Biografía de Antonio Neumane

Al igual que hicieron otros compositores, como Rafel Álvarez Ovalle, Juan José Landaeta y Jaime Nunó en varios países de Sudamérica, Antonio Neumane (1818-1871) fue quien hizo posible el himno nacional de Ecuador. A pesar de ser francés, este músico se enamoró del país sudamericano y dedicó su vida a dejar un enorme legado musical, lo que lo convertiría en una importante figura en la historia clásica de Ecuador. Acompáñanos a saber más sobre la biografía de Antonio Neumane, ¡promete datos increíbles!

Biografía de Antonio Neumane resumen

Un francés destinado a la música

Antonio Neumane, hijo de Serafín Neumane y Margarita Marno, nació en la isla de Córcega, Francia, el 13 de junio de 1818. Debido a la ascendencia alemana de sus padres, Neumane creció en un hogar donde las costumbres francesas y alemanas se fusionaban a través de las artes y la música, ya que sus padres eran amantes de la pintura y la ópera.

Crecer alejado de las grandes ciudades no fue impedimento para la educación de Neumane. Éste, desde muy pequeño, demostró una inteligencia superior, la cual siempre se vislumbró a través de la música. De este modo, y a pesar del empeño de sus padres por que estudie medicina, Neumane siguió sus instintos musicales y se mudó a la ciudad de Viena, donde empezó a estudiar en la Universidad de Música y Arte Dramático de la ciudad.

Su desempeño como estudiante universitario se vio marcado por su facilidad para la composición musical y el manejo a la perfección del piano. Al terminar sus estudios, de los que se graduó con notas extraordinarias, Antonio Neumane se mudó a la ciudad de Milán. Viviendo en esta ciudad de imponente figura cultural, el francés empezó a impartir clases de música en conservatorios.

Los primeros pasos de Antonio Neumane

El espíritu viajero de Antonio Neumane se vio impulsado notablemente por su hondura económica. Sus padres lograron forjar una modesta fortuna que le brindó a Neumane una vida cómoda y con la posibilidad de vivir en distintas partes del mundo. De esta manera, después de un par de años como académico en Italia, el francés decidió volver a Austria.

¿SABÍAS QUE...?
Austria es de los pocos países del continente europeo que no tiene acceso al mar. Tiene su única accesibilidad marítima a través de un pequeño trozo del Río Danubio. Sin embargo, es conocido por ser uno de los países más ricos del mundo.

Estando en territorio austriaco el francés se dedicó a impulsar su vida privada. Logró casarse, aunque sin éxito, ya que a los pocos meses se divorció. Por otro lado, en Austria, Antonio Neumane comenzó a trabajar por primera vez como arreglista de orquestas. Debido al cariño que sintió por el oficio, éste se mantuvo cercano a la vida orquestal por el resto de su carrera.

Hacia el otro lado del globo

Poco después de haber triunfado con sus arreglos musicales para la soprano española María Malibrá, Antonio Neumane decidió dejar definitivamente su vida en Austria. De esta manera, volvió a Italia, específicamente a la ciudad de Turín. Estando allá contrajo nupcias con una joven italiana llamada Idále Iturri.

A pesar de la tranquilidad que suponía su vida en Italia, Neumane necesitaba otro ambiente donde pudiese explorar la música desde otra perspectiva. Es así como decidió mudarse a Sudamérica. Su primer destino fue Chile. Residenciado en el sur, Antonio Neumane fue arreglista para la orquesta de la ciudad de Santiago. Debido a su desempeño, éste, a los pocos meses, pasó a ser director de la orquesta.

En su puesto como director Antonio Neumane tuvo que viajar por varios países de Sudamérica. Estos viajes, ansiados por Neumane desde su llegada al continente, le brindaron la oportunidad de conocer más sobre la cultura musical sudamericana,  sobre todo la ecuatoriana, de la cual se enamoró instantáneamente.

Ecuador a través de la música de Antonio Neumane

A principios de año 1841 Antonio Neumane se residenció de manera fija en la ciudad de Guayaquil, Ecuador. Los ojos de Neumane se encantaron con la arquitectura ecuatoriana, la cual combinaba lo tradicional con lo hispánico. Pero quizás uno de los elementos que más fascinó a Neumane fue la música y los sonidos del país.

TAMBIÉN DEBES SABER...
Si bien éste vivió durante diez largos años en la zona de Las Peñas, Antonio Neumane volvió a Europa en 1851. Sin tolerar ya el ambiente europeo, Neumane regresó al año siguiente a Ecuador y decidió fundar una academia de música, donde enseñó a los mejores músicos ecuatorianos del siglo XIX.

Debido al impacto que supuso la presencia de Antonio Neumane en Ecuador, y de la mano de su marcado estilo europeo, el senado ecuatoriano decidió que el himno de su país debía ser compuesto por él. De esta manera, nació en el año 1866 el himno ¡Salve, oh patria!.

Un himno que definiría la historia

El himno nacional de Ecuador, proclamado así el 10 de agosto de 1848, fue compuesto enteramente por el francés. La música se vio acompañada por la letra del poeta Juan León Mera Martínez, quien despojó en hermosas letras toda la vida y lucha del pueblo ecuatoriano a través de varios siglos.

Posterior a este gran logro patriótico, Antonio Neumane se mudó a la ciudad de Quito, donde fundó, con ayuda del gobierno del presidente Gabriel García Moreno, el Conservatorio de Música de Quito. Desde sus inicios, en 1870, Neumane fue director de orquesta del conservatorio. Este puesto lo mantuvo hasta su repentina muerte, a causa de un infarto fulminante, el 3 de marzo de 1871.

Para Ecuador, Neumane, más que un extranjero, se trataba de un ciudadano más. Quizás su muestra de agradecimiento más notable fue el haberle legado al país uno de sus más grandes tesoros inmateriales, como lo es el himno nacional. Por ello, y a modo de tributo, desde 1928, funciona en la ciudad de Guayaquil el Conservatorio de Música Antonio Neumane, uno de los más importantes del país.

Sabemos que a estas alturas deseas escuchar una vez más el melódico himno nacional de Ecuador. ¡Y lo hemos traído hasta aquí para tu disfrute!:

Otras biografías recomendadas:

Ya has conocido un poco de la historia de Ecuador gracias a la biografía de Antonio Neumane. Ahora sólo falta que conozcas otras grandes ➽➽➽ personalidades de la historia. ¿Te animas?

Leave a Reply