Biografía de Willie Colón

Con más de una veintena de discos en su haber, Willie Colón (28 de abril de 1950) ha dejado muy claro que la salsa es su reino absoluto. Con colaboraciones junto a artistas de la talla de Celia Cruz y Rubén Blades, y bajo la tutela del gran Héctor Lavoe, la biografía de Willie Colón será un paseo incomparable por la vida de un hombre que hizo de la salsa todo un movimiento cultural.

Biografía de Willie Colón resumen

Joven multitalento

William Anthony Colón Román nació el 28 de abril de 1950 en el Bronx, mítico barrio de la ciudad de Nueva York. Debido al trabajo de sus padres —ambos inmigrantes puertorriqueños— Colón fue criado por su abuela y tías, quienes desde muy pequeño le enseñaron a hablar español y a honrar sus raíces latinas a través de la música y las costumbres puertorriqueñas.

A pesar de la ausencia de sus padres en casa, Willie Colón creció en un hogar donde las responsabilidades eran inminentes. Su disciplina lo llevó a descubrir sus habilidades para los instrumentos, a la edad de once años, cuando tocó por primera vez la flauta y la trompeta. Posterior a esto, su amor y destreza para la música empezaría a notarse.

A la edad de 16 años, y ya con una notable capacidad para la trompeta, la composición y el canto, Willie Colón fue firmado por la compañía discográfica Fania Records, la cual comenzaba a probar suerte en el mercado musical anglosajón. Tras dicho contrato, y con una suerte ineludible, Colón conocería al que fuese su gran maestro y mano derecha, Héctor Lavoe.

¿SABÍAS QUE..?
El sello discográfico de Fania Records, fundado por el músico dominicano Johnny Pacheco en 1963, impulsó la carrera musical de estrellas como Celia Cruz, Ismael Rivera, Tito Puente y Eddie Palmieri dentro del mercado musical norteamericano.

La gran dupla sonera

Su relación con Héctor Lavoe tuvo frutos de manera inmediata. En 1967 ambos produjeron el álbum El Malo, en donde se pudo apreciar la distintiva influencia de Willie Colón con los sonidos norteamericanos como el jazz y el soul. Asimismo, dicho disco mostró un lado mucho más arriesgado del género de la salsa, popularizando así el «New York sound», un estilo musical donde predominaba la orquesta y las letras de índole social.

Para los años siguientes, esta dupla sonera produjo los álbumes The Hustler (1968), Guisando (1969) y Cosa Nuestra (1970). Este último significó un avance significativo en la carrera de Willie Colón, ya que logró internacionalizar su música hacia países como Colombia y Venezuela, con canciones como Che Che Colé, Sangrigorda y Te conozco.

A pesar de haber cosechado innumerables éxitos junto a Héctor Lavoe, Willie Colón decidió seguir una carrera en solitario a mediados de 1973.  Sin embargo, la relación amistosa entre ambos se mantuvo intacta, por lo que continuaron ayudándose entre producciones, como lo hizo Colón con los álbumes El cantante de los cantantes y Strikes Back, que sería la última producción musical de Lavoe antes de morir.

Willie Colón: el rey de la salsa

Tras su separación con Lavoe, Willie Colón siguió apostando a la mezcla de sonidos en sus producciones discográficas y ampliando sus capacidades musicales al máximo. De este modo, para 1975 produjo el álbum The good, the bad, the ugly, donde colaboró en par de canciones con el cantante panameño Rubén Blades, quien se convertiría en su asiduo colaborador.

DATO CURIOSO
Junto a Blades, quien poseía un estilo musical moderno, Willie Colón creó la «salsa conciencia», un género derivado de la salsa tradicional que presentaba canciones con una carga política y social contundente.

En los años siguientes, Willie Colón produjo los álbumes Metiendo mano, El baquiné de Angelitos Negros (inspirado en el poema del escritor venezolano Andrés Eloy Blanco) y Siembra. En este último, Colón colaboró nuevamente con Rubén Blades y el álbum pasó a convertirse en el más vendido a nivel mundial en la historia de la salsa.

Un productor de estrellas

La presencia de Willie Colón en la escena musical latina ya era más que un hecho a mediados de los ochenta. Todos bailaban y cantaban al son de sus canciones. Temas como Oh! Qué será, Toma mis manos, Corazón guerrero y Tiempo pa’ matar sonaban sin cesar en todas las estaciones radiales de la época.

Si bien su destreza para la composición musical, el canto y la fusión de sonidos fue lo que catapultó a Willie Colón entre los grandes de la música, sus conocimientos como productor musical también fueron valederos en su credibilidad como músico. Cantantes como Celia Cruz, Ismael Miranda y Soledad Bravo, fueron algunos de los que tuvieron la oportunidad de trabajar mano a mano junto a este grande la salsa.

¡Si aún no has escuchado El Gran Varón de Willie Colón, te invitamos encarecidamente a que lo hagas!:

Otras biografías recomendadas:

En definitiva, la biografía de Willie Colón nos recuerda que sus canciones están llenas de crítica social y reflexiones de la vida. Si deseas leer más como ésta, entra a la sección de ➽➽➽ Biografías: Músicos.

Leave a Reply