Biografía de William Faulkner

La literatura estadounidense tiene a uno de sus más grandes exponentes en William Faulkner (1897-1962). Notable escritor de relatos cortos, novelas, ensayos, obras de teatro y de guiones cinematográficos. Su aguda pluma lo encumbró a la alta esfera intelectual de los años 30. Descubre la biografía de William Faulkner, un hombre que en sus últimos años vio premiadas sus polifacéticas obras con los más grandes reconocimientos del mundo de las letras.

Biografía de William Faulkner resumen

Su formación intelectual

Nacido en New Albany, Misisipi, aunque criado en los suburbios de Oxford, William Faulkner desarrolló desde temprana edad su pasión por la literatura. Su madre, Maud Butler, le enseñó a leer incluso antes de que entrara a la escuela pública, siendo los clásicos de Charles Dickens y los relatos de los Hermanos Grimm obras predilectas del pequeño.

Quien tuvo especial influencia en el joven Faulkner fue su niñera afroamericana, Caroline Barr, quien se encargó de educarlo desde su nacimiento. Las futuras obras literarias de Faulkner tendrían una notable incidencia en los problemas raciales y sexuales tanto de la época como del futuro. Su abuela materna, Lelia Butler, también fue una lectora empedernida que le inculcó este hábito definitivo en su vida.

Aunque Faulkner tuvo un aceptable desempeño académico durante la primaria, este rendimiento cambió en la secundaria. El futuro escritor sólo mostró especial interés en la materia de Historia (principalmente la del estado Misisipi), pero no llegó a graduarse por reprobar años escolares repetidas veces. En cambio, expresó principal fascinación por los relatos que le contaban sus parientes sobre las guerras y el Ku Klux Klan. El hábil relator ya comenzaba a asomarse.

Sus inicios en las letras

No fue hasta los 17 años que William Faulkner comenzó a escribir poesía, como primera aproximación a la literatura. La región donde creció influyó de manera visible en su carácter sureño al momento de describir. Los relatos escuchados en la infancia sobre las épicas hazañas de sus ancestros, tanto en el ámbito empresarial como en el bélico, le permitieron definir su ficha de personajes y la trama de muchas de sus historias.

Durante su adolescencia conoció a Philip Stone, otro apasionado de las letras, quien ya había obtenido títulos en la Universidad de Yale y en la Universidad de Misisipi. Fue él quien lo convenció de realizar estudios de educación superior. Faulkner pudo inscribirse en la Universidad Ole Miss a pesar de no graduarse de secundaria debido a que su padre, Murry Falkner, era gerente de negocios de la institución. Allí sólo duró tres semestres, aunque pudo mostrar sus dotes literarios.

NOTA
El verdadero apellido del escritor era Falkner, pero gracias al error de un tipógrafo al momento de imprimir su primera obra en 1918, decidió comenzar a usar de forma permanente el Faulkner.

En 1925, Faulkner vivía en Nueva Orleans, pero en ningún momento perdió la influencia sureña de Misisipi al momento de escribir. Durante su estadía en esta ciudad, escribió sus dos primeras novelas: La paga de los soldados y Mosquitos, en las que por primera vez experimentó con la ficción. Con éstas, la crítica comenzaría a hablar de él; poco a poco se metería en las discusiones de escritores con buena proyección, pero aún estaban lejos de conocer su época dorada.

William Faulkner y su Yoknapatawpha

William Faulkner ideó un condado ficticio que decidió llamar Yoknapatawpha, el cual no era más que un disimulado espejo del condado Lafayette, donde desarrolló casi toda su vida. De esa forma, Faulkner influiría tiempo después en el despegue del boom latinoamericano. Autores como Gabriel García Márquez con Macondo, Onetti con Santa María y Mario Vargas Llosa en La casa verde, se vieron influenciados por el norteamericano.

La primera vez que Faulkner utilizó a Yoknapatawpha como lugar para ambientar sus obras fue en Banderas en el polvo. Posteriormente, escribió El ruido y la furia en 1929, siendo considerada una obra de culto por la crítica tiempo después, aunque sin llegar a ser un éxito de ventas. De forma irónica, la novela que le proporcionó mayores ingresos de dinero fue Santuario, en 1931. Quizá sea ésta la novela más rechazada por la crítica, a causa de la oscura visión de su admirado sur de los Estados Unidos.

Inmerso en una profunda crisis económica, William Faulkner comenzó a trabajar con los MGM Studios en 1932, a pesar de que nunca fue un gran fanático del cine. Como guionista, pudo encontrar un sueldo estable durante poco más de 20 años, a la vez que se dedicaba a la literatura en su tiempo libre. Luz de agosto, ¡Absalón, Absalón!, Las palmeras salvajes, entre otras, fueron novelas escritas durante este período, antes de ser mundialmente reconocido.

El momento de la aclamación

Hasta 1946, la obra de William Faulkner aún no había llegado a las grandes masas. Pero ese año,  Malcom Cowley, un crítico conocedor de la riqueza literaria del escritor, decidió realizar una recopilación con extractos de sus novelas en orden cronológico. Portable Faulkner resultó decisivo en el reconocimiento mundial de Faulkner, y por ella, en buena parte, recibió la nominación al Premio Nobel de Literatura en 1949, resultando el ganador.

Sus novelas comenzaron a ser traducidas al español casi de inmediato, siendo el notable Jorge Luis Borges el responsable de transcribir Palmeras salvajes. Los reconocimientos comenzaron a llegar con mayor frecuencia, obteniendo el National Book Award en 1951 y 1955 por Cuentos reunidos y La fábula, respectivamente. De igual forma, el Premio Pulitzer fue suyo en 1955 (también por La fábula) y posteriormente, en 1963, por Los rateros de manera póstuma.

Muerte y legado de William Faulkner

La muerte llegó a él en 1962. Luego de casi toda una vida luchando contra el alcoholismo, un infarto de miocardio fue la causa de su pérdida. Cerró sus ojos por última vez en Byhalia, de su eterna Misisipi, al lado del gran amor de su vida, Estelle Oldham, con quien estuvo casado por 33 años.

William Faulkner es reconocido como uno de los más grandes innovadores de la literatura estadounidense. Implementó el monólogo interior de los personajes, así como la narración desde múltiples puntos de vista y los saltos de tiempo en los relatos como recursos literarios.«No se escapa al sur, uno no se cura de su pasado» dijo en El ruido y la furia, y con esa premisa creó su representativa obra literaria.

En el siguiente vídeo veremos con más detalle cómo se formó este gran escritor:

Otras biografías recomendadas:

Gracias por acompañarnos hasta el final de la biografía de William Faulkner. Detrás de las obras de cada escritor, se encuentra una historia digna de admirar. Por ello te invitamos a que le eches un vistazo a nuestro apartado de ➽➽➽ Biografías: Escritores.
(Visited 40 times, 1 visits today)
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*