Saltar al contenido

Biografía de Hernán Cortés

Por entregar gran parte del territorio mexicano a la Corona española, Hernán Cortés (1485-1547) fue una de las figuras más importantes dentro de la primera fase de la colonización de América. Además de ser el principal responsable de la caída del Imperio azteca, este excepcional estratega destacó por sus habilidades como líder y su insaciable deseo por explorar. En la biografía de Hernán Cortés conocerás más sobre la vida de uno de los conquistadores más implacables de la historia.

Biografía de Hernán Cortés resumen

Anhelo de poder

Hernán Cortés de Monroy y Pizarro Altamirano nació en el año 1485 en Medellín, España. Sus padres fueron Martín Cortés de Monroy y Catalina Pizarro Altamirano, una pareja de aristócratas de la alta sociedad. Fue educado en casa hasta cumplir los 17 años, cuando empezó a estudiar en la Universidad de Salamanca. A pesar de que ciertos registros lo muestran como un estudiante de excelente desempeño, Cortés abandonó sus estudios universitarios apenas dos años después de haber empezado.

Los españoles somos los únicos en el mundo que sufrimos de una enfermedad del corazón que sólo el oro puede curar. Hernán Cortés.

En busca de aventuras y al tanto de la existencia de territorios inexplorados en el horizonte, Hernán Cortés utilizó el dinero de sus padres para zarpar hacia el llamado Nuevo Mundo. Llegó a la isla La Española y se alojó en lo que más tarde sería República Dominicana. Vivió durante varios años en el pueblo de Azua, en donde trabajaba como notario. Gracias a este empleo y al prestigio de su apellido, Cortés entabló amistad con distintos soldados y exploradores españoles.

Hernán Cortés contra Diego Velázquez

Hernán Cortés entabló una cercana relación con Diego Velázquez de Cuéllar, quien lo reclutó para una expedición a Cuba en 1511. El viaje fue exitoso y Velázquez fue designado gobernador de la naciente colonia de Santiago. Cortés fue contratado por Velázquez, quien le consiguió un cargo político dentro de la colonia. Sin embargo, la relación entre los dos comenzaría a deteriorarse por diferencias de pensamiento y el hecho de que Cortés mantenía una turbia relación amorosa con la hermana menor del gobernador.

TAMBIÉN DEBES SABER...
Más que por su valentía, Hernán Cortés es recordado por su impresionante retórica y poder de convencimiento. Existen diversos registros históricos que lo muestran como un hombre capaz de poner de su lado —mediante distintas tácticas de engaño—a trabajadores, soldados e indígenas por igual.

Cuando el rey de España solicitó una nueva expedición en 1518, Diego Velázquez decidió enviar a Hernán Cortés al mar. Cortés convenció a casi 500 hombres para acompañarlo, lo que superaba ampliamente la convocatoria de cualquier expedición de Velázquez. Con 11 barcos bajo su mando, Cortés zarpó apresuradamente desde Santiago, a pesar de que Velázquez había cancelado la expedición. La flota llegó a costas mexicanas en febrero de 1519, en donde encontró emisarios Tlaxcaltecas.

La conquista de México

Decidido a conquistar las tierras que había encontrado, Hernán Cortés envió un barco de regreso a España y destruyó todos los demás para que sus hombres no pudieran escapar. Tomó una actitud dócil y conciliadora y logró convencer a los guerreros Tlaxcaltecas de unirse a su ejército y derrocar al Imperio azteca. Temeroso de que los nativos de Cholula se tornaran en su contra, mandó a sus soldados al ataque y conquistó esta ciudad tras una violenta masacre.

Con un ejército mixto de nativos y españoles, Hernán Cortés avanzó hasta Tenochtitlan, capital del Imperio azteca. Fue recibido por Moctezuma II, quien se mostró interesado en evitar una confrontación y lo invitó a su palacio. En respuesta, Cortés secuestró al emperador y gobernó la ciudad a través de él durante meses, hasta que recibió noticias de que Diego Velázquez había enviado un ejército a buscarlo tras enterarse de la destrucción de los barcos. Sin dudarlo, Cortés partió a luchar contra los hombres de Diego.

NOTA
El ejército enviado por Diego Velázquez estaba liderado por Pánfilo de Narváez. A pesar de que contaba con 400 hombres menos que el enemigo, Hernán Cortés resultó victorioso. Como ya era costumbre, al final de la batalla convenció a los sobrevivientes de unirse a sus tropas, lo cual sería crucial para los próximos enfrentamientos.

Después de derrotar a los soldados de Velázquez, Hernán Cortés regresó junto con su ejército a Tenochtitlan. Allí se encontró con una rebelión iniciada por el pueblo azteca en respuesta a la pobre gestión de Pedro de Alvarado, a quien el general había dejado a cargo. En principio, Cortés y sus hombres tuvieron que escapar de la ciudad. Sin embargo, regresaron con refuerzos un año más tarde y libraron una batalla que marcó el fin del Imperio azteca.

En busca de reconocimiento

La conquista de México llevó a la formación oficial de un territorio conocido como Nueva España, el cual comprendía distintas zonas de América. Por su enorme contribución, Hernán Cortés fue designado gobernador de Nueva España por el Rey Carlos I. Sin embargo, la sombra de los cuestionables métodos que había utilizado para cumplir su objetivo lo perseguía y enfrentó distintos cuestionamientos por parte de aristócratas españoles. En busca de recuperar prestigio, dirigió personalmente distintas expediciones durante los próximos años.

En 1524, Hernán Cortés viajó a Honduras, en donde enfrentó y derrotó al ejército de Cristóbal de Olid, un general amigo de Diego Velázquez que había reclamado el territorio como suyo. Algunos años más tarde, Cortés se trasladó hasta España, en donde recibió la distinción de marqués del Valle de Oaxaca en 1529. Sin embargo, le fue removido el título de gobernador por sus constantes abusos de poder. Más tarde, en 1536, realizó una excursión hacia el noroeste de México.

Para cuando Hernán Cortés volvió a la capital de México se le habían removido todos sus cargos políticos y enfrentaba distintas demandas por malversación de fondos de la Corona. Al regresar a España, enfrentó nuevas adversidades cuando emergieron las deudas que había adquirido para financiar sus viajes. Pasó sus últimos años intentando conseguir una audiencia con el rey, quien se negaba a verle. Repleto de riquezas pero con una reputación manchada, Hernán Cortés murió el 2 de diciembre de 1547.

¡Estamos seguros de que te gustará conocer a fondo los logros y fracasos de Hernán Cortés por medio de estos creativos dibujos!:

Otras biografías recomendadas:

Esperamos que te haya sido útil la información de la biografía de Hernán Cortés. También aprovechamos este momento para comentarte que podrás conocer más sobre historia en la sección de ➽➽➽ Biografías: Personajes históricos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *