Saltar al contenido

Biografía de Simón Bolívar

Simón Bolívar (1783-1830) destaca como una de las figuras más importantes del movimiento independentista en Hispanoamérica. Sus firmes ideales se vieron materializados a través de heroicas victorias militares y movimientos políticos que cambiaron para siempre la historia de la región. Con más de 70 batallas trascendentales en su haber, se convirtió en el peor enemigo de la Corona española durante su lucha por la independencia. En la biografía de Simón Bolívar te contamos todos los detalles sobre la vida del Libertador.

Biografía de Simón Bolívar resumen

Espíritu libre

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco nació en Caracas, ciudad que pertenecía a la Capitanía General de Venezuela, el 24 de julio de 1783. Fue el más joven de los cuatro hijos del coronel Juan Vicente Bolívar y María de la Concepción. Cuando apenas tenía dos años de edad, su padre murió de tuberculosis, destino que alcanzaría a María algunos años más tarde. Posteriormente, distintos familiares se compartirían la custodia de los hermanos Bolívar.

A pesar de los distintos tutores legales con los que contó, la principal figura materna de Simón Bolívar sería una esclava de nombre Hipólita, quien se encargó de los cuidados primordiales de Simón y sus hermanos. Los jóvenes tuvieron la suerte de contar con una educación privilegiada gracias a las influencias de su difunto padre. Entre los profesores privados que tuvo Bolívar destacan Andrés Bello y Simón Rodríguez. El último de éstos le instruyó en diversas disciplinas y le compartió sus ideales de libertad.

Los maestros de Simón Bolívar

Cuando Rodríguez se vio obligado a huir de Venezuela en 1797, Simón Bolívar tuvo que poner en pausa sus estudios. Decidió unirse a un batallón y empezar su entrenamiento militar poco después. Tres años más tarde fue enviado a Madrid, en donde tuvo la oportunidad de conocer a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza, con quien contraería matrimonio. La pareja viajó a Venezuela en 1802, pero la repentina muerte de la joven llevó a un desolado Bolívar a regresar a Europa en 1804.

Para 1808, la situación de Europa a nivel político se había tornado progresivamente más tensa gracias a las acciones de Napoleón Bonaparte. Simultáneamente, Simón Bolívar había alcanzado cierto reconocimiento entre los intelectuales y políticos que se encontraban en España. Convencido de que la independencia era el camino correcto para proteger a los territorios de la Corona de las consecuencias de estos conflictos políticos, Bolívar regresó a Venezuela en busca de impulsar un movimiento independentista.

Las noticias de que Napoleón había tomado control de España encendieron el pánico en la sociedad venezolana. La inestable situación llevó a un golpe de estado contra el capitán general Vicente Emparan, quien se vio obligado a ceder el poder a la Junta Suprema de Caracas. Esta coalición, dirigida parcialmente por Simón Bolívar, parecía defender los intereses de la Corona española y el antiguo rey Fernando VII. Sin embargo, las decisiones tomadas por la institución dejaban ver su verdadero objetivo: alcanzar la independencia de Venezuela.

La campaña admirable

En 1811, Simón Bolívar y su Junta Suprema establecieron una importante alianza con Francisco de Miranda. La sociedad probó ser efímera y la coalición entregó a Miranda al ejército español por considerarlo un traidor. Como recompensa por su colaboración, los españoles le otorgaron al futuro libertador un pasaporte y le permitieron retirarse. Lejos de comulgar con los ideales de la Corona, Bolívar viajó hasta Nueva Granada —territorio que más tarde sería Colombia— y empezó a preparar su contraataque.

NOTA
Históricamente, la relación entre Simón Bolívar y Francisco de Miranda ha sido objeto de polémica. Bolívar y sus aliados consideraban a Miranda un traidor por rendirse en una batalla contra el general Domingo de Monteverde. En vida, el Libertador aclaró que lo había entregado a los enemigos por su traición y no porque él mantuviera lealtad alguna hacia la Corona.

La llegada de Simón Bolívar a Nueva Granada marcó el inicio de la campaña admirable, una misión con miras a alcanzar la independencia de distintos territorios en la región. Junto a su ejército, llegó a Mérida el 24 de mayo de 1813 y recibió el título de libertador. Durante los próximos días, el ejército de Bolívar continuó marchando a través de distintos estados y enfrentando a las tropas españolas. Tras alcanzar la victoria en Caracas, el máximo líder independentista estableció la Segunda República de Venezuela.

Los aliados de Simón Bolívar

Como presidente de la Segunda República de Venezuela, Simón Bolívar realizó importantes cambios en el sistema de gobierno. Sin embargo, la nueva dirigencia fue sólo un breve episodio en la historia política del país, debido a que el general español José Tomás Boves y sus tropas pertenecientes a distintas regiones fuera de la capital pusieron fin al gobierno en 1814. Derrotado, Bolívar regresó a Nueva Granada junto a lo que quedaba de su ejército.

Tras una campaña llevada a cabo en Nueva Granada a mediados de 1814, Simón Bolívar y sus tropas tomaron control de Cartagena, Santa Fe y Cundinamarca. A pesar de encontrarse convencido de que este territorio debía ser el punto de partida estratégico para conseguir la independencia de Sudamérica, la presión de los españoles y la tensión política obligaron a Bolívar a viajar hasta Jamaica en busca de apoyo.

La influencia de la Corona española en territorio jamaiquino no le permitió a Simón Bolívar alcanzar sus objetivos, por lo que se trasladó hasta Haití en 1815. Fue en este destino en donde conoció a Alexandre Pétion, presidente del país y uno de sus más importantes aliados. Con el apoyo militar de Pétion, Bolívar y sus hombres tomaron control de Angostura en 1817. Sin embargo, la llegada del general español Pablo Morillo mantuvo a Caracas en manos de los realistas.

Enormes batallas

Simón Bolívar mantuvo como prioridad la independencia de Nueva Granada, objetivo por el que luchó durante los próximos dos años. La batalla de Boyacá, llevada a cabo en agosto de 1819, marcó el final de esta campaña y la victoria de los insurgentes. Bolívar regresó a Angostura y fue elegido el primer presidente de la Gran Colombia, una nueva república que buscaba unir a los estados independientes de América para garantizar que no volvieran a caer en manos de la Corona.

NOTA
La Gran Colombia representó el más grande sueño de Simón Bolívar. Territorialmente, estaba conformada por lo que hoy en día es Colombia, Venezuela, Panamá y Ecuador. Aunque apenas se mantuvo a flote por 10 años, se proyectaba como una de las naciones más imponentes a nivel político en el mundo.

Con la antigua Nueva Granada bajo el control de los insurgentes, Simón Bolívar y su ejército propiciaron importantes derrotas a Pablo Morillo en territorio venezolano. Tras un par de tratados que trajeron una efímera tregua, Morillo escapó de regreso a España y Bolívar selló la independencia de Venezuela en la Batalla de Carabobo. El ejército independentista consiguió nuevas victorias en la batalla de Bomboná y la de Pichincha.

En 1822, Simón Bolívar llegó a Quito, hecho que marcó la independencia de Ecuador. En esta ciudad se reunió con José de San Martín, quien había liberado parcialmente a Perú del dominio español. Tras este encuentro, asumió la misión de independizar completamente al territorio peruano, objetivo que alcanzó en 1824 en la batalla de Junín. Bolívar enfrentó el conflicto junto a Antonio José de Sucre, quien terminó por eliminar a las tropas españolas en la batalla de Ayacucho.

Intento de asesinato

Tras ratificar la independencia de Perú, Simón Bolívar dirigió el congreso que llevó a la fundación de la república de Bolivia. Al recibir noticias de la inestable situación social y política que se vivía en la Gran Colombia, el Libertador marchó de regreso a aquel país. Durante los próximos años, Bolívar tuvo problemas para mantener la paz dentro del enorme territorio. Más allá de los intentos de reconquista, las divisiones internas generaron diversas protestas y enfrentamientos.

Convencido de que un sistema de gobierno federalista no representaba el camino correcto, Simón Bolívar intentó dirigir a la Gran Colombia bajo un sistema centralizado. La idea de un presidente vitalicio —con la posibilidad de elegir un sucesor— no era vista con buenos ojos por los políticos neogranadinos. Las diferencias entre el congreso y los seguidores de Bolívar continuaron escalando y aparecieron opositores acérrimos a las políticas del gobierno.

En septiembre de 1828, los enemigos de Simón Bolívar ejecutaron la llamada conspiración septembrina, una misión que concluyó en un intento de asesinato hacia el Libertador. Manuelita Sáenz, una joven que Bolívar había conocido años atrás y con quien mantenía un intenso romance, se enteró de los planes de los insurgentes y los retrasó para permitirle escapar. Posteriormente, se reveló que el general Francisco de Paula Santander estaba al tanto de la conspiración. Aunque la mayoría de los rebeldes fueron ejecutados, Bolívar perdonó a Santander.

La muerte de Simón Bolívar

Durante los próximos años, Simón Bolívar fue acusado por los separatistas de querer establecer una dictadura. Las enormes tensiones desencadenaron en el asesinato de Antonio José de Sucre, su mano derecha. Cuando la situación se tornó insostenible, Ecuador y Venezuela se declararon territorios independientes de la mano de Juan José Flores y José Antonio Páez, respectivamente. Al ver su sueño en peligro, Bolívar anunció su retiro como presidente de la Gran Colombia. Apenas un año después, la república se disolvería oficialmente.

¡Escuchen, compatriotas! Oigan el último deseo de mi carrera política. En el nombre de Colombia, les pido, les ruego, que permanezcan unidos. Eviten volverse los asesinos de su país y sus propios ejecutores.Simón Bolívar.

Tras su dimisión, la salud de Simón Bolívar empeoró rápidamente. Pasó los próximos meses enviando algunas de sus pertenencias a Europa, debido a que planeaba retirarse en el viejo continente. Sin embargo, antes de que pudiera partir desde Cartagena, Bolívar murió el 17 de diciembre de 1830 por causa de la tuberculosis. Durante los próximos años fue revelada su correspondencia, la cual reflejaba sus ideales políticos y mostraba su ferviente romance con Manuelita Sáenz.

Pocos escritores han ahondado tanto en los miedos e inseguridades de Simón Bolívar como lo hizo William Ospina. ¡Descubre estos datos curiosos sobre la vida del Libertador!:

Otras biografías recomendadas:

¿Te gustaría conocer la vida de más ➽➽➽ personajes históricos? ¡Accede al enlace y descubre anécdotas interesantes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *