Biografía de Charles Dickens

Una infancia llena carencias y soledad fue el detonante para que Charles Dickens (1812-1870) se convirtiera en uno de los escritores más reconocidos en el mundo entero, cuya huella sigue imborrable aun después de tanto tiempo. Una mezcla exquisita de humor, sátira y críticas sociales es la principal característica de las obras escritas por este narrador inglés. Si te interesa saber cómo fue la vida del también novelista, lee esta biografía de Charles Dickens.

Biografía de Charles Dickens resumen

Inicios autodidactas

Charles John Huffam Dickens es el nombre de pila del famoso novelista inglés, quien llegó al mundo el 7 de febrero de 1812 en Portsmouth, ubicado en el Reino Unido. Creció en el seno de una familia humilde y un poco complicada económicamente, donde su madre, Elizabeth Barrow, pertenecía a la clase media, mientras que su padre, John Dickens, vivía constantemente entre deudas, sin poder brindarle una estabilidad a su familia.

Como consecuencia, los Dickens tuvieron que mudarse en varias oportunidades. En 1817, cuando Charles tenía apenas 5 años, se establecieron en el condado de Kent, específicamente en un pequeño pueblo llamado Chatham. El padre de Charles no se había preocupado por la educación del pequeño, y no fue sino hasta los 9 años que tuvo la oportunidad de recibir una pequeña formación en un centro educativo de Rome Lane.

Poco tiempo después inició estudios en William Gile, ubicado en Oxford. Debido al ambiente problemático que impregnaba su casa por los despilfarros de su padre, Charles Dickens prefería pasar el tiempo leyendo novelas de estilo picaresco, tales como Las aventuras de Peregrine Pickle Las aventuras de Roderick Random. 

Posteriormente, en el año 1823 la familia Dickens tuvo que mudarse nuevamente, pero esta vez a Camden Town, en la Bayham Street. En aquel momento, éste era uno de los vecindarios más pobres de la ciudad de Londres, por lo que la calidad de vida de Charles Dickens era realmente precaria.

Y por si esto fuese poco, el padre de Charles fue encarcelado por las numerosas deudas que tenía en su haber. En aquellos años, la justicia inglesa permitía que la familia completa viviera en la cárcel junto al culpable, y esto fue lo que sucedió con los Dickens.

NOTA
Sin embargo, Charles fue a vivir al Little College Street, una pequeña institución que acogía a niños en condiciones desfavorables.

Trabajos periodísticos de Charles Dickens

Con apenas 12 años, un padre encarcelado y parte de su familia compartiendo celda con él, ya la infancia de Charles tenía un tinte dramático. No obstante, el pequeño tenía la obligación de ayudar con su sustento y con el de sus familiares, a quienes visitaba los domingos; por ello, su madre le consiguió trabajo en Warren’s Boot-Blacking Factory, una compañía perteneciente a unos parientes.

En este trabajo, un Charles preadolescente pasaba más de 10 horas diarias colocando las etiquetas para identificar el betún que ahí se fabricaba. Podríamos decir que ésta fue, sin duda, la peor experiencia laboral de quien sería uno de los escritores más destacados del mundo.

NOTA
Incluso en una de sus novelas autobiográficas, David Copperfield, Dickens recordaría que en esos días deseaba «ir al cielo».

Sin embargo, las cosas mejoraron un poco con la salida de la cárcel de su padre, momento en el que Charles deja de tener una responsabilidad directa en la manutención de su familia. Fue así como comenzó sus prácticas en la taquigrafía, oficio que lo ayudó en su trabajo en el bufete de abogados Ellis & Blackmore, donde se desempeñó como pasante.

Su trabajo literario comenzaría en el diario Doctor’s Commons, donde cumplía funciones reporteriles que fueron bien recibidas por el público y los periodistas. Poco tiempo después ingresó al True Sun para redactar crónicas basadas en el Parlamento inglés, tiempo en el que también descubrió que la política y los asuntos sociales eran de su interés.

Para el año 1834, el nombre de Charles Dickens seguía posicionándose dentro del mundo político, y ya eran varios los periódicos que querían contar con sus servicios. ¿La razón? Dickens no escribía de la forma tradicional y conocida de la prensa, sino que también agregaba figuras literarias que hacían de un simple artículo toda una historia plácida para los lectores. El Morning Chronicle estaba seguro de que su popularidad subiría gracias a Charles, por lo que decidió contratarlo.

Además de los mencionados diarios, Charles Dickens también trabajó en el Bentley’s Miscellany, All the Year Round, The Daily News y Household Words. En cada uno de ellos dejó su marcado estilo, y aunque no eligió el periodismo como oficio definitivo, sus escritos siguen siendo reconocidos como unos de los más creativos de la época.

La literatura como camino irrevocable

Después de dejar sus oficios en los periódicos, Dickens decidió adentrarse en el estudio de otros asuntos más filosóficos e, incluso, espirituales. Sin embargo, antes de ello, el escritor se enfocó en publicar The Posthumous Papers of the Pickwick Club (Los papeles póstumos del Club Pickwick) desde 1836 hasta 1837. Muchos críticos consideraron que se trataba de una obra maestra de la literatura inglesa, cuyas técnicas literarias influyeron en el estilo de muchos otros escritores de la época.

Ahora sí podemos hablar sobre el breve recorrido de Dickens en la religión o, mejor dicho, en la espiritualidad. Aunque el escritor sintió un profundo rechazo con cualquier definición católica o evangélica (debido, por supuesto, a su crianza protestante), creó en 1849 The Life of Our Lord (La vida de nuestro Señor)Este libro lo ubicó  dentro del mundo de la literatura como un escritor «profundamente cristiano».

No obstante, y como mencionamos anteriormente, su incursión en las obras espirituales fue sumamente breve, así que decidió darle un verdadero protagonismo al que sería su camino irrevocable: la literatura. Es importante destacar, de la misma manera, que después de la publicación de su primera novela, Dickens pulió su estilo narrativo y lo enfocó de forma muy acertada.

Con esto hacemos referencia al tinte cómico que caracteriza todos sus escritos, sin dejar a un lado la sátira y la profunda crítica social que también están presentes en ellas. La segunda novela del inglés fue Oliver Twist; or The Parish Boy’s Progress (Oliver Twist) que, a su vez, pasó a la historia por ser la primera novela escrita en lengua inglesa con un niño como personaje principal.

Después de la mencionada obra que, por cierto, fue apareciendo en el público por entregas durante dos meses, Charles se dedicó a escribir Nicholas Nickleby, su tercera novela. En el año 1840, Dickens encontró la inspiración para su cuarta producción literaria, aunque quizá no fue la más positiva.

NOTA
Recientemente había muerto su pequeña cuñada de apenas 17 años, Mary Hogarth, a quien el novelista le tenía un profundo cariño.

Fue así como creó The Old Curiosity Shop (La tienda de antigüedades)cuyo argumento es el de una joven de 14 años que quedó huérfana a cargo de su abuelo. A diferencia de las novelas publicadas anteriormente por Charles, ésta tuvo rasgos sentimentales muy marcados, y quedó al descubierto la tristeza y conmoción que sentía el inglés durante la redacción de esta obra.

Las obras de Charles Dickens como crítica social

El pasado de Charles Dickens nunca lo abandonó, y así lo reflejó en muchas de sus obras literarias. Haber trabajado en una fábrica de betún donde la sobreexplotación y los tratos inhumanos abundaban, dejaron una marca imborrable en la memoria del escritor. Una de las muestras más notorias de esto es su novela Notas de América, donde el inglés critica con dureza la esclavitud que aún reinaba en aquella época.

De la misma manera, Dombey and Son (Dombey e hijo) —que salió al público desde 1846 hasta 1848— también contiene una temática con carácter profundamente social. Específicamente, Charles quiso dejar en descubierto la crueldad que sufrían muchos niños en las empresas de grandes firmas, y que también era algo que solía suceder en la época victoriana.

Además, existe otro aspecto que debemos destacar de esta novela maestra del escritor: se trata, precisamente, de la primera producción estructurada y planificada de acuerdo a normas y técnicas novelísticas que había aprendido a lo largo de su experiencia en el mundo de las letras. Esta novela es, entonces, la primera que gozó de una estructura previamente estudiada y no improvisada, como venía ocurriendo con todos los manuscritos realizados por el inglés.

Valiéndose de todo el reconocimiento con el que gozaba Charles Dickens en 1849, decidió crear un semanario para darle la oportunidad a aquellos autores que no sabían dónde publicar sus creaciones. Este centro fue también el portal para que Dickens publicara dos producciones literarias más: Bleak House (Casa desolada) desde 1852 hasta 1853 y Hard Times (Tiempos difíciles) en el año 1854.

No obstante, no todo fue color de rosa para Charles Dickens durante las presentaciones de las obras que criticaban a la sociedad. La presión social no tardó en aparecer, y el escritor comenzó a descender sus niveles de producción y de gusto por las creaciones de este tipo. Poco tiempo después ocurrió una ruptura entre el inglés y sus editores, cuando éstos últimos se negaron a pagarle más dinero por su literatura.

 El escritor y su vida personal

Desde el 2 de abril del 1836, Charles Dickens compartía su vida con Catherine Thompson Hogarth, con quien procreó nada menos que 10 hijos. Y aunque en los primeros años de su hogar todo transcurrió con armonía y tranquilidad, las ocupaciones del escritor y la constante permanencia de su esposa en la casa familiar cuidando a los hijos conllevó a situaciones incómodas para ambos.

Todo este escenario produjo la separación de la pareja en el año 1858, 8 años después de que Dickens comenzara a sufrir ciertas afecciones de salud que dificultaban la realización de sus actividades diarias. Aun así, el divorcio nunca fue una opción para Charles y Catherine, debido a que en la época victoriana no era bien visto que esto ocurriera, mucho menos si se trataba de un afamado novelista como él.

Además, muchos rumores giraban en torno a la llegada de Georgina, la hermana de la esposa de Charles, a la casa familiar para ayudar al cuidado de los niños. El más sonoro de ellos es que el escritor inglés y su cuñada mantenían amoríos en secreto, pero nunca hubo un detonante que afirmara tales comentarios.

No obstante, Charles Dickens sí estuvo implicado sentimentalmente con la actriz Ellen Ternan, aunque, de igual manera, no fue admitido públicamente por las duras críticas sociales que enfrentarían. En 1865, específicamente el 9 de junio, Charles viajaba en un ferrocarril que sufrió un accidente sumamente trágico: 7 vagones cayeron al vacío en Staplehurst, aunque el novelista no sufrió ningún daño.

Pero ¿por qué hacer mención de este suceso? Se trató de un accidente que Charles Dickens convirtió en misterio, pues venía desde Francia en compañía de Ellen Ternan. A pesar de evadirlo constantemente, el mundo entero supo que esta actriz fue la compañera del escritor hasta el día de su muerte, incluso con las críticas con las que tuvieron que lidiar.

Últimos años y muerte

Los últimos años de vida de Charles Dickens transcurrieron con tranquilidad y con el escritor sumergido en el teatro, lugar en el que encontraba un escape de la realidad. Además, participó en numerosas lecturas públicas donde, por supuesto, eran sus obras las que amenizaban al público en plazas y parques.

Dichas actividades las alternaba con su redacción fija en el Old Year Magazine, donde se mantuvo hasta el día de su muerte, hecho que ocurrió el 9 de junio de 1870. Contrario a lo que Dickens deseaba, su funeral y entierro fue, aunque privado, sumamente ostentoso. De hecho, sus restos reposan en  la Esquina de los Poetas, ubicada en una iglesia gótica anglicana del Reino Unido, y se levantó una estatua con su tamaño real en el Clark Park de Filadelfia en el año 1981.

Las obras contentivas de sátira, humor y crítica social de Charles Dickens han ayudado, a través de los años, en la creación de textos ricos en creatividad y también mucha realidad. Este novelista inglés marcó un antes y un después en la época victoriana, y, al parecer, su influencia no desvanece en el tiempo. Y tú, ¿has leído algún escrito de Dickens?

Si no lo has hecho, te invitamos a ver la siguiente videoreseña de sus obras, así quizá tengas una idea de por dónde empezar:

Otras biografías recomendadas:

La literatura tiene una historia íntimamente ligada —por razones más que evidentes— a la biografía de Charles Dickens. Si te ha entretenido la lectura, ¡nos sería de gran ayuda que compartieras este artículo en tus redes sociales! 😉

En nuestra sección de ➽➽➽ Escritores se encuentran las anécdotas, curiosidades e historia de tus literatos favoritos. ¿Te lo vas a perder?
Biografía de Charles Dickens
5 (100%) 5 vote[s]
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*