Biografía de Héctor Lavoe

Si nos preguntamos sobre algunos nombres que sean referencia de la música caribeña, sin duda alguna el de Héctor Lavoe (1946-1993) sería una de las opciones más destacadas. Desde sus inicios en el mundo de la salsa, este puertorriqueño marcó su estilo y retumbó en cada presentación hasta el día de su muerte. Su legado ha sido uno de los más memorables, sin dejar a un lado que ha servido de fuente de inspiración para numerosos músicos. ¡Entérate de más en esta biografía de Héctor Lavoe!

Biografía de Héctor Lavoe resumen

Un cantante de nacimiento

El barrio Machuelo Abajo, ubicado en la Cantera de Ponce en Puerto Rico, es uno de los vecindarios más humildes de la isla. Precisamente en esta zona habitaba el matrimonio conformado por Luis Pérez y Francisca Martínez, conocidos entre sus vecinos como Lucho y Panchita, los cuales tuvieron un total de 8 hijos. Uno de ellos fue Héctor Juan Pérez Martínez, quien llegó al mundo el 30 de septiembre del 1946.

Aunque se trataba de una familia humilde, el amor en el hogar siempre fue fundamental en el crecimiento de los niños, y todo marchaba bien hasta un fatídico suceso: Francisca Martínez, la madre, falleció cuando el pequeño Héctor tenía sólo 3 años de edad. Éste infortunio dejó a Luis Pérez con una responsabilidad considerable, la cual llevó a cabo con la mayor paciencia y dedicación posible.

Para el subsistir de sus hijos, Lucho se dedicaba a tocar la guitarra con agrupaciones de bajo presupuesto en espacios locales, y aunque nunca fue reconocido, su trabajo lo ejercía con pasión. Héctor Lavoe, por su parte, observaba de cerca todos los ensayos de su padre, y éste, al notar el interés de su hijo, le preguntó si quería dedicarse también a la música.

TAMBIÉN DEBES SABER...
Después de darle unas clases amateur de instrumentos a su hijo, Lucho inscribió a Héctor en la Escuela de Música Juan Morel Campos, donde aprendería los lineamientos para ser un saxofonista increíble.

Sin embargo, una de las primeras presentaciones de Héctor Lavoe en el mencionado centro educativo fue la interpretación de un bolero titulado Campanitas de Cristal, donde descubrió todo lo que podía disfrutar mientras cantaba. De esta manera le comunicó a su padre que no quería aprender a tocar instrumentos, sino que le interesaba más las técnicas vocales. De ahí en adelante, no se detuvo en su preparación como cantante.

Mudanza a Nueva York

Debido a que estaba siendo criado en el seno de un hogar con escasos recursos, desde pequeño Héctor Lavoe tuvo que encargarse de colaborar con los gastos de su manutención. A diferencia de sus hermanos, el pequeño Héctor consiguió un trabajo más dinámico, y que —muy importante destacar– era de su total agrado: era la voz principal de un grupo de salsa puertorriqueño.

Ésto ocurrió cuando el recién iniciado artista tenía apenas 14 años, y aunque no era reconocido, ganar $18 por presentación no le caían nada mal a un adolescente. Poco tiempo después se dio cuenta de que su futuro en Puerto Rico podría estar limitado, por lo que decidió partir a Nueva York como anteriormente lo había hecho uno de sus hermanos.

DATO CURIOSO
Claro está que Héctor Lavoe buscaba una suerte diferente a la de su hermano, pues éste último murió en un accidente en la mencionada ciudad estadounidense.

Contra todo pronóstico y adversidad puesta por su padre —que, como era de esperarse, estaba en contra de ese viaje— el adolescente emprendió el inicio de su nueva vida. Finalmente llegó a la ciudad estadounidense el 3 de mayo del 1963 y comenzó a buscar trabajos para poder subsistir en un territorio desconocido. Al principio, tuvo que ejercer diversas ocupaciones que distaban mucho del escenario musical: maletero, mensajero, conserje, limpiador y hasta pintor fueron algunos de ellos.

No obstante, no pasó mucho tiempo para que llegara una oportunidad de demostrar su talento, aunque ésta sucedió de manera particular. En un reencuentro con su amigo de la infancia de Puerto Rico, Roberto Ruíz, Héctor Lavoe asistió a un ensayo de una agrupación que recién estaba comenzando. Para sorpresa de todos, Lavoe sería el nuevo integrante de la banda.

¿SABÍAS QUE...?
Mientras ensayaban, Héctor comentó que el cantante del grupo estaba interpretando el bolero Tus ojos de manera incorrecta. Para ayudarlo, comenzó a cantar una estrofa, dejando a todos los presentes boquiabiertos por su talento.

Después de este pequeño episodio, los creadores de la pequeña banda le ofrecieron el puesto de vocalista a Héctor, quien aceptó eventualmente. Y por si ésto fuese poco, el joven puertorriqueño siguió conociendo grandes figuras de la música mientras trabajaba en Brooklyn, uno de los barrios más ideales para este tipo de actividades artísticas.

Héctor Lavoe y Willie Colón

Una de estas figuras fue Johnny Pacheco, quien comenzó a ubicar a Héctor Lavoe dentro del espectro musical con los más grandes exponentes del momento. Uno de los grupos más reconocidos, entonces, fue la New Yorker Band, donde su primera canción grabada se llamó Mi china me botó y formó parte de un álbum de la agrupación titulado Está de Bala. 

Sin embargo, y después de diversas presentaciones con la New Yorker Band, Johnny Pacheco consiguió una vacante que seguramente le interesaría a Héctor Lavoe. Debido a problemas previos, en el año 1967 Willie Colón pasaba por un mal momento en el que, además, parte de su trabajo discográfico estaba en peligro. Para salvarlo, Fania Records, un conocido sello, le propuso terminar las grabaciones con una condición clara: cambiar al vocalista que la orquesta tenía en ese momento.

TAMBIÉN DEBES SABER...
Fue así como sucedió un encuentro les cambiaría la vida a ambos: Colón le ofreció a Héctor terminar de grabar una producción que iba por la mitad y que estaba huérfana de cantante y, aunque en un principio Lavoe se negó, la unión fue posible poco tiempo después.

Ese mismo año, en el 1967, Héctor Lavoe comenzó a grabar con la orquesta de Willie Colón, aunque no había ningún contrato legal. Se trataba de una colaboración para el álbum El malo, donde Borinquen, Chonqui, El malo y Quimbombó fueron temas que agradaron tanto al público como a los de la agrupación. Es importante destacar que Willie tenía apenas 15 años, mientras que Lavoe era 2 años mayor que él; es decir, ambos eran aún unos adolescentes, pero sus metas estaban bien definidas.

Apenas un año después de su debut, en el 1968, los dos artistas sacan una nueva producción discográfica bajo el nombre de The Hustlerdonde un elemento particular protagonizó la escena musical en el momento: Héctor Lavoe cantando en español. De esta manera los jóvenes no sólo lograron calar dentro del público estadounidense, sino también dentro de todos los hispanohablantes de Nueva York.

Después de estas primeras producciones musicales, Héctor Lavoe y Willie Colón pasaron a formar parte de los talentos con los que contaba la Fania All Stars, una orquesta conformada por estrellas de la música caribeña que también tuvo presencia en otros géneros. Con ellos, Lavoe grabó otras producciones, aunque, igualmente, comentó que se sentía «un invitado más».

Cuando canté con la Fania All Stars, me di cuenta de que tampoco hubo una invitación formal. Al parecer en este negocio hay muchas estrellas y poco cielo.Héctor Lavoe.

Posteriormente, en el 1969, Héctor Lavoe finalmente figuró en la portada de un álbum discográfico con Willie Colón, el que se nombró como Guisando. Los ritmos de esta producción estuvieron más marcados hacia la guaracha, el guaguancó y el son montuno. En ese mismo año, pero casi al finalizar, el dúo volvió a liderar el escenario neoyorquino con el álbum Cosa Nuestradonde Che che colé Te están buscando son algunos de los temas más reconocidos del puertorriqueño.

Después de esta primera parte de su carrera, los demás proyectos de Héctor Lavoe con Willie Colón no necesitaron ni siquiera de una presentación. La gran fuga en 1970, Lo mato en 1973, Asalto Navideño, Vol. 2 ese mismo año y The Good, The Bad, And The Ugly en 1975 son otras de las grandes producciones de Lavoe en dúo.

Carrera como solista

Aunque gran parte del éxito musical de Héctor Lavoe se debió a su unión con Willie Colón, no podemos dejar a un lado el gran legado que dejó cuando incursionó como solista. Sin embargo, debemos mencionar que se trató de una separación algo forzada, pero ésto no impidió que un nuevo Lavoe cosechara una fama aún mayor a la que tenía, por la cual trabajó con otros músicos que también habían formado parte de la orquesta de Willie Colón.

Su primer álbum bajo esta modalidad tuvo como nombre La voz, el seudónimo que lo había acompañado desde hace muchos años, y fue presentado en el año 1975. Apenas un año después, lanzó al público otra producción titulada De ti depende, con la cual se alzó por lo alto con el tema Periódico de ayer, una de sus producciones más conocidas en todo el mundo.

en 1978, Héctor Lavoe logró otro hit con la canción El cantante, inicialmente escrita por el famoso salsero Rubén Blades. Y aunque esta interpretación fue la que le mereció el apodo de «el cantante de los cantantantes», no podemos dejar a un lado el éxito de Juanito Alimaña, procedente de su última producción discográfica, lanzada en 1982, Vigilante.

Durante sus años de carrera, Héctor Lavoe dio también la bienvenida a otros éxitos indiscutibles: Comedia en el 1978, en el 1979 Recordando a Felipe Pirela y  Feliz Navidad, El sabio en el 1980, Qué sentimiento! en 1981, Reventó en 1985, Strikes Back en 1987 y The Master & The Protege en el 1993.

No obstante a su innegable popularidad musical, Héctor Lavoe estaba presentando serios problemas personales. Uno de los más destacados fueron las drogas, sustancias con las que tuvo una estrecha relación hasta que adquirió una lamentable enfermedad a comienzos el 1988: el SIDA.

¡ESTO TE SORPRENDERÁ!
A pesar de esta situación, el puertorriqueño no suspendió su carrera, aunque pronto comenzó a experimentar su debacle.

Las presentaciones de Héctor ya no eran las mismas, y el público notó los estragos que habían producido los años de adicción y problemas. Su esposa, Nilda Román, estuvo a su lado en sus últimos años de vida, aunque poco tiempo antes de su muerte cualquier tratamiento era infructuoso. El fallecimiento de su padre, de su suegra, de su sobrina y de su hijo sumieron al cantante en un panorama realmente oscuro.

Finalmente, el 29 de junio del año 1993, Héctor Lavoe sufrió un paro cardíaco en Memorial Hospital de Queens que conllevó a su muerte. Como era de esperarse, el velorio del cantante fue concurrido por millones de personas en Nueva York, aunque posteriormente, en el 2002, fue trasladado a su natal Puerto Rico, específicamente a Ponce, donde descansa junto a su esposa y su hijo.

Si Héctor Lavoe es uno de tus salseros favoritos, ¡es imposible que no conozcas esta canción!:

Otras biografías recomendadas:

¡La historia de la salsa no estaría completa sin la biografía de Héctor Lavoe! Si deseas ver más como ésta, no olvides dejarnos un like y compartir este interesante artículo con tus seres queridos. 🤗

Puedes entretenerte leyendo más biografías en nuestra sección de ➽➽➽ Músicos, y así conocer con detalle la vida de tus artistas preferidos.

2 comentarios en “Biografía de Héctor Lavoe”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.