Saltar al contenido

Biografía de Protágoras

Protágoras (c. 490 a. C.-c. 420 a. C.) planteó ideas relacionadas con el conocimiento y la sabiduría que no habían sido exploradas hasta el momento. Sus posturas sobre la percepción humana como una medida de la realidad que nos rodea resultaron enormemente controversiales y encendieron el debate entre los intelectuales de la época. En la biografía de Protágoras conocerás la historia del primer sofista de la antigua Grecia, un hombre con una filosofía tan disruptiva como enriquecedora.

Biografía de Protágoras resumen

Contra la corriente

Protágoras nació alrededor del año 490 a. C. en Abdera, una ciudad ubicada en la periferia griega de Tracia. Debido a que no existen detalles sobre sus ancestros, los historiadores concluyen que provenía de una familia tracia sin ningún tipo de conexión aristocrática. Aunque los detalles de su educación no quedan claros, se estima que su padre les pagaba esporádicamente a algunos profesores de Abdera para que le impartieran clases al pequeño. Durante su adolescencia trabajó como albañil y cargador.

Interesado en desarrollar sus capacidades intelectuales, Protágoras viajó de Tracia a Atenas alrededor del año 470 a. C. El joven de 20 años empezó a relacionarse con distintos pensadores poco después de llegar a la capital. Se cree que en algún punto tuvo la oportunidad de intercambiar conocimientos con Demócrito, otro originario de Abdera que hacía vida en Atenas. Sin embargo, con el paso de los años, las ideas de Protágoras comenzaban a separarse marcadamente de las corrientes de pensamiento más populares.

Vida como maestro

Alrededor del año 450 a. C., Protágoras empezó a adquirir fama como filósofo. Debido a que no podía atender a todos los seguidores que había acumulado, empezó a cobrar por sus clases. Se enfocó especialmente en enseñar el uso correcto de las palabras, técnicas para realizar discursos y otros temas relacionados con la retórica. Debido a que contar con estos conocimientos era necesario para encajar en la alta sociedad, los alumnos no paraban de llegar.

¿SABÍAS QUE...?
Distintos historiadores señalan a Protágoras como el primer filósofo que cobró dinero por impartir sus enseñanzas. Aunque era bien sabido en Atenas que sus clases eran excesivamente costosas, muchos jóvenes trabajaban arduamente para obtener el dinero necesario y pagar por ellas.

A medida que su popularidad como maestro incrementó, Protágoras se convirtió en una referencia para los aristócratas que necesitaban un profesor para sus hijos. Cuando empezó a impartir clases sobre cómo interpretar correctamente leyes atenienses, el número de pupilos aumentó aún más. El incremento se debía a que los ciudadanos tenían prohibido por ley que alguien más los defendiera en una corte —por lo que todavía no existían los abogados—. Al tener que defenderse a sí mismos ante cualquier disputa legal, tener conocimiento sobre estos temas era prácticamente una necesidad.

Severas críticas y nuevas obras

Debido a que Protágoras se distanciaba de la costumbre tácita que mantenían la mayoría de los filósofos atenienses de no cobrar por sus clases, las críticas hacia su figura no tardaron en llegar. Los pensadores cuestionaban sus enseñanzas enfocadas en cómo derrotar a los rivales en la corte y cómo aprovecharse de sus deficiencias intelectuales. Sin embargo, estas acusaciones no parecían afectar al filósofo, quien utilizó parte del dinero acumulado para escribir y publicar un ensayo titulado Sobre la verdad.

DATO CURIOSO
Protágoras tomó como pupilo a un joven llamado Evatlo con la condición de que el joven le pagaría cuando ganara su primer juicio. Posteriormente, Evatlo se negó a dedicarse a las leyes y Protágoras lo demandó. Si el maestro ganaba la demanda, Evatlo debía pagar por ley. Si Evatlo ganaba, igual debía pagar, porque habría ganado su primer juicio. Ésta es llamada la paradoja de Protágoras.

Pericles, general y aristócrata ateniense, estaba fascinado por la filosofía de Protágoras. Invitó al filósofo a debatir sobre los problemas morales que aquejaban a la sociedad y la reunión fue referenciada en el futuro por distintos pensadores. Posteriormente, Protágoras recibió la asignación de escribir un código ético para Turios, una colonia que había sido conquistada recientemente por Atenas.

Después del año 440 a. C., Protágoras se dedicó a escribir la mayor parte de sus obras. Destacan entre ellas Antilogías y Sobre los dioses. Aunque existen referencias a otros escritos de Protágoras, como Sobre el Estado y Sobre las virtudes, algunos historiadores concluyen que estos eran sólo fragmentos de Antilogías. Independientemente de cuál haya sido la distribución original, las publicaciones de Protágoras se encuentran entre las más populares en la historia de la Antigua Grecia.

El juicio de Protágoras

A los atenienses de menos recursos les molestaba que las enseñanzas de Protágoras fueran casi exclusivas para los más privilegiados. Este grupo se unió al de los pensadores indignados por los métodos del filósofo y juntos levantaron críticas respecto a algunos de los postulados expuestos en Sobre los dioses, los cuales señalaron como una muestra de agnosticismo. Las críticas se transformaron en un procedimiento legal y Protágoras fue acusado de rebeldía alrededor del año 430 a. C.

Respecto a los dioses, no puedo afirmar si existen o no. Distintos elementos, como la poca información de la que disponemos o nuestra corta esperanza de vida, evitan que los humanos podamos emitir un juicio verídico al respecto. Protágoras.

Los seguidores y alumnos del filósofo se presentaron al juicio para apoyar a su maestro. Sin embargo, el número de detractores superaba ampliamente al de adeptos y Protágoras fue encontrado culpable. Tras el juicio, se emitió una orden para que se quemaran todos sus escritos públicamente. Aunque algunos fragmentos de estos libros se conservaron en registros secretos, se estima que las llamas acabaron con décadas de trabajo.

Se sabe poco de la vida de Protágoras después de que sus obras fueran destruidas. Los historiadores concluyen que, probablemente, gastó parte de sus riquezas para evitar ser enviado a la guerra del Peloponeso. Los registros históricos indican que murió alrededor del año 420 a. C. en un barco que se hundió camino a Sicilia o producto de la peste bubónica. En la posteridad es recordado como el primer sofista, término que corresponde a los profesores que enseñaban filosofía y retórica a jóvenes adinerados.

¿Conoces el relativismo de Protágoras? ¡Este vídeo te lo explica!:

Otras biografías recomendadas:

Si has aprendido sobre filosofía con esta biografía de Protágoras, ¡comparte este artículo con tus amigos! Asimismo, te recomendamos echarle un vistazo a la sección de ➽➽➽ Biografías: Filósofos griegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *