Biografía de Katharine Hepburn

Katharine Hepburn (1907-2003) fue una actriz estadounidense recordada por ser una de las figuras más insignes de la época dorada del cine hollywoodense. La ganadora de cuatro Premios de la Academia y un Emmy, supo callarle la boca a todos aquellos que alguna vez no confiaron en su talento y la criticaron por su apariencia poco femenina. La biografía de Katharine Hepburn nos vislumbra la historia de una mujer que supo anteponerse a las adversidades para convertirse en una inmortal diva. ¡Sabemos que te encantará!

Biografía de Katharine Hepburn resumen

Katharine Hepburn: una chica de Connecticut nada convencional

La familia de Katharine Hepburn siempre le inculcó la lucha por los derechos de la mujeres. Cuando era pequeña, trabajó junto a su madre en pro del voto femenino, razón por la que sus padres fueron duramente criticados en la entonces conservadora sociedad estadounidense.

NOTA
Contrario a lo que muchos suelen pensar, Katharine Hepburn, no era muy femenina durante su adolescencia. La entonces joven llevaba el cabello corto, le gustaba jugar al golf y se hacía llamar Jimmy.

Su vida dio un giro inesperado cuando encontró a su hermano muerto en un viaje realizado a la ciudad de Nueva York. Al parecer, éste se había suicidado, pero la familia Hepburn nunca admitió tal hecho.

La muerte de su hermano la afectó profundamente, por lo que empezó a tener una actitud errática que llevó a sus padres a contratarle clases privadas. Para honrar a su querido Tom, la entonces joven decidió utilizar la fecha de cumpleaños de él como si fuese suya.

El profundo dolor que sentía Katharine no fue un impedimento para culminar sus estudios secundarios con buenas calificaciones. Tiempo después, ingresó al Bryn Mawr College con la finalidad de cumplir los deseos de su madre, pero ella odiaba estar en ese lugar.

Pese a no estar feliz con la decisión de estudiar en una universidad privada, a Hepburn empezó a gustarle la idea de formar parte del grupo teatral de esa institución. Sin embargo, sus calificaciones eran bastantes bajas, razón por la que no se le permitía actuar en el mismo.

Teatro: una plataforma que no se le dio muy bien

Katharine dejó la universidad definitivamente con la finalidad de hacerse un camino dentro de la difícil industria del entretenimiento, pero su trayecto hacia la fama no sería nada fácil. Al viajar a Baltimore, la entonces novel actriz tuvo que enfrentarse a las duras críticas por su voz chillona y falta de fuerza en escena.

Poco tiempo después, la artista recibió un contrato para participar dentro de The Big Pond, obra de la que fue despedida tras su primera presentación, debido a que habló demasiado rápido como para ser entendida por el público y se tropezó en el escenario.

Pese a los problemas, la intérprete debutó en Broadway el 12 de noviembre de 1928, pero nuevamente la prensa especializada no estuvo a su favor. Tras este tropiezo, la actriz fue contratada para la obra Holiday, a la cual renunció para casarse con Ludlow Ogden Smith, su primer amor.

Una serie de fracasos vinieron consecutivamente, pero la morena de ojos claros nunca decayó, por el contrario, siguió intentando abrirse un camino en la despiadada industria del entretenimiento. Las inseguridades empezaron a surgir, aun así la intérprete audicionó para un papel dentro de la obra de Broadway The Warrior’s Husband, que le dio cierta notoriedad en el circulo teatral neoyorquino.

De Broadway a Hollywood

Tras tener algo de éxito con The Warrior’s Husband, Katharine recibió una llamada de un cazatalentos, quien le brindó la oportunidad de hacer una audición para Doble Sacrificio, película en la que finalmente debutó. Ésta resultó ser un gran éxito de taquilla, razón por la que la entonces poco experimentada actriz recibió un extenso contrato para participar en otras producciones de renombre.

Su siguiente papel la convirtió en toda una estrella hollywoodense al interpretar a Eva Lovelace en la aclamada cinta dramática Morning Glory, por la que recibió su primer Premio de la Academia en la categoría de mejor actriz.

La estrella siguió brillando con la llegada de Little Woman, película que resultó ser un rotundo éxito dentro del público estadounidense. Por este personaje, Katharine Hepburn fue merecedora de un premio como mejor actriz en el Festival de Cine de Venecia.

Después de tener una buena racha comercial, la artista tuvo que enfrentarse al fracaso de producciones como The Lake, The Little Minister y  Spitfire. 

Tras esa serie de derrotas, la hermosa intérprete recibió una llamada para participar en Alice Adams, filme que se centra en la historia de una chica que desea fervientemente tener un lugar privilegiado social y económicamente. Por su magistral interpretación, Hepburn obtuvo su segunda nominación a los Óscar, premio que finalmente se llevó Bette Davis.

De la cima del éxito a la impopularidad

Katharine Hepburn tuvo que enfrentarse al rechazo tras haber sido una de las estrellas de Hollywood más cotizadas. Ésto debido al fracaso comercial de sus películas, su mala actitud hacia los medios de comunicación social y su apariencia poco femenina.

Los contratos eran cada vez menos frecuentes, razón por la que la artista quiso emprender un camino independiente, pero su intentos fueron en vano. Sin embargo, ésto no la derrotó; por el contrario, la impulsó a seguir luchando por sus metas y anhelos.

Decidida a retomar su carrera, la estrella dejó Hollywood para participar en la obra teatral The Philadelphia Story, en donde interpretaba a una mujer frívola llena de complejidades. Esta historia fue adaptada para el cine y se convirtió en uno de los mayores éxitos de 1940, razón por la que Katharine obtuvo su tercera nominación a los Premios de la Academia.

La vida le sonreía a la actriz, quien también obtuvo un rotundo éxito con La Mujer del Año, largometraje que la hizo merecedora de su cuarta nominación al Óscar en la categoría de mejor actriz.

Por esta época, los medios de comunicación social cotilleaban sobre la supuesta homosexualidad de la actriz, pero esta premisa no podía estar más alejado de la realidad. Katharine estaba profundamente enamorada de Spencer Tracy, quien había sido su compañero de reparto en varias películas.

NOTA
Su relación con este actor era prohibida debido a que él estaba casado y tenía dos hijos. Sin embargo, ésto no fue un impedimento para que ella fuera su amante por dos largas décadas.

Su relación amorosa era bastante complicada, ya que Tracy era un alcohólico empedernido que sufría de insomnio, razón por la que ella siempre intentó ayudarlo.

En cuanto a su vida profesional, Katharine estaba pasando por una mala época. Sus películas no contaban con el apoyo del público, pero todo cambió con la llegada de La costilla de Adán, uno de los largometrajes más taquilleros de la década de los 40.

Los gloriosos años 50

La carrera de Katharine Hepburn había tenido sus altos y bajos, pero en la década de los 50, el éxito siempre estuvo junto a ella. A inicios de esta época, la actriz viajó a África para actuar dentro de La Reina de África, filme en el que realizó el personaje de Rose Sayer, una misionera que tendrá que enfrentarse a los duros episodios de la Primera Guerra Mundial.

Un dato curioso es que durante las grabaciones de esta película, Katharine Hepburn contrajo disentería (enfermedad que inflama el intestino y produce una diarrea grave), razón por la que se consideró que su actuación, bajo esas difíciles condiciones, fue bastante valiosa.

Por su valentía y entrega, la intérprete recibió su cuarta nominación a los Premios de la Academia, galardón que finalmente no recibió. Poco tiempo después, la artista quiso mostrar sus habilidades para la comedia en La Impetuosa, cinta que le valió una candidatura al Globo de Oro como mejor actriz en comedia o musical.

La crítica catalogó a Summertime, su próximo proyecto, como uno de los mejores de su carrera. En esta cinta personifica a una mujer solterona, papel que le permitió su quinta nominación a los Premios de la Academia.

Por segundo año consecutivo, Katharine fue candidata al llevarse el Óscar en la categoría de mejor actriz. Lo hizo con The Rainmaker, cinta en la que nuevamente personificó a una desdichada solterona.

Tras un descanso fuera de las pantallas, la actriz firmó un contrato para participar en De repente, el último verano, filme que la hizo acreedora de una nueva nominación a los Premios de la Academia.

Una muerte que lo cambiaría todo

Katharine Hepburn vivió uno de los momentos más difíciles de su vida al ver morir al hombre que más amó, Spencer Tracy, apenas 17 días después de haber filmado juntos su última película, Adivina quién viene a cenar, por la cual recibió su segunda estatuilla dorada.

La estrella decidió refugiarse en el trabajo para intentar combatir el dolor tras la muerte de su amado Tracy, razón por la que viajó a Francia para filmar El León en el Invierno, largometraje que la hizo merecedora de su segundo Óscar consecutivo como mejor actriz.

Katharine Hepburn no era una buena cantante, pero aceptó un papel dentro del aclamado musical Coco, el cual narraba la historia de nadie menos que Coco Chanel. La intérprete tomó clases de canto seis veces a la semana para mejorar sus habilidades vocales, pero la crítica la hizo pedazos; sin embargo, su ímpetu y gallardía la hizo merecedora de una nominación al Premio Tony en la categoría de mejor actriz.

Del cine a la televisión

La experimentada actriz decidió probar suerte en la televisión dentro de El Zoo de Cristal, proyecto por el que fue candidata a llevarse su primer Emmy en la categoría de mejor actriz. Poco tiempo después, la estrella participó en El amor en ruinas, película televisiva por la que recibió su primer y único Emmy.

En los años siguientes, Hepburn enfocó su carrera a la televisión y el teatro, pero sus actuaciones no tuvieron el brillo de los años gloriosos. No obstante, la estrella logró una nueva nominación al Emmy gracias a su papel dentro de la película televisiva Mrs. Delafield Wants to Marry.

Tras una larga enfermedad, Katharine Hepburn murió a los 96 años de edad el 29 de junio de 2003 en Connecticut, su ciudad natal. Anteriormente, la actriz había señalado que no le temía a la muerte y esperaba ansiosamente por ella.

Te invitamos a conocer otras curiosidades que rodean a esta gran actriz:

Otras biografías recomendadas:

Ahora sabemos que un gran hito en la historia cinematográfica es la biografía de Katharine Hepburn. ¡No dejes de seguir nuestros pasos en las redes sociales para enterarte de las nuevas actualizaciones! 😉

Aquí te dejamos el enlace a nuestra sección ➽➽➽ Estrellas del cine. Échale un rápido vistazo, ¡no te arrepentirás!
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*