Saltar al contenido

Biografía de Rafaela Herrera

Además de ser sinónimo de coraje y rebeldía, Rafaela Herrera (1742-1805) es una de las figuras históricas más destacadas de Centroamérica. Es recordada por haber hecho gala de una insuperable valentía durante la batalla del río de San Juan, cuando luchó a muerte para defender el Castillo de la Inmaculada Concepción ante la arremetida de las fuerzas británicas. Conoce más sobre la vida de esta temeraria mujer, catalogada heroína nacional de Nicaragua, en la biografía de Rafaela Herrera.

Biografía de Rafaela Herrera resumen

Entrenamiento militar

Rafaela de Herrera y Torreynosa nació el 6 de agosto de 1742 en el virreinato de Nueva Granada, territorio que más tarde sería Colombia. Vino al mundo como la hija ilegítima del teniente coronel José de Herrera y Sotomayor y Felipa Torreynosa, una criolla que nunca fue reconocida como la verdadera madre de la pequeña. Pasó su infancia en la ciudad de Cartagena junto a María Felipe de Uriarte, la esposa de José de Herrera, mientras su padre participaba en distintos conflictos bélicos.

Cuando el padre de Rafaela Herrera visitaba Cartagena se dedicaba a impartir entrenamiento militar a su hija. Sus enseñanzas incluían lecciones desde el correcto manejo del cañón hasta conceptos como el patriotismo, el honor y la fe. Eventualmente, José de Herrera fue designado como comandante a cargo del Castillo de la Inmaculada Concepción en Nicaragua. Una vez se completaron los preparativos necesarios, la joven y su padre dejaron Nueva Granada en el año de 1753.

Vida en Nicaragua

Rafaela Herrera pasó su adolescencia en Nicaragua, en donde fue educada por su padre y diversos profesores pagados por la Corona. Al cumplir los 18 años, la joven ya contaba con un amplio conocimiento en el ámbito militar, por lo que entendía la importancia estratégica del espacio geográfico que su padre defendía. Durante inicios de la década de 1760, Herrera asistió a distintas reuniones dirigidas por el gobernador Melchor Vidal de Lorca y Villena, en las cuales se presagiaba la amenaza de una invasión británica.

A mediados del año 1762, el ejército británico comenzó a ganar dominio de diversos territorios no protegidos a lo largo de Nicaragua. Durante su arremetida, los ingleses quemaron poblados españoles y capturaron a algunos prisioneros. Herrera estuvo a punto de ser enviada a frustrar el envío de prisioneros a Jamaica para ser vendidos como esclavos, pero a último minuto el gobernador ordenó que permaneciera en Granada, ciudad en donde se ubicaba el Castillo de la Inmaculada Concepción.

Rafaela Herrera en la batalla del Río de San Juan

Con la amenaza británica en camino, el panorama empeoró cuando el padre de Rafaela Herrera enfermó. El comandante José de Herrera, superior y principal maestro de su hija, murió el 15 de julio de 1762, apenas unos días antes del presagiado ataque inglés. En el lecho de muerte de su padre, Herrera prometió defender el Castillo de la Inmaculada Concepción aunque le costara la vida. Once días después, tal como se esperaba, un pelotón de exploración atacó el pueblo de Granada.

En cuanto el ejército británico se enteró de la muerte de José de Herrera, enviaron a un mensajero para solicitar la rendición de los españoles. Cuando el general a cargo estaba a punto de entregarse, Rafaela Herrera intervino. Motivada por la promesa hecha a su padre, le pidió a su superior reconsiderar la decisión e incentivó a los soldados a tomar posiciones de combate. El resto del pelotón obedeció y cerró las puertas del castillo.

¿Es que acaso el miedo los ha hecho olvidar nuestra responsabilidad? No hablo de un deber impuesto por la monarquía o nuestros superiores. Hablo de la responsabilidad de defender a nuestra provincia y a nuestras familias. Hablo del deber impuesto por nuestro honor.Rafaela Herrera.

En respuesta a la negativa de los españoles, el comandante del ejército británico se posicionó frente al castillo junto a un grupo de soldados con el fin de intimidar a los defensores. Rafaela Herrera, quien había recibido un excelente entrenamiento en artillería por parte de su padre, disparó una bala de cañón que mató en el acto al comandante enemigo. Esta acción despertó la ira de los ingleses, quienes se lanzaron al ataque y dieron inicio a la batalla del río de San Juan.

Victoria y últimos años

Durante los próximos días, Rafaela Herrera y el teniente Juan de Aguilar comandaron al  ejército español en un brutal enfrentamiento contra los ingleses. Cada nueva acción de los británicos era desactivada por los inteligentes movimientos estratégicos de Herrera y los defensores. Finalmente, el 3 de agosto de 1762, el pelotón atacante se retiró y admitió la derrota. De esta manera, el regimiento español logró ganar una batalla en la que, en principio, contaban con 1000 soldados menos que los rivales.

¿SABÍAS QUE...?
Durante la batalla del río de San Juan, Rafaela Herrera ató sábanas bañadas en alcohol a troncos. Posteriormente, les encendió fuego y dejó que la corriente los llevara hasta los barcos enemigos para causar un incendio. Este tipo de acciones arriesgadas y brillantes la convirtieron en una heroína especialmente recordada.

El hecho de ser una mujer le impidió a Rafaela Herrera continuar escalando posiciones dentro del ejército. Pasó el resto de su vida en Granada, en donde se enamoró de un comerciante llamado Pablo Mora, con quien se casó en 1771. Dio a luz a un total de cinco hijos del señor Mora, quien murió poco después del nacimiento del último. Durante los próximos años, Herrera y su familia enfrentaron terribles condiciones de pobreza.

En noviembre de 1781, el rey Carlos III emitió un decreto que le concedía a Rafaela Herrera una pensión de por vida y una casa en Granada. La pensión le fue otorgada en honor a sus heroicas acciones en defensa de los intereses de la Corona. Haciendo uso de esta ayuda económica, Herrera vivió cómodamente junto con sus hijos hasta el día de su muerte, un 30 de mayo de 1805.

Otras biografías recomendadas:

Esperamos que te haya resultado interesante la biografía de Rafaela Herrera, ¡porque a nosotros nos encantó redactarla para ti! Si quieres leer más artículos similares, accede a la sección de ➽➽➽ Biografías: Personajes históricos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *