Biografía de John Locke

John Locke (1632-1704) es sinónimo de trascendencia. Este destacado filósofo fue el primero en definir la identidad como una continuidad de la conciencia y fue el responsable de establecer conceptos que, hasta el día de hoy, explican perfectamente cómo nos percibimos a nosotros mismos. Posteriormente, sus ideas y postulados fueron claves para el desarrollo de la epistemología e incluso impulsaron importantes sucesos a nivel político. En la biografía de John Locke conocerás más sobre uno de los padres del empirismo.

Biografía de John Locke resumen

Intelecto insaciable

John Locke nació el 29 de agosto de 1632 en el pueblo de Wrington, al suroeste de Inglaterra. Fue el único hijo —del que se tengan registros— entre Agnes Keene y John Locke, una pareja de puritanos que posteriormente se mudó a Pensford en busca de mejores condiciones de trabajo. A los 15 años fue enviado a la prestigiosa Escuela de Westminster en Londres, gracias a las influencias de un amigo de su padre.

Durante sus años en Westminster, John Locke desarrolló un profundo amor hacia el estudio y la lectura. Después de graduarse pidió ser admitido en la Universidad de Oxford y logró ingresar a los 20 años. A pesar de ser un estudiante brillante, Locke se encontraba en desacuerdo con el contenido de las materias impartidas en la institución. El joven prefería estudiar el trabajo de filósofos como René Descartes, una figura que generaba controversia entre los católicos de la época.

Educación de primer nivel

John Locke consideraba que los intelectuales de Oxford exponían sus conocimientos bajo posturas demasiado conservadoras, ya que evitaban a toda cosa cuestionar corrientes de pensamiento establecidas. En busca de nuevos desafíos intelectuales, empezó a investigar sobre medicina y distintas ideologías que contrastaban con algunas creencias cristianas. Simultáneamente, recopiló y leyó exhaustivamente los ensayos de la época que exploraban temas como la lógica y la metafísica.

NOTA
El padre de John Locke fue capitán durante la guerra civil inglesa y mantenía excelente relación con el gobierno. Los contactos de su padre le permitieron a Locke contar con una educación verdaderamente sobresaliente, una oportunidad que el joven no desaprovechó.

Después de graduarse de Oxford, en 1656, John Locke continuó sus estudios y obtuvo un doctorado en Arte en la misma institución. Su excelente desempeño como estudiante lo llevó a entablar una buena relación con sus profesores, quienes le extendieron ofertas de trabajo tras graduarse. Eventualmente, él mismo se desempeñó como tutor durante los años 60. Simultáneamente, empezó a trabajar con la Real Sociedad de Londres, una agrupación científica enfocada al desarrollo de las ciencias naturales.

John Locke y la medicina

Finalmente, en 1668, se unió a la Real Sociedad de Londres como miembro oficial y, poco después, comenzó a estudiar medicina en Oxford. Para entonces, John Locke comenzaba a mezclarse con personalidades de gran renombre de la época. Su vida como miembro de la alta sociedad lo llevó a desarrollar una cercana amistad con Anthony Ashley Cooper, quien más tarde se convertiría en una destacada figura política y sería conocido como Lord Ashley, conde de Shaftesbury.

¿SABÍAS QUE...?
Durante sus años en Oxford y como miembro de la Real Sociedad de Londres, John Locke tuvo la oportunidad de trabajar con figuras de la talla de Robert Hooke, Thomas Willis y Robert Boyle, quienes posteriormente estarían detrás de valiosos aportes al mundo de la ciencia.

Aún como estudiante, John Locke fue contratado por Lord Ashley para ser su médico personal, debido a que el conde estaba enfrentando una delicada infección en el hígado. Esto lo obligó a mudarse a Londres para permanecer cerca de Ashley en todo momento. No recibiría su título de médico hasta 1674, cuando ya llevaba años trabajando para el conde. Una vez que el político se convirtió en canciller, Locke pasó a ser su secretario de presentaciones.

Influenciado por grandes figuras

Las visiones políticas de Lord Ashley influenciaron en gran medida a John Locke y le generaron interés por estudiar las relaciones entre las distintas partes que componen a la sociedad. Mientras trabajaba como médico del conde, Locke tuvo la oportunidad de conocer a Thomas Sydenham, quien lo empujó a reflexionar sobre el pensamiento filosófico y los efectos que tiene el entorno sobre el ser humano.

En 1670, la infección de hígado de Lord Ashley empeoró. John Locke tuvo que utilizar todos sus conocimientos sobre medicina y reunir el esfuerzo de varios intelectuales en el área para poder realizar exitosamente una de las primeras cirugías de hígado de las que exista registro. La operación, a pesar de ser sumamente riesgosa para la época, resultó un éxito. Ashley se recuperó completamente y en distintas ocasiones le agradeció públicamente a Locke por haberle salvado la vida.

John Locke y sus ideales vanguardistas

Mientras crecía la influencia de Lord Ashley a lo largo de la década de 1670, John Locke se involucró aún más en la política. Simultáneamente, continuó ampliando sus conocimientos en el área de la medicina y fungió como médico personal de figuras importantes de la época, lo que lo llevó a viajar por distintos países. Después de regresar a Inglaterra, en 1679, Locke estudió el auge político de la nación para escribir Dos tratados sobre el gobierno civil.

Considero que John Locke es uno de los hombres más importantes que jamás existió. Sin ninguna duda, fue fundamental en el establecimiento de las bases de las superestructuras que han sido construidas en las ciencias físicas y morales.Thomas Jefferson.

John Locke estuvo estrechamente relacionado con el Partido Whig, un movimiento liberal fundado por Lord Ashley cuyas ideas se oponían a la monarquía. A pesar de que no era un miembro activo de la coalición, los postulados de Locke eran considerados sumamente revolucionarios, ya que abarcaban conceptos como los derechos naturales, la separación de la iglesia del estado e incluso la igualdad de género.

Exilio y regreso a las letras

Debido a una investigación que lo implicaba como involucrado en un plan fallido para asesinar al rey, John Locke se vio obligado a huir a Holanda en 1683. Pasó cinco años en el país, lo que le permitió forjar relaciones con distintos intelectuales holandeses de ideales similares. Separado del escenario político inglés, pudo dedicarse a escribir y construyó la estructura principal de todas sus obras que dejarían huella en el futuro.

Tras la revolución de 1688, John Locke pudo regresar del exilio. Ya en Inglaterra, decidió terminar de escribir todas las obras que había estado preparando para lanzarlas en un periodo de tiempo de tres años. El deseo de publicar estos escritos vino de la opinión de Locke de que, debido al complicado escenario social que vivía el país, era necesario establecer un norte a nivel político a través de la filosofía.

Las grandes obras de John Locke

Cartas sobre la tolerancia, Dos tratados sobre el gobierno civil y Ensayo sobre el entendimiento humano fueron publicadas entre 1688 y 1690. A través de estas obras, John Locke trataba temas como las dimensiones de la libertad, las relaciones entre miembros de una sociedad —definidas a través de contratos sociales— y la situación política en Inglaterra. Para cuidarse la espalda, realizó todas las publicaciones de manera anónima.

NOTA
Cartas sobre la tolerancia se destaca por abordar temas que estaban sumamente adelantados a la época. El ensayo expone la incapacidad de los seres humanos para realizar juicios de valor sobre las creencias de otro y señala lo perjudicial de imponer dogmas a través de la violencia o el caos que puede generar la búsqueda de la uniformidad religiosa.

Los intelectuales rebeldes estaban al tanto de que John Locke se encontraba detrás de algunos de los escritos más revolucionarios del momento. En 1690, Lady Masham, una de sus amigas más cercanas, lo invitó a mudarse a su casa en el condado de Essex con el fin de intercambiar ideas. Aunque sus años en casa de Masham estuvieron principalmente marcados por problemas de salud, le sirvieron a Locke para desarrollar Sobre la conducta del entendimiento, un ensayo que sería publicado después de su muerte.

Reconocimiento y legado

El 28 de octubre de 1704, John Locke murió producto de complicaciones respiratorias en Essex. Fue enterrado en el mismo condado, no muy lejos de la casa en donde había vivido por casi 14 años. Aunque aún no se le atribuía la autoría de sus obras, algunas personas que conocían a Locke por su trabajo como médico asistieron a su entierro. Después de su muerte, se publicaron varios ensayos que había escrito durante sus últimos años de vida.

DATO CURIOSO
Gracias a la influencia de Sir Francis Masham, esposo de Lady Masham, John Locke tuvo la oportunidad de intercambiar ideas con intelectuales de la época como John Dryden e Isaac Newton poco antes de fallecer. En las cartas de Locke, se ve reflejado lo mucho que valoró estos encuentros. 

Las obras de John Locke no obtendrían reconocimiento masivo sino hasta casi 100 años después de ser publicadas. En 1773, Dos tratados sobre el gobierno civil fue reimpreso y citado por distintos políticos americanos e ingleses. Asimismo, algunos de los planteamientos de John Locke se ven reflejados en el acta de independencia de los Estados Unidos Ensayo sobre el entendimiento humano fue un elemento clave en el desarrollo de la epistemología moderna.

¡Conoce con mayor profundidad la filosofía de John Locke con ayuda del siguiente vídeo!:

Otras biografías recomendadas:

¿Te ha gustado aprender sobre filosofía con la biografía de John Locke? ¡Excelente!, porque aún tenemos muchas más ➽➽➽ biografías de personajes históricos por ver.

Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*