Biografía de Agustín de Iturbide

Sin duda alguna, Agustín de Iturbide (1783-1824) marcó un antes y un después en la historia de México. Es recordado por su inigualable capacidad como estratega y líder militar, la cual lo llevó a alcanzar objetivos que se le habían escapado a distintas figuras independentistas en el pasado. Disfruta la biografía de Agustín de Iturbide y no te pierdas de todos los detalles sobre la vida del mexicano más importante dentro de la segunda fase de la lucha por la independencia.

Biografía de Agustín de Iturbide resumen

Educación eclesiástica

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu nació el 27 de septiembre de 1783 en lo que es actualmente la ciudad de Morelia, ubicada en el estado de Michoacán. Fue el quinto hijo producto de la unión entre Joaquín de Iturbide y María Josefa de Arámburu y Carrillo de Figueroa, una pareja de aristócratas bien acomodados. Sus padres, dos católicos muy devotos, enviaron al pequeño a estudiar en el seminario de la ciudad.

Desde muy joven, Agustín de Iturbide empezó a trabajar como ayudante en las distintas propiedades de las que era dueño su padre. Gracias a la educación estricta impartida por Joaquín, el joven desarrolló un nivel de disciplina y responsabilidad excepcional. Estas cualidades lo empujaron a unirse al ejército español a mediados de la década del 1800. Fue alrededor de esta época que se casó con Ana María Huarte, hija del gobernador de la provincia.

Agustín de Iturbide en el ejército español

Su destacada labor durante los primeros años del movimiento independentista le valió a Agustín de Iturbide la acumulación progresiva de prestigio entre las tropas españolas. Fue desarrollando sus capacidades físicas paulatinamente, mientras que recibió aplausos por su pensamiento estratégico y su valentía. Posteriormente, alcanzó el rango de coronel y le fue asignado un regimiento en Celaya, Guanajuato, en 1813. A pesar de que la primera fase de la revolución independentista había sido controlada, el ejército español se mantenía temeroso de nuevos movimientos.

Agustín de Iturbide pertenecía a los criollos, el grupo de jóvenes mexicanos de padres españoles que respaldaba la Corona. Sin embargo, a partir de ciertos cambios constitucionales, los criollos y sus líderes comenzaban a perder poder dentro del virreinato de México. Esto trajo incomodidad en ciertos sectores de la población y promovió una inestabilidad que no se había observado hasta la fecha. En medio de semejantes tensiones, De Iturbide recibió la orden de capturar a Vicente Guerrero, un comandante aliado de la revolución independentista.

Una nueva alianza

Cuando Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero finamente se encontraron, tuvieron una discusión sobre la necesidad de convertir a México en un territorio independiente. En secreto, se formó una alianza entre un sector de los insurgentes y los criollos. El tratado que fungía como eje central de esta coalición fue entregado a los criollos en un ensayo de 23 artículos conocido como el plan de Iguala. En esencia, el escrito planteaba el establecimiento de una monarquía independiente con mayores beneficios para los nativos.

TAMBIÉN DEBES SABER...
El plan de Iguala logró unir a sectores que habían estado en conflicto por más de 10 años. La moción contaba con tres promesas fundamentales: La independencia de México, el catolicismo como única religión en el territorio y la igualdad de razas. Estos tres conceptos lograron convencer, respectivamente, a los insurgentes, a los clérigos y a los criollos.

Posteriormente, los peninsulares —españoles que habían nacido en España pero que residían en México— terminaron apoyando el plan de Iguala. El tratado se ganó el apoyo de este sector cuando estableció que se le ofrecería al rey Fernando VII la posibilidad de ir a México a gobernar. Sin embargo, el monarca rechazó la propuesta desde España y envió a Juan O’Donojú a restablecer el virreinato y gobernar en Ciudad de México.

Los tratados de Córdoba

Tras llegar a la capital, Juan O’Donojú se encontró con un país al borde de alcanzar la independencia. Consciente de que sus fuerzas militares no podrían competir contra semejante alianza, acordó una reunión con Agustín de Iturbide, líder de la revolución. Con la inteligencia y diplomacia que lo había caracterizado, De Iturbide aceptó el encuentro. Las negociaciones llevaron a ambas partes a firmar los tratados de Córdoba, los cuales cimentaron la independencia de México.

Los tratados de Córdoba designaban a Agustín de Iturbide como jefe de la junta de gobierno que presidiría el llamado Imperio mexicano. Esta coalición —la cual incluía a Juan O’Donojú y a distintos representantes de los sectores aliados— se mantendría en efecto hasta que la Corona española designara un gobernante para el país. Sin embargo, el rey y todos los príncipes españoles se negaron a dirigir el nuevo territorio independiente.

El emperador Agustín de Iturbide

A medida que crecía la incertidumbre respecto a quién sería el nuevo regente de México, surgía la idea de que Agustín de Iturbide era el indicado para el puesto. Después de convencer parcialmente a distintos sectores aliados, el congreso del Imperio mexicano lo eligió de manera formal en mayo de 1822. Tomó su cargo en julio del mismo año y se convirtió en el emperador Agustín I. Ana María, su esposa, fue designada emperatriz en una ceremonia a la que asistieron sacerdotes de distintos estados.

NOTA
Históricamente, no queda claro si Agustín de Iturbide tomó el poder como respuesta al clamor popular o se aprovechó de la complicada situación política. Registros de la época señalan que tenía el apoyo de distintos sectores que lo veían como el libertador de México, mientras que algunos más recientes indican que fue una decisión unilateral por parte del congreso.

De acuerdo a los historiadores, Agustín de Iturbide ya controlaba la mayoría de los movimientos del Imperio mexicano desde antes de aceptar el puesto como emperador. En el ámbito político, era el máximo dirigente de las fuerzas armadas. A nivel económico, era el encargado de tomar decisiones respecto al comercio y el manejo de los puertos, además de disponer a quienes se les otorgaban pasaportes o licencias para trabajar.

Conspiraciones en su contra

La designación de Agustín de Iturbide como emperador respondía al plan de Iguala. El tratado establecía que, de no encontrar un regente europeo que quisiera aceptar el trono, el congreso elegiría a un gobernante local. Sin embargo, la mayoría de los españoles no estaban preparados para ese escenario y se encontraban descontentos con el resultado. A pesar de ser una minoría, estos sectores de la población empezaron a conspirar contra el Imperio. Posteriormente, aparecieron también miembros del congreso que se oponían al mandatario.

Con el paso del tiempo, más congresistas se tornaban en contra de Agustín de Iturbide y se acercaban a la idea de que una monarquía no era lo más conveniente para México. A pesar de que el emperador les había ordenado escribir una nueva constitución para el Imperio, pasados seis meses los miembros del congreso no habían escrito siquiera un borrador. Como respuesta a los rumores de conspiración, De Iturbide decidió clausurar el parlamento el 31 de octubre de 1822.

Para reemplazar al congreso, Agustín de Iturbide estableció una Junta Nacional Instituyente, la cual respondería sólo al emperador. El regente mantenía la fe en que, una vez se hubieran establecido nuevas leyes en el imperio, la inestabilidad cesaría. Sin embargo, distintos representantes de los sectores aliados consideraban que cerrar el congreso había sido una burla a la representación popular. Entre estos líderes se encontraba Vicente Guerrero, el insurgente que alguna vez había sido su mejor aliado.

Lucha contra los rebeldes

Los rebeldes, dirigidos por Vicente Guerrero y Antonio López de Santa Anna, empezaron a reunirse en las provincias cercanas a Ciudad de México. El ejército enviado por Agustín de Iturbide detuvo a Guerrero, pero falló en capturar a Santa Anna. El líder insurgente se refugió en la ciudad de Veracruz y avanzó hacia la capital, mientras nuevas tropas se iban uniendo a su causa. Al verse acorralado, De Iturbide reinstauró el congreso en marzo de 1823 y presentó su renuncia.

Condenado al exilio, Agustín de Iturbide se trasladó junto con su esposa e hijos a Europa en mayo de 1823. Durante su tiempo en el viejo continente, escribió ensayos en donde reflexionaba sobre su vida. En estos escritos declara que jamás tuvo interés en ser emperador o dirigir el país que había libertado. Asimismo, expresó su preocupación respecto a las claras intenciones de España de conquistar México nuevamente. Registros indican que rechazó una oferta por parte de la Corona para participar en la reconquista.

La ejecución de Agustín de Iturbide

Los registros indican que, en febrero de 1824, Agustín de Iturbide envió una carta al congreso mexicano ofreciendo su apoyo ante un potencial ataque español. A pesar de que nunca recibió respuesta, distintos grupos políticos conservadores le sugirieron regresar, bajo a creencia de que sería recibido como el héroe libertador. Al entender que su figura era necesaria para motivar al pueblo, De Iturbide regresó a México en compañía de su familia.

Ya sea por condescendencia o debilidad, cometí el error de permitirme a mí mismo sentarme en un trono que había creado para ser ocupado por otros.Agustín de Iturbide

Después de que su barco atracó en el puerto de Tamaulipas, Agustín de Iturbide fue detenido por el general Felipe de la Garza. Fue juzgado y sentenciado a muerte por un tribunal en el pueblo de Padilla, debido a que el congreso lo había declarado como un forajido y traidor a la patria. De Iturbide fue ejecutado el 19 de julio de 1824, hecho que causó indignación en el pueblo mexicano pero alivio en el congreso, órgano que lo veía como una amenaza revolucionaria.

Seguro querrás conocer estos datos curiosos sobre el exilio y últimos días de Agustín de Iturbide, los cuales te dejarán reflexionando. ¡Ponte cómodo!:

Otras biografías recomendadas:

¿Te ha parecido interesante e informativa la biografía de Agustín de Iturbide? ¡Entonces no puedes perderte la vida de otros importantes ➽➽➽ personajes históricos!

Leave a Reply