Biografía de Juana Azurduy

La figura femenina dentro de las revoluciones del siglo XVIII en el continente sudamericano se vio liderada por la boliviana Juana Azurduy (1780-1862). Batallando como ninguna otra y demostrando en cada paso su astucia femenina, Azurduy encaminó la lucha independentista de países como Bolivia y Argentina. Asimismo, fue una fiel defensora de los derechos indígenas en varias regiones del continente sudamericano. Acompáñanos a saber más sobre la biografía de Juana Azurduy, la gran heroína boliviana.

Biografía de Juana Azurduy resumen

Una niñez marcada por el destino

Juana Azurduy de Padilla nació el 12 de julio de 1780 en la localidad de Toroca, ubicada en el departamento de Potosí, actual Bolivia. Los orígenes de Juana son mixtos. Su padre fue un hacendado de origen español, dueño de varias propiedades a lo largo de Toroca. Por su parte, su madre fue una mestiza que desde muy temprano inculcó en Juana sus costumbres y creencias indígenas.

Ya que Juana Azurduy fue la primera hija del matrimonio entre Eulalia Bermúdez y Matías Azurduy ésta tuvo una crianza exigente. Cuando Azurduy era muy pequeña perdió al que sería su único hermano varón, Blas. Debido a esto, Azurduy fue criada de una forma poco delicada, ya que sus padres deseaban que fuese una mujer fuerte y decidida.

De esta manera,  la boliviana, desde muy joven, tuvo contacto con la vida terrateniente. Ya que su padre era dueño de extensas propiedades a lo largo del departamento de Potosí, Juana llegó a aprender sobre el trabajo rural y agricultor, así como también de la vida de los indígenas, que eran los principales encargados de los terrenos de su padre.

La vida de Juana Azurduy dio un cambio radical cuando ésta apenas tenía siete años de edad, al quedar huérfana de padres. Debido a esto, y junto a su hermana Rosalía, tuvo que mudarse con sus tíos, dejando atrás el calor y las memorias de su hogar. Posteriormente, y como resultado de la pésima relación que llevaba con sus tíos, Juana pasó el resto de su adolescencia al cuidado de monjas en un convento.

El perfil de una mujer extraordinaria

Estando en el convento, Juana Azurduy arreció su espíritu rebelde. Opuesta totalmente a las demandas religiosas de las monjas, ésta decidió dejar el lugar y volver a vivir con sus tíos. Este cambio, aunque algo difícil para Azurduy, le brindó la oportunidad de enamorarse y contraer nupcias con Manuel Ascencio Padilla, quien era un amigo cercano a la familia Azurduy para la época.

Su relación con Padilla rindió frutos rápidamente. Además de haber tenido cinco hijos juntos, ambos lograron crear una sinergia sin igual en torno a la vida política de aquellos tiempos. Bolivia, conocida para aquel entonces como el Alto Perú, se encontraba viviendo sus primeros movimientos independentistas, como el de la ciudad de Chuquisaca en 1809. Este primer escenario revolucionario hizo que la pareja se uniera al ejército para defender las causas soberanas.

Juana Azurduy, la dama de la independencia

Al comienzo de su lucha independentista, la boliviana recibió el apoyo del también combatiente Manuel Belgrano. De acuerdo con Belgrano, Juana Azurduy poseía el espíritu necesario para destronar a las fuerzas españolas que hacían vida en el continente sudamericano y que mantenían a la región en un completo régimen político, económico y social.

¿SABÍAS QUE...?
Uno de los más lamentables sucesos por los que tuvo que pasar Juana Azurduy durante sus años de combate fue el haber perdido a cuatro de sus cinco hijos. Éstos llegaron a ser asesinados, poco a poco, por las fuerzas españolas que combatían contra sus ejércitos.

Para el año 1810 Juana Azurduy creó junto a su esposo el llamado ejército de Los Leales. Siguiendo el modelo de los ejércitos subversores, los cuales se encontraban regados por todo el continente en busca de la libertad, Azurduy, junto a su esposo, empezó una enorme rebelión en el Alto Perú, la cual se extendió rápidamente por países como Chile y Argentina.

Sus luchas más significativas

Como líder castrense, Juana Azurduy supo manejar a sus tropas mejor que cualquier hombre. Además de tener el apoyo parcial de las grandes fuerzas opositoras al virreinato español, Azurduy también contaba con el respaldo de grupos indígenas bolivianos y peruanos. Con la ayuda de todos éstos la boliviana logró ser parte crucial de la independencia de países como Perú y Bolivia.

Por otro lado, Azurduy también tuvo una perniciosa participación en algunas luchas en Argentina. Junto a su esposo llegó a participar en los enfrentamientos ocurridos la zona de Villar, donde se dispuso a luchar cara a cara con una enorme oleada de combatientes realistas que respaldaban el virreinato del Río de la Plata en Argentina. De esta manera, la boliviana se volvió una figura clave de la llamada Revolución de Mayo en el país sureño.

Para el año 1825, a los pocos meses de dar a luz a su última hija, Juana Azurduy se unió a la guerrilla del militar argentino Martín Miguel de Güemes. Con la tropa, Azurduy se reincorporó a la lucha independentista y volvió al Alto Perú, donde ese mismo año se proclamó la soberanía plena de la entidad, la cual pasaría a llamarse Bolivia.

A pesar de su ímpetu no sólo como mujer, sino también como militar, Juana Azurduy no fue debidamente reconocida por sus logros al llegar nuevamente a Bolivia tras su independencia. Como resultado, murió en la completa ruina el 25 de mayo de 1852. Sin embargo, célebres figuras independentistas, como Simón Bolívar, le dieron el apodo de «heroína de la patria» por sus aportes a la soberanía continental. Desde hace años su nombre es honrado con vehemencia en Bolivia y Argentina.

¡Te invitamos a escuchar la canción en homenaje a Juana Azurduy interpretada por argentina Mercedes Sosa!:

Otras biografías recomendadas:

¿Qué opinas de la biografía de Juana Azurduy? Esperamos que, al igual que con nosotros, haya aumentado tu curiosidad sobre la historia independentista.

¡Entra a la categoría de ➽➽➽ Biografías: Personajes históricos si quieres ver más artículos como éste!

Leave a Reply