Biografía de Platón

Platón (c. 427 a. C.-c. 347 a. C.) es la figura más importante en la historia de la filosofía occidental. Su teoría de las formas cambió para siempre la percepción del mundo y la realidad, mientras que sus postulados fueron un elemento clave en el desarrollo de conceptos universales como la religión, la política y la espiritualidad. En la biografía de Platón te ofrecemos un repaso por la vida de un pensador cuyas ideas han sobrevivido por más de dos milenios.

Biografía de Platón resumen

Inmejorable educación

El nombre real de Platón era Aristocles. Fue hijo de Aristón y de Perictione, dos aristócratas poseedores de amplias riquezas. La familia de Perictione provenía de la más alta clase social y por lo general presumía de haber mantenido una excelente relación con Solón, otro de los grandes filósofos griegos. Por su parte, Aristón era descendiente de Codro, antiguo rey de Atenas. Gracias a este linaje, Platón vivió una infancia con incontables comodidades y recibió una educación del más alto nivel.

¿SABÍAS QUE...?
Una leyenda cuenta que Perictione quedó embarazada de Platón siendo virgen, después de tener una visión divina. A su vez, el dios griego Apolo se le apareció a Aristón en una visión para advertirle que se mantuviera alejado de la joven hasta que ella diera a luz. De acuerdo a esta fábula, Perictione y Aristón se hicieron pareja sólo después de que nació el pequeño.

Platón nació en la isla de Egina, después de que sus padres fueran enviados a este territorio junto con un grupo de colonizadores. Debido a algún conflicto no especificado ocurrido dentro de la isla, la pareja tuvo que regresar a Atenas junto con Platón, donde el filósofo pasó la mayor parte de su vida. Durante su infancia mantuvo una excelente relación con Potone, su hermana mayor, más que con sus hermanos Glaucón y Adimanto.

Primeras influencias de Platón

Aunque se desconoce la fecha exacta de su muerte, se sabe que el padre de Platón falleció antes de que su hijo llegara a la adolescencia. Aristón había sido el principal interesado en que el pequeño recibiera una excelente educación, por lo que Platón había estudiado gramática, gimnasia y música con los profesores más prestigiosos de Grecia. Algunos registros indican que el joven destacaba por sus habilidades físicas e incluso luchó en distintos eventos deportivos de la época.

Durante su juventud, Platón fue alumno del reconocido matemático Teodoro de Cirene. Se dice que durante esta época entró en contacto con distintos intelectuales que seguían y profesaban las enseñanzas de Pitágoras, quien representó una de las principales influencias del filósofo. Aunque Platón nunca fue un matemático, se basó en las ideas de Pitágoras para desarrollar su concepción de lo que es una república y para elaborar en sus ideas respecto al alma y su lugar en el mundo material.

El encuentro con Sócrates

Respecto a sus posturas metafísicas, Platón fue influenciado por las ideas de Crátilo, quien también le transmitió gran parte de los pensamientos de Heráclito. Estas enseñanzas empujaron a Platón a estudiar conceptos sobre la naturaleza de los objetos a su alrededor y las propiedades del mundo intangible. Incluso para Platón, estos postulados resultaban complejos, por lo que pasó años tratando de desarrollarlos. En su búsqueda por encontrar la verdad detrás de estas ideas, conoció a Sócrates, quien sería su maestro más importante.

En la gran mayoría de sus escritos, Platón se dedica a hablar de las enseñanzas de Sócrates y no de la relación que mantenía con él. Se cree que desde joven —probablemente antes de alcanzar los 20 años de edad— Platón empezó a seguir al intelectual con enorme devoción, cautivado por sus posturas respecto a la ética y la razón. Fue obligado a separarse de su maestro cuando la guerra del Peloponeso, un conflicto bélico que llevaba años en desarrollo, alcanzó su punto más álgido.

Los diálogos de Platón

Platón luchó en la guerra entre el 409 a. C. y el 404 a. C. Cuando el ejército de Atenas fue derrotado, se instauró una oligarquía dirigida por los espartanos. Si bien ya no estaba obligado a luchar, la severa reducción en los derechos civiles de los atenienses impuestos por el gobierno de la época le impidió continuar sus estudios. Cuando la oligarquía cayó, en el año 399 a. C., Platón recibió la noticia de que Sócrates sería ejecutado por el nuevo gobierno.

La muerte de Sócrates fue un suceso clave en la vida de Platón. El evento lo empujó a dedicarse a la filosofía y a escribir los conocidos diálogos platónicos, una serie de obras que son la base de la mayoría de las teorías y postulados que se le atribuyen. Los diálogos están parcialmente dedicados a transmitir la filosofía y los pensamientos de Sócrates. De acuerdo al mismo Platón, sus escritos no representan más que una nueva y embellecida versión de las posturas de su maestro.

TAMBIÉN DEBES SABER...
Debido a que los griegos no tenían interés en ordenar las obras literarias cronológicamente, no se ha podido determinar el orden en el que fueron escritos los diálogos platónicos. Basándose en los sucesos históricos que se mencionan en estas obras, se pueden agrupar en primer periodo, periodo medio y último periodo.

Poco después de la ejecución de Sócrates, Platón escribió Apología, considerado por muchos historiadores su primer diálogo. La obra consiste, en esencia, en un resumen platónico del discurso de defensa de Sócrates ante la corte, narrado desde la perspectiva del ejecutado. De acuerdo al escrito, Sócrates mencionó a Platón durante el juicio para ponerlo como ejemplo de que él no había corrompido la mente de los jóvenes, uno de los cargos que se le imputaban.

Primeros viajes y la Academia

Mientras escribía sus primeros diálogos, Platón empezó un viaje a través de la región mediterránea. Su travesía duró 12 años y lo llevó por territorios como Italia, Egipto y Cirene, en donde estudió geometría, geología, astronomía y religión. Muchos de los diálogos escritos por Platón durante sus viajes están enfocados en las visiones de Sócrates sobre asuntos morales y los conceptos que regían a la sociedad.

Después de cumplir 40 años, Platón regresó a Atenas. Con base en los conocimientos que había reunido durante sus viajes, utilizó las riquezas de su familia para fundar una de las primeras escuelas organizadas de las que se tenga registro en la historia de la civilización occidental. La Academia, como la llamó Platón, estaba localizada algunos kilómetros a las afueras de Atenas y ofreció sus enseñanzas a importantes intelectuales como Aristóteles y Heráclides Póntico.

La mejor y más acertada generalización que se puede hacer de la filosofía europea es que consiste en una serie de referencias a Platón. De alguna manera, todos los ideales de los filósofos occidentales que han aparecido a lo largo de la historia conectan con los diálogos platónicos. Alfred North Whitehead, filósofo inglés.

Como director de la Academia, Platón escribió nuevos diálogos. En esta ocasión, se despegó ligeramente de las ideas de Sócrates y se enfocó en conceptos como la justicia, la sabiduría y las regulaciones que existen dentro de una sociedad. La ética y la moral representaron una parte fundamental de estas obras y fueron trasladadas al ámbito social para escribir La república, uno de los diálogos platónicos más influyentes en la historia de la política.

Platón en Siracusa

En algún punto de la década del año 370 a. C., regresó a Sicilia, territorio que ya había visitado durante su primera travesía. En esta ocasión se dirigió a la ciudad de Siracusa, en donde se relacionó con importantes figuras políticas. Dion de Siracusa, uno de los principales discípulos de Platón, era cuñado de Dionisio I de Siracusa, quien gobernaba la ciudad. Dionisio estaba en contra de las enseñanzas de Platón y casi lo ejecuta. Por petición de Dion, el monarca decidió venderlo como esclavo.

El trabajo de Platón como filósofo rindió sus frutos cuando Anniceris, un joven que había sido su seguidor en Atenas, lo encontró trabajando como esclavo en Siracusa. Anniceris lo compró a su dueño, lo liberó y lo envió a casa. Más tarde, cuando Dionisio I murió, Dion trajo de vuelta a Platón para ser el maestro de Dionisio II de Siracusa, el nuevo gobernante. Dionisio II se volvió un fiel discípulo de Platón y lo mantuvo en Siracusa durante años.

DATO CURIOSO
Se cree que Dionisio II de Siracusa estaba obsesionado con las ideas de Platón. Algunos historiadores relatan que el monarca lo mantuvo en Siracusa contra su voluntad con el fin de obtener aún más respuestas sobre la vida.

La teoría de las formas

Se cree que fue en Siracusa en donde Platón escribió sus últimos diálogos. Aunque las interpretaciones varían, muchos literatos coinciden en que el filósofo parece distanciarse casi completamente de las enseñanzas de Sócrates en estas obras. En estos diálogos planteó su conocida teoría de las formas, en donde finalmente parece llegar a una respuesta sobre el valor de las ideas y las define como entidades absolutas y eternas, las cuales perduran por encima de todo aquello que nuestros sentidos perciben.

Después de que Dionisio II fue derrocado, Platón finalmente regresó a Atenas, en donde pasó sus últimos años de vida dando clases en la Academia. Aunque las circunstancias exactas en las que murió no están claras, muchos historiadores parecen coincidir en que falleció pacíficamente mientras dormía. La Academia permaneció siendo una institución fundamental de la filosofía en Grecia hasta su destrucción en el año 86 a. C. por orden del dictador romano Sila.

¡Conoce la filosofía de Platón de forma fácil y rápida con este vídeo!:

Otras biografías recomendadas:

¡Ya has terminado de leer la biografía de Platón! ¿Aprendiste algo de filosofía? Si es así, te comentamos que podrás expandir tus conocimientos en la sección de ➽➽➽ Biografías: Antigua Grecia.

Leave a Reply