Saltar al contenido

Biografía de Leonardo da Vinci

La inigualable genialidad de Leonardo da Vinci (1452-1519) convierte el enlistar todas las ramas del conocimiento en las que destacó en una tarea realmente complicada. Dotado de una mente insaciable y un intelecto sin par, realizó investigaciones científicas que impulsarían el desarrollo de significativos aportes para la evolución tecnológica de la humanidad durante siglos. En la biografía de Leonardo da Vinci te invitamos a conocer los logros a nivel artístico e intelectual de una de las figuras más brillantes de la historia.

Biografía de Leonardo da Vinci resumen

Hijo bastardo

El 15 de abril de 1452, Leonardo di ser Piero da Vinci nació en la Toscana, Italia. El pequeño fue el producto de un encuentro sexual fuera del matrimonio entre Ser Piero Fruosino di Antonio da Vinci y una campesina de nombre Caterina. Su padre, un notario legal que contaba con un excelente estatus económico, decidió criar a su hijo junto con su esposa legítima. Se cree que la madre de Da Vinci accedió a separarse de él porque no disponía los recursos para criarlo.

Con apenas 5 años, Leonardo fue enviado al pueblo de Vinci, en donde vivió con su tío y sus abuelos. Su padre financió su educación básica desde la distancia y se aseguró de que el niño aprendiera a leer y escribir. Sin embargo, Da Vinci destacaba desde joven por sus dotes artísticas. Ser Piero siguió la recomendación de su hermano —quien había observado las capacidades de su sobrino— y envió a su hijo a estudiar con el reconocido artista Andrea del Verrocchio en Florencia.

Las primeras obras de Leonardo da Vinci

De la mano de Verrocchio, Leonardo da Vinci desarrolló sus habilidades técnicas en ramas como el dibujo, la pintura, la escultura y hasta la carpintería. Al cumplir 20 años, obtuvo un financiamiento para crear su propio taller por parte de la Guilda de San Lucas, un gremio de artistas que contaba con una sede en Florencia. Aunque aún no era un artista reconocido, Da Vinci no desesperó y continuó desarrollando su estilo.

Una vez todo su entrenamiento rindió frutos, Leonardo da Vinci decidió abandonar el taller de Andrea del Verrocchio en 1478. Ese mismo año recibió su primera comisión como artista independiente, la cual representaría la primera de una larga lista de encargos. Sin embargo, fue durante esta época que Da Vinci empezó a abordar sus intereses respecto a una enorme cantidad de ramas del saber. Debido a estas distracciones, completó menos de 20 pinturas en su vida.

Científico excepcional

En lugar de evadir su insaciable curiosidad, Leonardo da Vinci se dedicó a recoger información sobre una gran variedad de temas durante la década de 1480. Estudió botánica, zoología, geología, hidráulica, física y aeronáutica. Asimismo, realizó estudios exhaustivos sobre anatomía, los cuales le ayudarían a mejorar aún más sus habilidades en la pintura y escultura. Pondría algunos de los conocimientos adquiridos en práctica en 1482 cuando Lorenzo de Médici le encargó diseñar una lira de plata que entregaría como ofrenda de paz a Ludovico Sforza.

¿SABÍAS QUE...?
La inclinación sexual de Leonardo da Vinci ha sido tema de debate entre los historiadores. Un registro relata que él y tres jóvenes más fueron acusados de sodomía en 1476. Sin embargo, el juicio no procedió por falta de pruebas. De no haber sido así, la sentencia hubiese sido la muerte o el exilio.

Al enterarse de que Ludovico Sforza había quedado encantado con la lira, Leonardo da Vinci decidió ponerse en contacto nuevamente con quien más tarde sería duque de Milán. A través de una carta que dejaba ver sus impresionantes habilidades como ingeniero más que como artista, le solicitó trabajo a Sforza. La correspondencia anexaba algunos planos de proyectos que Da Vinci tenía pensado desarrollar si contaba con el apoyo económico necesario. Su plan funcionó y Ludovico le pidió viajar hasta Milán para encontrarse en persona.

Leonardo da Vinci en Milán

De manera astuta, Leonardo da Vinci hizo especial énfasis en las máquinas de guerra que le gustaría desarrollar durante la reunión con Ludovico Sforza. El toscano estaba al tanto de que su cliente era fanático del armamento bélico y que había estado en busca de un ingeniero que desarrollara maquinaria poderosa para sus hombres. Sin pensarlo, Sforza aceptó financiar algunos de estos proyectos a modo de prueba, y pagarle por el resultado final.

NOTA
Mientras estudiaba, Leonardo da Vinci realizaba dibujos o anotaciones en cuadernos que almacenaba en su cinturón. Uno de estos bocetos, conocido como El hombre de Vitruvio, es un análisis profundo de las proporciones anatómicas del cuerpo humano con un enorme valor artístico.

Los encargos realizados por Ludovico Sforza tras la reunión serían apenas los primeros de una sociedad que mantendría a Leonardo da Vinci en Milán por los próximos 17 años. Durante este tiempo, recibió nuevas comisiones por parte de figuras influyentes en el país y desarrolló algunas de sus obras más aclamadas. Una de las primeras fue La última cena, un cuadro que le tomó tres años pintar y en el que se refleja el drama de la reunión final entre Jesús y sus doce apóstoles.

De vuelta a casa

En 1499, poco después de completar La última cena, Leonardo da Vinci se enteró de que Ludovico Sforza había sido derrocado. Para evitar ser perseguido por haber mantenido negocios con Sforza, Da Vinci escapó a Venecia junto con Salai, un joven que había acogido como aprendiz. Más tarde, cuando regresó a Florencia, quedó sorprendido con el nivel de popularidad que había acumulado como artista. El Cartón de Burlington House, un boceto sobre la infancia de Jesucristo, generó una fila de espectadores ávidos de verlo.

Leonardo da Vinci no tardó en dar muestras de su inigualable talento como inventor en Florencia. En 1502, Cesare Borgia lo contrató como ingeniero militar, trabajo que mantendría por los próximos dos años. Entre sus invenciones de esta época destaca una máquina para volar parcialmente basada en la fisionomía de un murciélago. Un manuscrito titulado Códice de vuelo de los pájaros escrito en 1505 demuestra que Da Vinci estaba sumamente interesado en la aeronáutica.

La Mona Lisa de Leonardo da Vinci

En 1503, Leonardo da Vinci empezó a trabajar en la Mona Lisa, un cuadro que mostraba la enigmática sonrisa de una joven. La pintura se transformó en la obra más aclamada del artista y, probablemente, en el cuadro más popular de la historia. Da Vinci continuaría perfeccionando el retrato por el resto de su vida en busca de la perfección absoluta. Llevó la obra consigo hasta Milán en 1506, cuando fue convocado por el gobernador francés que regía en aquella ciudad.

TAMBIÉN DEBES SABER...
La misteriosa identidad de la mujer que inspiró la Mona Lisa ha sido tema de debate durante siglos. Mientras que algunos señalan que era una joven adinerada de Florencia llamada Gioconda, otros argumentan que se trataba de la princesa Isabel de Nápoles. Algunos incluso especulan que podría tratarse de Salai vestido de mujer.

De vuelta en Milán, Leonardo da Vinci empezó a trabajar para los líderes franceses que habían tomado control de la ciudad años atrás. Recibió comisiones por parte del rey Luis XII y el mariscal Carlos II de Amboise de Chaumont, quienes le encargaron trabajar en retratos y estatuas conmemorativas. Aunque la tensa situación a nivel político que experimentaba Italia durante aquellos años le dificultó a Da Vinci culminar estos proyectos, tuvo libertad para seguir desarrollando investigaciones en áreas como la anatomía y la hidráulica.

Artista reconocido

A partir de 1508, Leonardo da Vinci empezó a acoger a nuevos pupilos, quienes pasaban la mayor parte del tiempo en la casa de su maestro. Da Vinci, quien no marcaba diferencias entre el arte o la ciencia, disminuyó notablemente su producción en cuadros debido a las dificultades para conseguir implementos. En su lugar, continuó llenando sus cuadernos con nuevas ideas y transmitiéndole sus conocimientos a sus alumnos. Sin embargo, la inestabilidad política en Milán se había tornado insostenible.

Cuando Leonardo da Vinci escogió mudarse a Roma en 1513, sus pupilos decidieron seguirlo. El maestro viajó a la capital junto con Salai y tres aprendices. Al llegar contaron con un gran recibimiento por parte de Juliano de Medici, hermano del papa León X.  Juliano le ofreció al artista y a sus estudiantes una residencia dentro del Vaticano con la condición de que examinara planos y aprobara futuros proyectos de la Iglesia. Progresivamente, Da Vinci se fue ganando un lugar entre figuras sumamente influyentes.

Muerte en Francia

Para 1515, Leonardo da Vinci se había convertido en uno de los artistas favoritos de la familia Medici. Durante una reunión con el rey Francisco I de Francia, el papa León decidió permitirle ir a trabajar para el monarca temporalmente. Francisco había visto algunas de las obras del artista y Da Vinci estaba emocionado por recoger inspiración de nuevos destinos. Ese mismo año, se mudó al castillo de Clos-Lucé, una edificación ubicada muy cerca del palacio real en Indre y Loira, Francia.

No ha existido jamás un hombre que supiera tanto como Leonardo da Vinci. Incluso si dejas de lado sus excepcionales habilidades como pintor, escultor o arquitecto, encuentras a un hombre de una filosofía absolutamente brillante.Francisco I.

Durante sus años en Francia, Leonardo da Vinci era frecuentemente visitado por el rey Francisco, quien le encargó diseñar los planos de un pueblo que se ubicaría alrededor de su palacio. Sin embargo, la salud de Da Vinci empezó a deteriorarse después de sufrir varios infartos y su mano derecha quedó paralizada. Murió el 2 de mayo de 1519 a los 67 años de edad y fue enterrado en el castillo de Amboise.

¡En este vídeo podrás conocer las 20 creaciones más importantes de Leonardo da Vinci!:

Otras biografías recomendadas:

Esperamos que tus conocimientos sobre la historia del arte se hayan expandido con la biografía de Leonardo da Vinci. Si deseas leer artículos similares, ¡entra a la sección de ➽➽➽ Biografías: Artistas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *