Biografía de Diego Rivera

Es conocido mundialmente por su afamado amor con una de las pintoras más emblemáticas de México, Frida Kahlo, quien revolucionó el concepto de feminismo y cambió la historia de la humanidad. ¿Deseas conocer un poco más sobre la biografía de Diego Rivera? Aquí la podrás disfrutar.

Biografía de Diego Rivera resumen 

Era un 8 de diciembre de 1886. Los Rivera se disponían a tener a su hijo, Diego Martín de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez, quien iba a ser abortado al igual que su hermano gemelo, pero no se logró.

Su ciudad natal, Guanajuato, lo vio crecer, pero sus deseos por comenzar una nueva vida lo llevaron al Distrito Federal, para estudiar en la Academia de San Carlos, en contra de los deseos de su padre, Diego Rivera, quien quería que ingresara en la Academia Militar.

El talento de Diego Rivera era muy notable, por lo que recibió una beca del Secretario de Educación, Justo Sierra, y el gobernador de Veracruz, Teodoro Dehesa, que le permitieron viajar a Europa para estudiar obras insignes como Goya, El Greco y Brueghel.

Un amor europeo 

En 1909 Diego Rivera se trasladó a la ciudad del amor, París, para seguir sus estudios. Allí conoció a Angelina Petrovna Belova, mejor conocida como Angelina Beloff, una pintora rusa con quien mantuvo una relación que duró 10 años.

Angelina Beloff era mayor que Diego Rivera. Ella tenía 29 años de edad, mientras que él tenía 23. Se conocieron durante un encuentro en Brujas cuando una amiga en común los presentó.

NOTA
Diego Rivera no hablaba bien el francés y Angelina Beloff no entendía el español. Pese a la barrera del idioma, ambos comenzaron a verse más a menudo.

En sus escritos, Beloff indicó que Diego Rivera era un pobre estudiante que no sabía mucho del mundo, sin embargo, ella empezó a amarlo realmente

Diego Rivera y Angelina Beloff se casaron en París, después de una estadía corta en México del pintor. Ambos tuvieron un hijo que llamaron Miguel Ángel, quien nació en agosto de 1916. 

En 1917,  su hijo murió de una bronquitis que se originó por el penetrante frío parisino.

Una hija no reconocida 

Diego Rivera tuvo una hija fruto de su relación amorosa con Marievna Vorobieva-Stebelska, la cual se llamó Marika Rivera.

Él nunca aceptó públicamente que era suya, pese a que llevaba su apellido y que la mantuvo económicamente durante toda su vida.

NOTA
Diego Rivera nunca tuvo una relación cercana con su hija. Una vez, la madre de la entonces niña, le mandó un retrato de ella para que la pintara y así lo hizo. Marika emocionada le pide a su padre que se lo mande, pero en cambio, le envió un dinero que no le había solicitado.

Cuando el pintor estaba en el lecho de su muerte, le pidió a su hija que viajara a México para que se reconciliaran, pero ella se negó fervientemente a tal petición.

Referencia del arte mexicano 

Diego Rivera comenzó a pintar su primer mural en enero de 1922, con ayuda de Carlos Mérida, Jean Charlot, Xavier Guerrero y Amado de la Cueva. Su centro de operaciones era el interior del Anfiteatro Simón Bolívar, de la Escuela Nacional Preparatoria, que en ese entonces se llamaba la Universidad Nacional de México.

Este primer mural se denominó La Creación, cuyo tema central era la formación de la raza mexicana. La figura protagonista era la de un hombre que nace del árbol de la vida.

A partir de ese momento, Diego Rivera comienza a ser una referencia para el arte mexicano y latinoamericano.

Un nuevo amor 

Era diciembre de 1922, cuando Diego Rivera se casó con Guadalupe Marín, quien también fue conocida como La Gata Marín. Con ella tuvo dos hijas que fueron Lupe, nacida en 1924, y Ruth, nacida en 1926.

Ambos contrajeron nupcias tanto en lo civil como en lo eclesiástico. El matrimonio se llevó a cabo en el Templo de San Miguel, ubicado en Guadalajara.

Cinco años duró su unión, debido que decidieron separarse en 1927, antes que Diego Rivera quisiera irse a Rusia para asistir a la celebración de los 10 años de la Revolución de Octubre, que se trató del alzamiento del máximo líder del Partido Bolchevique, Vladimir Ilich Ulianov Lenin.

El comunismo como forma de vida 

Diego Rivera siempre se vio seducido por el comunismo. Por tal motivo, se convirtió en uno de los fundadores de la Unión de Pintores, Escultores y Artistas Gráficos Revolucionarios de su país, en el año 1922.

En esa época se afilió al Partido Comunista Mexicano, con el cual se lanzaría a la precandidatura de la Presidencia de la República. Años después, sería expulsado del mismo.

Un matrimonio afamado

Diego Rivera se casó por tercera vez con la pintora mexicana, Frida Kahlo, en 1929. La relación entre ambos fue catalogada como tormentosa.

Ambos se conocieron en 1922, cuando él estaba pintando en el auditorio de la Escuela Nacional Preparatoria, donde ella estudiaba. Frida Kahlo tenía 15 años y él, 36.

NOTA
Años después, cuando Frida se recuperó de un aparatoso accidente que la animó a pintar, le llevó sus cuadros a Diego Rivera, el cual quedó impresionado con su talento.

Diego Rivera cometió la peor de las infidelidades. Se acostó con la hermana de Frida, Cristina Kahlo, lo que hizo que la pintora se sumergiera en una profunda depresión.

A partir de ese momento, ambos decidieron estar juntos en una relación abierta, en el que los dos pudiesen hacer con su vida lo que quisieran.

Sus intentos fracasaron y, en 1939, se divorciaron, aunque nunca perdieron el contacto. No podían estar juntos pero tampoco separados.

La relación siempre fue enfermiza y posesiva. Ambos tenían que estar al lado del otro porque sí. En 1940, cuando la salud de la pintora estaba en su etapa más crítica, Diego Rivera le propuso nuevamente matrimonio, y ella aceptó con la condición de que vivieran separados y no tuvieran intimidad.

NOTA
Se casaron nuevamente el 8 de diciembre de 1940, en el cumpleaños de Diego Rivera.

Estuvieron casados hasta la muerte de Frida Kahlo en 1954, en donde Diego Rivera aseguró que lo más maravilloso que le había pasado en su vida era el amor que sentía por ella.

Obras que revolucionaron al mundo 

Diego Rivera realizó diversas obras que supusieron una revolución: Sueño de una tarde dominical en Alameda Central, el Canto General, el mural en el Palacio Nacional y el mural en el Palacio de los Insurgentes.

Sueño de una tarde dominical en Alameda Central fue una de sus obras más influyentes, que realizó en el entonces recién constituido Hotel del Prado, ubicado en la Ciudad de México.

En 1950 ilustró el Canto General de Pablo Neruda, por el que ganó el Premio Nacional de Ciencias y Artes de México.

Tres años después, en 1953 creó una de sus obras más grandes, la cual se encuentra en el Palacio de los Insurgentes. Ésta tiene un amplio significado histórico, debido a que las imágenes allí plasmadas representan una parte importante de la vida de México.

La muerte de un grande 

Diego Rivera murió el 24 de noviembre de 1957 en San Ángel, una localidad ubicada al sur de Ciudad de México.

Su deceso se debió a una insuficiencia cardíaca. Su cuarta y última esposa, Emma Hurtado, permaneció al lado del pintor hasta el día de su fallecimiento.

En este vídeo vas a ver todos los amores que tuvo Diego Rivera a lo largo de su vida:

Otras biografías recomendadas:

La biografía de Diego Rivera es una de las más apasionantes que he tenido la suerte de escribir. Conoce otras en nuestro apartado de ➽➽➽ Artistas.
Compártelo con tus amigos!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*