Nunca habrá otra igual, su voz celestial y perfecta

Responder