Biografía de Diego Velázquez

Pocos artistas del periodo conocido como Siglo de Oro fueron tan influyentes como Diego Velázquez (1599-1660). En vida, su inigualable talento lo llevó a ser el pintor principal de la corte del rey Felipe IV de España, en donde destacó por plasmar en el lienzo hermosos y elaborados retratos. Gracias a su importante legado, distintos artistas le han rendido tributo a lo largo de la historia. Prepárate para conocer todo sobre este legendario pintor español en la biografía de Diego Velázquez.

Biografía de Diego Velázquez resumen

Una joven promesa

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez fue bautizado el 6 de junio de 1599 en Sevilla. Su padre fue un notario de nombre Joao Rodríguez de Silva y su madre una costurera llamada Jerónima Velázquez. Desde muy joven mostró dotes artísticas, por lo que su padre lo llevó con Francisco Pacheco, un reconocido pintor y profesor de Sevilla. Pacheco tomó al pequeño como su aprendiz y, cuando el joven cumplió 19 años, aceptó que se casara con su hija, Juana Pacheco.

Entre las primeras obras de Diego Velázquez destacan La educación de la virgen y Vieja friendo huevos. Éstas y otras pinturas —en las cuales se puede apreciar su elaborada técnica realista— le ayudaron a ganar una importante reputación dentro de Sevilla. Gracias a la fama adquirida, fue invitado a Madrid en 1622 por el rey Felipe IV. El monarca se prestó a ser retratado por Velázquez y quedó satisfecho con el resultado, por lo que le ofreció mudarse a la capital con su familia.

¿SABÍAS QUE...?
El rey Felipe IV quedó tan feliz con su retrato que le prometió a Diego Velázquez que nunca dejaría que ningún otro pintor lo retratara. Además, sacó de circulación todos los retratos que existían de él hasta la fecha.

Gracias al buen recibimiento con el que contó su retrato de Felipe IV, Diego Velázquez se volvió empleado de la realeza en 1624. Continuó escalando posiciones dentro de la división cultural de la corte real a través de pinturas como La imposición de la casulla a San Ildefonso y El triunfo de Baco. El prestigio que había ganado el pintor llevó a Felipe a concederle un viaje de año y medio a Italia, en donde Velázquez consideraba que podría aprender lo necesario para continuar mejorando.

Pintando en Italia

Durante su primer viaje a Italia, Diego Velázquez visitó Venecia, Ferrara, Bolonia y Roma. Además, pintó cuadros como La túnica de José y Estudio para cabeza de Apolo, los cuales demostraban su interés por inmortalizar eventos o personajes históricos. Una vez culminó su travesía, regresó a Madrid, en donde se dedicó a retratar al hijo de Felipe IV que había nacido durante su ausencia. Sus retratos del príncipe Baltasar Carlos son considerados algunos de sus trabajos más memorables.

TAMBIÉN DEBES SABER...
En la década de 1640, Diego Velázquez pintó Venus del espejo. Como ya era común en él, Velázquez retrató a la diosa desnuda de una manera mundana y despojada de su estatus. De no ser por sus conexiones con la realeza, el pintor podría haber sido encarcelado por la Inquisición debido a este tipo de obras.

A finales de 1649, Diego Velázquez partió nuevamente a Italia. En esta ocasión, el rey le había asignado la misión de comprar obras de arte para el palacio. Velázquez cruzó buena parte del territorio italiano mientras seleccionaba y compraba pinturas. Al llegar a Roma, retrató al papa Inocencio X, lo que constituyó una de sus obras más importantes. La pieza muestra una combinación entre el estilo agresivo que el pintor había desplegado en su juventud y los trazos más delicados de sus años en Madrid.

Obras del más alto nivel

La historia relata que, como un calentamiento antes de pintar al papa, Diego Velázquez retrató a Juan de Pareja, su asistente personal y esclavo asignado por el rey. El retrato de Pareja es considerado una de sus mejores obras, quizás por encima de la pintura de Inocencio X. Poco después de que el retrato viera la luz, Velázquez relevó a Pareja de sus funciones y lo puso en libertad como agradecimiento por haber posado para él.

Preferiría ser el mejor pintando escenarios y situaciones cotidianas… que el segundo mejor pintando situaciones complejas o elaborados conflictos. Diego Velázquez.

Después de haber seleccionado más de trescientas esculturas y pinturas para el palacio, Diego Velázquez viajó de regreso a Madrid en 1651. Sin poder retratar más al príncipe, quien había muerto en 1646, se dedicó a pintar a Mariana de Austria, la nueva esposa del rey. Aunque sus retratos de Mariana muestran claramente la evolución de su estilo a partir de su segundo viaje a Italia, sería Margarita de Austria, una de las infantas, su inspiración para pintar su obra maestra.

Las meninas y la muerte de Diego Velázquez

De acuerdo a los registros, Diego Velázquez culminó Las meninas, considerada por muchos su pintura más importante, en 1656. Felipe IV le había ordenado pintar a Margarita, su primera hija con Mariana de Austria. Sin embargo, el pintor terminó optando por incluir a distintas meninas —las sirvientas de Margarita— en el cuadro junto con la infanta. La obra muestra el reflejo del rey y la reina en un espejo ubicado al fondo de la habitación, aunque no queda claro de dónde proviene.

DATO CURIOSO
Las distintas interpretaciones que ha recibido Las meninas a lo largo de los años son objeto de controversia. Algunos expertos señalan que Velázquez buscaba reflejar la importancia de la figura femenina en la monarquía a través de Margarita, mientras que otros concluyen que es un presagio de la caída del Imperio español.

En 1660, Diego Velázquez fue asignado como encargado de la decoración de la boda de la infanta María Teresa con el rey de Francia. La ceremonia fue un éxito y los invitados quedaron cautivados con los arreglos de la capilla. Velázquez no pudo disfrutar de las recompensas de un trabajo bien hecho, debido a que cayó enfermo después de regresar y murió el 6 de agosto de 1660, tras haber sufrido una fiebre alta. Su esposa, Juana Pacheco, murió apenas cuatro días más tarde, víctima del mismo virus.

¿Quisieras escuchar una breve explicación sobre el misterio tras Las meninas? Entonces no te pierdas el siguiente vídeo:

Otras biografías recomendadas:

La historia de las artes plásticas, si duda, estaría incompleta sin la biografía de Diego Velázquez. Si estás de acuerdo, ¡continúa desarrollando tu cultura artística en la sección de ➽➽➽ Biografías: Pintores y escultores!

Leave a Reply