Biografía de Roberto Bolaño

Roberto Bolaño (1953-2003) fue un autor imprescindible de la narrativa hispana. Ganador del XI Premio Rómulo Gallegos por su novela Los detectives salvajes, considerada de gran importancia para la literatura contemporánea. Su éxito le siguió después de la muerte: la novela póstuma 2666 fue condecorada con el Premio del Círculo de Críticos Nacional del Libro en Estados Unidos. La biografía de Roberto Bolaño te invita a saber más acerca de este escritor, cuya muerte, a los cincuenta años, significó una pérdida para la literatura.

Biografía de Roberto Bolaño resumen

Infancia lejos de Chile

Roberto Bolaño nació en Santiago de Chile el 23 de abril en 1953. Sus padres, uno chófer y la otra profesora, tuvieron que mudarse a distintas ciudades: desde Viña del Mar hasta el pueblo de Los Ángeles, en la Región del Biobío. Por esta razón, Bolaño cursó la primaria en diversos colegios, donde empezó a jugar al fútbol cuando cumplió los diez años. A esa edad, trabajó como boletero en la misma estación de autobuses que su padre.

Cuando tenía quince años, su familia se radicó en la capital de México. Allí, se enamoró de la literatura mientras continuaba sus estudios secundarios. Él pasaba horas leyendo en las bibliotecas y sus lecturas alimentaban su deseo de ser escritor. Comenzó a escribir poemas, los cuales, debido a su carácter autocrítico, reescribía y corregía insaciablemente. Desde joven, no se consideró un gran escritor ni pensó que su obra marcaría un antes y un después en la literatura. Con cierta humildad, Bolaño se consideraba un «simple lector que escribe».

Abandonó los estudios para dedicarse a su pasión: la literatura. Bolaño sabía las dificultades económicas que conllevaban tal decisión, así que, a sus escasos diecisiete años, trabajó en una tienda como vendedor de lámparas y escribió artículos para un periódico local de baja remuneración.

Roberto Bolaño, el infrarrealista

A inicios de los años setenta, se realizaron varios talleres literarios en las universidades de México. Éstos limitaban la creatividad debido a una percepción academicista sobre el estudio de la literatura y «la verdadera cultura». Bolaño, que nunca retomó los estudios, se interesó por lo anticonvencional; por aquello que estaba en el terreno de lo marginal. Así, desarrolló una actitud contestataria y crítica hacia poetas que permanecían en el molde de lo socialmente aceptado, llegando, incluso, a boicotear recitales y eventos de esta índole. Para Bolaño, la literatura no era ajena a la propia experiencia, y debía servir como una ventana para mostrar otras realidades.

NOTA
En 1973, regresó a Chile para defender las reformas de Salvador Allende. Recorrió Latinoamérica por carretera y tuvo la mala suerte de llegar días antes del golpe de Estado de Pinochet. Bolaño fue encarcelado por ocho días sin saber si iba a sobrevivir. Sin embargo, fue liberado y exiliado a México gracias a las mediaciones de un funcionario que lo reconoció del colegio.

Roberto Bolaño revolucionó la escena literaria mexicana. Fundó en 1975, junto al poeta Mario Santiago, un movimiento poético llamado infrarrealismo, que servía para criticar y oponerse a las maneras en la que era tratada la literatura por los académicos. Esta corriente literaria fue de gran influencia en sus obras, donde la marginalidad y el fracaso de las utopías son de carácter central. También, durante estos años, publicó sus primeros poemarios: Gorriones cogiendo altura (1975) y Reinventar el amor (1976).

Los trabajos en España

En 1977, Bolaño trabajó en distintos oficios mientras que realizaba un viaje en el que recorrió Europa y parte de África. Cuando llegó a Barcelona en 1978, consiguió trabajo como vigilante nocturno y alquiló una habitación de un viejo edificio, provisto de un baño comunal. A pesar de las carencias económicas, nunca dejó su verdadero oficio: la escritura. Por esa época, estuvo desarrollando la novela de narrativa experimental Amberes (2002).

NOTA
En épocas de desempleo, Bolaño se dedicó al robo de libros, tanto de tiendas como de las bibliotecas de sus amigos.

En los años ochenta, Roberto Bolaño se mudó a Gerona y participó en varios concursos literarios municipales por el dinero que ofrecían. En 1984, ganó su primer reconocimiento con el Premio Ámbito Literario de Narrativa, por la novela Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, escrita junto a A. G. Porta.

Roberto Bolaño se residenció en Blanes y consiguió empleo en la tienda de bisutería de su madre. En 1985, se casó con Carolina López, con quien llevaba cuatro años de noviazgo, y en 1990, nació su primer hijo, Lautaro. Al convertirse en padre, Bolaño decidió dedicarse exclusivamente a la narrativa, por ser un género mucho más rentable que la poesía.

NOTA
Roberto Bolaño trabajaba hasta en cinco proyectos a la vez. Su ritual de escritura consistía en música rock, muchos cigarrillos y suficientes tazas de café para mantenerse despierto.

La escritura constante

Roberto Bolaño aún no cumplía los cuarenta cuando es afectado por una grave enfermedad degenerativa: insuficiencia hepática. Sabiéndose acechado por la muerte, escribió de forma obsesiva. En menos de una década, Roberto Bolaño publicó más de diez obras, sin contar los artículos que escribía para la prensa. Con las novelas La pista de hielo (1993), Literatura nazi en América y Estrella distante (1996), obtuvo excelentes críticas y un contrato exclusivo con el editor Jorge Herralde para publicar para la editorial Anagrama.

NOTA
En 1997, ganó el Premio Municipal de Santiago por su libro de cuentos Llamadas telefónicas, y se le fue otorgado el Premio Literario San Sebastián por el cuento «Sensini», dedicado al escritor Antonio Di Benedetto.

Pero su mayor reconocimiento será gracias a la novela Los detectives salvajes (1998), basada en sus experiencias con el grupo de poetas infrarrealistas, cuyos protagonistas, Ulises Lima y Arturo Belano, son alter egos del poeta Mario Santiago y de Roberto Bolaño.

Esta apuesta narrativa le otorgó el Premio Herralde de Novela 1998 y el XI Premio Rómulo Gallegos en 1999, con el cual recibió una suma de 60.000 dólares. Mientras que, en Chile, sumó el Premio del Consejo Nacional de Libro y el Premio del Círculo de Críticos de Artes. Ante esto, Los detectives salvajes fue traducida a distintos idiomas, y el nombre de Roberto Bolaño alcanzó fama internacional.

Roberto Bolaño: una dura despedida

La enfermedad de Roberto Bolaño fue empeorando progresivamente. Su única esperanza era conseguir un trasplante. Al borde de la muerte, Bolaño pensó en su familia; él quería dejar una serie de libros para que ellos pudieran vivir de su obra. Por esta razón, pospuso la operación y se dedicó a escribir distintos proyectos, entre los que destacan la novela 2666 (2004), de más de mil páginas y El gaucho insufrible (2003), un libro de cuentos que, ya gravemente enfermo, entregó a su editor Jorge Herralde.

El 15 de julio de 2003, fallece después de haber pasado diez días en coma, esperando un hígado que nunca llegó. Dejó los derechos de su vasta producción literaria a su esposa y a sus dos hijos, Lautaro y Alexandra. Varios de sus proyectos, como El tercer Reich (2010) y El espíritu de la ciencia-ficción (2016), fueron publicados póstumamente.

Ante su partida, se realizaron distintos homenajes, tanto en España como en Chile. El poeta Nicanor Parra, ídolo de Roberto, dijo a razón de su muerte: «Nosotros le debemos un hígado a Bolaño».

A veces, el libro más popular un escritor, no es necesariamente tu favorito, ni el de mejor calidad, y tampoco el que capta toda su esencia artística. ¿Qué tal si vemos la opinión de un lector empedernido sobre Los detectives salvajes?:

Otras biografías recomendadas:

Si te ha gustado la biografía de Roberto Bolaño, seguramente también te lo pasarás increíble leyendo nuestra sección de ➽➽➽ Escritores.
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*