poe: comienzos en la literatura

Las clases de francés y de latín del pequeño Edgar se vieron interrumpidas ante la repentina mudanza de los Allan de vuelta a Richmond. John había fracasado en sus asuntos de negocios; derrotado, tuvo que pedir prestado para regresar con su familia en barco.

No obstante, el comercio de los Allan seguía siendo rentable en Estados Unidos, y Edgar Allan Poe pudo cursar sus estudios primarios en las instituciones de mayor renombre de la ciudad. De esta manera aprendió el francés, latín y el griego, y hasta leyó varias obras clásicas en estos idiomas, entre las que se destacan autores como Horacio, Virgilio, Julio César y Homero.

El colegio le dio acceso a lecturas que no sólo enriquecerían su vocabulario y estilo narrativo, sino también lo atrajeron enormemente al mundo de la literatura. Fue así como el pequeño comenzó a leer todo lo que se le atravesara, incluyendo las revistas que su padre tenía apiladas en un almacén, y en las que se narraban asombrosas leyendas de marineros.

Edgar Allan Poe comenzó a adquirir cierto gusto hacia este tipo de historias, y era el oyente más atento cuando los granjeros que trabajaban para la familia contaban sus anécdotas paranormales. De esta manera, con una pluma en mano y grandes ideas en la mente, Poe escribe a los 14 años sus primeros poemas.

¿SABÍAS QUE...?
Salvo ciertas excepciones, tanto las primeras como las últimas obras de Edgar Allan Poe tienen como carácter general la tristeza, la ansiedad y melancolía. Además se ha descrito al autor como un chico irritable y tímido que constantemente tenía pesadillas.

Sin nada más que la pluma

La economía de los Allan tendría una mejora considerable al morir un tío de John y heredar su fortuna. Aparte de hacer hacer nuevas y grandes inversiones, para celebrar su riqueza compraron una enorme casa de dos pisos. La impresionante vista que se apreciaba desde su balcón inspiró a Edgar a escribir sobre el origen del universo desde un punto de vista filosófico.

A los 16 años, Edgar Allan Poe se matriculó en la Universidad de Virginia para comenzar su carrera de Lenguas Antiguas y Modernas. Poco antes de ingresar conoce a su primer amor, una joven llamada Sarah Elmira Royster, quien se sintió atraída por la profundidad de las conversaciones que mantenía Edgar. Sin embargo, la relación no llegó a mucho más.

En esta época también comenzó su adicción por los juegos de azar y la bebida, lo que lo llevó a contraer deudas y tener aún más discusiones con su padre adoptivo. Aun cuando la remesa que le enviaba John Allan era suficiente para darse buena vida, con frecuencia Poe le pedía dinero para la comida y otros gastos académicos.

Edgar Allan Poe abandonó los estudios un año después de haberlos empezado, y al regresar a Richmond se enteró que su novia Sarah se había comprometido con otro hombre. Además, sus constantes conflictos familiares llevaron a John Allan a retirarle el apoyo económico.

Deprimido y sin más opciones que apañárselas solo, Edgar viaja a Boston en 1827. En esta ciudad logra apenas sobrevivir gracias a trabajos ocasionales como columnista en periódicos, y firmaba sus reseñas con el seudónimo de Henri Le Rennet. Sin embargo, el hambre comenzó a azotar su puerta, de manera que el joven Poe se vio obligado a alistarse en la milicia.

Edgar Allan Poe y la carta de reconciliación

Edgar tenía 18 años, pero convenció a los superiores del ejército que tenía 22 y que su nombre era Edgar A. Perry. Fue así como, por cinco dólares mensuales, Poe realizó sus servicios vigilando las barreras del Fuerte Independencia, tarea que le brindaría suficiente tiempo para reescribir y estructurar su primer libro, Tamerlán y otros poemas.

El mencionado manuscrito es un poemario de 40 páginas, en las cuales Poe recopiló todas sus creaciones literarias, algunas escritas a muy temprana edad. «Por un bostoniano» fue el seudónimo que usó para su publicación. Por desgracia, el libro pasó casi desapercibido por ser —según los críticos— «muy complejo para su entendimiento».

Después de varios años dentro del ejército y dos ascensos importantes, Edgar Allan Poe trata de retirarse antes de la expiración de su período de alistamiento. Se sentía preparado para enfrentarse una vez más al mundo del trabajo independiente, así que le pide a su comandante, el teniente Howard, ser dado de baja, y le revela su verdadero nombre y situación familiar.

Howard, impresionado y conmovido por la historia de Poe, decide aceptar su solicitud con una condición: que le escriba una carta de reconciliación a John Allan y haga las pases con él. Y así mismo fue; Edgar mandó a su padrastro varias cartas suplicándole perdón, pero ninguna fue contestada.

Posiblemente John haya estado tan ocupado atendiendo la enfermedad de su esposa —hecho que le ocultó a edgar durante todos esos años— que postergó la revisión de su correspondencia. Finalmente le llega a Edgar una misiva de su padrastro en la que le informaba sobre la muerte de Francis Allan. El funeral se llevó a cabo el 28 de febrero de 1829, pero Edgar no pudo asistir a tiempo; llegó a Richmond al siguiente día para visitar la tumba de su madre.

Compartiendo el dolor

A pesar de las claras diferencias entre ambos, John sabía que compartían el mismo luto. Por esta razón decide volver a prestarle apoyo económico a Edgar sólo si éste se comprometía a terminar sus estudios universitarios.

Así, Poe es dado de baja del ejército en 1829, y tras pasar unas vacaciones en casa de su tía paterna, Maria Clemm, se marcha a la academia militar de West Point. Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems fue el libro que publicó Edgar antes de aventurarse a su nueva carrera universitaria.

En poco tiempo, Edgar Allan Poe se convirtió en un estudiante destacado y por fin mantenía una sana relación con John Allan. Sin embargo, la paz entre ambos se acabaría cuando este último se comprometió por segunda vez a finales de 1830.

El disgusto que sintió Edgar Allan Poe por el segundo matrimonio de su padre originó conflictos y discusiones que terminaron por colmar la paciencia de John. Así pues, Poe deserta de la academia, decisión por la que sería juzgado a principios del año siguiente por «negligencia y desobediencia».

Después de esta serie de eventualidades desagradables, Edgar Allan Poe se fue a vivir un corto tiempo en Nueva York. En esta ciudad publicaría su tercer poemario, financiado gracias a una humilde recolecta entre sus excompañeros cadetes. Tuvo como título Poemas, y a diferencia de los versos satíricos que escribía en la academia, fue una especie de reedición de sus dos libros anteriores más otros seis poemas románticos

En esta época, los escritores estadounidenses se vieron gravemente afectados por la falta de leyes que los amparan. Las editoriales preferían vender copias de libros británicos a pagar por obras originales, y cuando firmaban contrato con un autor o le pagaban muy poco o mucho después de lo acordado. Debido a esta humillante situación y en medio de su desespero, Edgar Allan Poe escribió a su padrastro pidiéndole ayuda; pero éste se desentendió completamente.

El cuervo de Edgar Allan Poe

Entre lo poco rentable que era la escritura para entonces, la poesía se hallaba en el último escalafón. En consecuencia, Poe decide recurrir a la prosa. Nunca se arrepintió de haber tomado tal iniciativa, ya que Manuscrito hallado en una botella, uno de sus cuentos cortos de atmósfera oscura y macabra, llamó la atención del político y literato John P. Kennedy.

Este influyente hombre no sólo premió la obra a nombre del diario Baltimore Saturday Visiter, sino también puso a Poe en contacto con el editor de Southern Literary Messenger de Richmond, quien le dio trabajo como asistente de edición. Pese a su gran esfuerzo por hacer las cosas bien, Edgar Allan Poe seguía sin superar su adicción al alcohol; el resultado fue su despido por llegar borracho al trabajo unas pocas semanas después.

En 1835, de vuelta en Baltimore, Edgar Allan Poe pide la mano de su prima Virginia, de 13 años de edad, hija de su tía Maria Clemm. Posteriormente es reintegrado al periódico de Richmond tras prometer su buen comportamiento. Durante este período Poe fungió como un temido crítico literario, labor que le resultaba, incluso, divertida.

De igual manera, Edgar Allan Poe fue puliendo su estilo de escritura y publicó varios relatos que tuvieron una aceptación moderada. Asimismo, trabajó para varias revistas y periódicos, e incluso intentó lanzar —sin mucho éxito— su propio diario.

Su esposa Virginia muestra los primeros síntomas de tuberculosis en 1842; mientras ella tocaba el piano y cantaba, se vio interrumpida cuando comenzó a toser sangre por unos segundos. Los problemas de alcoholismo de Poe aumentaron debido al estrés que le causaban estos episodios.

El 29 de enero de 1845, Edgar Allan Poe publica El cuervo, su composición poética más prominente. En ésta se refleja el camino hacia la locura de un enamorado de luto que mantiene una conversación —un tanto tosca— con la mencionada ave. El poema apareció por primera vez en el Evening Mirror, y el nombre de Poe se comenzó a escuchar por todas partes de forma casi inmediata.

DATO CURIOSO
Poe toma prestada la idea del cuervo parlante de la novela de Charles Dickens Barnaby Rudge para la creación de su obra maestra. A lo largo de la misma, el ave sólo responde nevermore (‘nunca más’), palabras que de alguna extraña manera contribuyen al dolor del afligido protagonista.

Al año siguiente, Edgar Allan Poe se muda con su ya agonizante esposa a una pequeña cabaña en Fordham (actual Bronx), Nueva York. Aquí, Virginia pasa su último año de vida; el mayor temor de Poe se hace realidad el 30 de enero de 1847.

Después de la muerte de su esposa, no se supo mucho más sobre la vida de Poe. Sólo se tienen registros de que, pasado más de un año, intentó iniciar una relación con otra poeta, pero el romance duró muy poco. También se sabe que a finales de 1848 tuvo un intento fallido de suicidio. Meses más tarde viajó a Richmond para reencontrarse con un antiguo amor: Sarah Elmira Royster, quien se encontraba nuevamente soltera.

Tomándose una copa con la muerte

Mantener comunicación con Sarah Royster le distrajo parcialmente de todos los problemas que lo atañían. Se le veía mucho más animado, e incluso le pidió matrimonio a su nueva compañera. Pautaron una fecha para la boda y todo parecía mejorar, pero de pronto Poe desaparece sin dejar rastro alguno.

Edgar Allan Poe fue encontrado el 3 de octubre de 1849 en un desmejorado estado mental vagando por las calles de Baltimore. El escritor necesitaba urgente asistencia médica. Se le veía angustiado, pero no supo explicar muy bien qué le había sucedido. Finalmente, fallece en el hospital Washington Medical College el 7 de octubre de 1849.

No se tiene certeza del paradero de su acta de defunción e informes médicos, pero muchos autores coinciden en que pudo haber muerto a causa de una intoxicación etílica (exceso de alcohol). Aun así, la forma en la que ocurrieron los hechos hacen de su muerte un completo misterio.

A la muerte hay que enfrentársele con valor, y luego invitarle una copa. Edgar Allan Poe.

Edgar Allan Poe y su majestuoso legado

El gran Poe ha dejado un legado imborrable en la historia de la literatura. Además de ser el precursor de los cuentos de ciencia ficción y el relato policial, modificó ligeramente el estilo narrativo gótico, eliminando en gran medida los elementos sobrenaturales y enfocándose en los psicológicos.

Historias como El gato negro, El camelo del globo, La verdad en el caso del Sr. Valdemar y Manuscrito hallado en una botella, fueron fuentes de inspiración de ilustres escritores como William Faulkner, Stephen King, ​H. P. Lovecraft, Julio Cortázar y muchos otros.

Sumado a todo ésto, Edgar Allan Poe también había adquirido gran interés por la ciencia y la astronomía desde su infancia. Leyó a luminarias como Kepler, Laplace y Newton, y se embelesaba constantemente observando por el telescopio de la casa de John Allan.

Eureka fue el ensayo producto de estas lecturas. Si bien es cierto que la visión del cosmos que ofrecía dicho escrito sonaba disparatada e irrisoria para la época, hoy se sabe que, en cierta medida, presagió el big bang, los agujeros negros y el concepto del espacio-tiempo.

Incluso, dentro de su filosofía científica pudo descifrar la paradoja de Olbers al sugerir que «la razón por la que en un universo infinito no vemos un cielo rebosado de estrellas se debe, quizá, a que la luz de muchas de ellas no nos ha alcanzado». Generaciones posteriores de emblemáticos científicos como Arthur Eddington y Albert Einstein se inspiraron a partir de esta visionaria matiz de ideas nacidas de la intuición de Poe.

La ciencia debería decirnos si la locura es, en realidad, la cara más sublime de la inteligencia.Edgar Allan Poe.

Si te has decidido en leer alguna de las obras de Edgar Allan Poe —además de El cuervo— esta youtuber puede ayudarte a escoger:

Otras biografías recomendadas:

No cabe duda de que la biografía de Edgar Allan Poe no sólo complementa la historia de la literatura, sino también es parte importante de ella. ¡Comparte este artículo si te ha gustado!

Aprovechamos este momento para recordarte que puedes encontrar artículos similares en la sección de ➽➽➽ Biografías: Escritores. 🤗
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*