Biografía de John Ford

John Ford (1894-1973) es conocido como el gran maestro del cine clásico norteamericano. Apodado el «gran jefe», y con un repertorio cinematográfico envidiable, la biografía de John Ford nos relata la historia de un hombre que no sólo hacía cine, sino que vivía por y para él. ¿Te interesa saber más? Pues, ¡continúa leyendo!

Biografía de John Ford resumen                   

El nacimiento de una leyenda

John Martin Feeney —nombre real de John Ford— llega al mundo el 1 de febrero de 1894. Sus padres, Sean A. Feeney y Barbara Curran, dos inmigrantes irlandeses, criaron a John entre un numeroso hogar, siendo éste el menor de trece hermanos.

Desde pequeño John tuvo una interesante destreza para contar historias. Después de mudarse junto a su enorme familia para Portland, Ford exploró sus habilidades artísticas a través de las caricaturas y los dibujos. Asimismo, durante la secundaria, a principios del siglo XX, participó en producciones de teatro y empezaría a trabajar en el departamento de publicidad de una empresa de zapatos.

Los inicios de John Ford

John Ford le debe su llegada y primeros trabajos en el mundo del cine a su hermano, Jack Ford. Éste se desarrollaba en Hollywood, para 1911, como director amateur en producciones de bajo presupuesto y John se integró rápidamente a su equipo de producción ejerciendo distintas tareas, desde camarógrafo hasta doble de acción.

Este empleo le dio a John Ford la oportunidad a Ford de empaparse de las andanzas de la industria cinematográfica, y para 1915 logró trabajar en la película El nacimiento de una nación, del director David W. Griffith.

En 1924 John Ford dirigió su primera gran película, El caballo de hierro, la cual lo consagraría dentro del género de las películas western y lo llevaría a apodarse el «poeta de la epopeya del Oeste».

Para los años siguientes dirigió, con menor éxito, largometrajes como Tres hombres malos (1926) y El legado trágico (1928). Películas donde continuó explorando su pasión por el Oeste.

El gran cineasta de América

De carácter decisivo, visionario y con una profunda pasión por las dificultades que rodean al hombre y su comportamiento en la sociedad, John Ford plasmó en el cine todo lo que Estados Unidos y Hollywood aún no habían visto.

DATO CURIOSO
Con la llegada del cine sonoro a América, Ford jugó con infinidad de géneros. Irrumpió en la comedia con Don Pancho (1925) y Sangre de Pista en 1925, con el protagónico del actor Henry B. Walthall.

En el mundo del drama, John Ford mostró películas como La patrulla perdida (1934) y El delator (1935). Con esta última obtuvo sus primeras nominaciones al Óscar, logrando alzarse con la estatuilla dorada como mejor director y mejor película.

Años más tarde recibiría nuevamente el Óscar como mejor director por su película La Diligencia (1939), un clásico entre su repertorio cinematográfico. En esta contó con la participación del talentoso actor John Wayne, con quien colaboraría de manera constante en películas como: The Long Voyage Home (Hombres intrépidos ) en 1940 y Un hombre tranquilo (1952).

Ya para mediados del siglo XX, John Ford era el gran cineasta de América. Acumuló un total de cinco premios Óscar como director y un par más al producir películas como: Las uvas de la ira (1940) y ¡Qué verde era mi valle! (1941).

Su pasión y legado

Debido a su carácter atrevido y estoico, John Ford fue un hombre de decisiones firmes e innovadoras. Al iniciar la Segunda Guerra Mundial, éste no dejó que su faceta como director de cine le impidiera vivir aquel evento de cara directa al combate y decidió enlistarse en el ejército.

¡ESTO TE VA A SORPRENDER!
Luego de servir al gobierno, John Ford trabajó como fotógrafo y documentalista en la guerra. Durante este tiempo recolectó material audiovisual suficiente como para grabar dos documentales que luego lo harían merecedor de dos premios Óscar: La batalla de Midway (1942) y El 7 de diciembre (1942).

Con más de una vida dedicada al mundo del cine, y dejando consigo una lista de más de 120 películas grabadas, John Ford fallece en 1973 a causa de un fulminante cáncer de pulmón.

A pesar de su muerte, grandes amigos cineastas, como Ingmar Bergman y Orson Welles, lo catalogaron como el mejor director de la historia del cine y un contador de historias nato que no sólo dejó un legado imborrable, sino que transformó para siempre a Hollywood y su manera de hacer películas.

Si después de leer este resumen creías conocer todo sobre John Ford, pues ¡estás equivocado! el siguiente vídeo te mostrará las dos caras de la moneda:

Otras biografías recomendadas:

Pudimos aprender en la biografía de John Ford que sus aportes fueron un hito más en la historia del cine. Dejar un like y compartir este artículo en tus redes sociales nos retroalimenta para seguir publicando más biografías de calidad. 😉

No podemos dejar de recordarte que también puedes conocer más biografías interesantes en nuestra sección ➽➽➽ Cineastas.

Leave a Reply