Biografía de Pablo Escobar

La biografía de Pablo Escobar ha causado polémica a lo largo de los años. Fue uno de los asesinos más despiadados de la historia de Colombia. Sus crímenes hicieron que la nación suramericana estuviera aterrorizada por varias décadas. Su largo historial delictivo incluye el secuestro, la extorsión, el narcotráfico, robo y sobornos hacia las autoridades que fueron cómplices de sus crímenes. Pese a ser un hombre de sangre fría, profesó un profundo amor por sus hijos, quienes tuvieron que cambiarse de nombre por miedo a represalias tras la muerte de su padre. El capo ha sido amado por muchos y odiados por otros, ¿tú de qué bando eres?

Biografía de Pablo Escobar resumen 

Un líder nato

Pablo Emilio Escobar Gaviria vino al mundo el 1 de diciembre de 1949, en Rionegro, Colombia. Hijo del matrimonio formado por Hermilda de los Dolores Gaviria Berrío y Abel de Jesús Escobar Echeverri. Fue criado en una familia humilde, debido a que su padre era agricultor y su madre trabaja como maestra.

Pablo Escobar tuvo siete hermanos, pero siempre fue el predilecto de su madre, quien lo mimaba con contemplación.

Desde muy temprana edad, mostró su inteligencia, astucia y liderazgo. En el colegio, empezó a vender cómics y exámenes con la finalidad de hacer dinero fácil.

Inicios delictivos de Pablo Escobar

Pablo Escobar comenzó su carrera delictiva con pequeños robos. Tiempo después fue contratado por el rey del contrabando, Alfredo López Gómez; mejor conocido como el Padrino.

En el transcurso del tiempo empezó a robar vehículos en la ciudad de Medellín. También hurtaba lápidas de los cementerios para comercializar el mármol y así obtener unos pesos.

Un despiadado asesino 

Se dice que el historial de Pablo Escobar como asesino dio inicio en el año 1971, con el secuestro y homicidio del empresario colombiano Diego Echavarría.

En 1975, presuntamente asesinó al capo Fabio Restrepo, el cual era el líder de la banda criminal en la que empezó a traficar drogas hacia los Estados Unidos.

Pablo Escobar fue acusado de narcotráfico por primera vez en el año 1976, pero el caso fue desestimado tras los asesinatos de dos oficiales. Las muertes fueron atribuidas al criminal, pero nunca se pudo comprobar su participación en los delitos.

El Cartel de Medellín 

Pablo Escobar creó una de las organizaciones criminales más afamadas del mundo: El Cartel de Medellín.  Ésta estaba conformada por narcotraficantes de gran peso como lo fueron Gonzalo Rodríguez Gacha, Jorge Luis Ochoa, Diego Fernando Murillo, Carlos Lehder, entre otros.

NOTA
La organización criminal utilizó el nombre de «Cartel» por el esquema de operación que utilizaban para cometer sus delitos.

El Cartel de Medellín tuvo gran influencia en la política de Colombia. El grupo financió las campañas presidenciales de Alfonso López y Belisario Betancur, por lo que Pablo Escobar y sus aliados pasaron a ser intocables.

Con el paso del tiempo, se asomó la posibilidad de que el Cartel de Medellín formara parte de la política colombiana de manera oficial. También se planteó la legalización de las drogas.

Pese al financiamiento de su campaña presidencial, Belisario Betancur inició la primera gran guerra contra el narcotráfico. Intentó aumentar las condenas judiciales y embargar los bienes de los delincuentes, pero todo fue en vano.

A lo largo de los años, se ha dicho que el Cartel de Medellín financió a la guerrilla para que tomara el Palacio de Justicia y asesinara a 11 de los 24 jueces supremos. Supuestamente, querían borrar todas las evidencias del narcotráfico, pero nunca se pudo comprobar su participación en los hechos.

Una guerra con antecedentes 

El Cartel de Medellín inició una profunda guerra contra el Cartel de Cali. Se dice que Pablo Escobar tenía una gran rencilla contra Helmer Herrera, líder de la organización criminal que le hacía competencia.

El principio del distanciamiento de ambos carteles se dio con el asesinato de Rodrigo Lara Bonilla, quien fue ministro de Justicia durante el Gobierno de Belisario Betancur. El Cartel de Cali no estaba de acuerdo con el homicidio.

Las relaciones entre el Cartel de Medellín y el Cartel de Cali se rompieron definitivamente tras los planes de secuestro de Andrés Pastrana y del procurador general de la República, Carlos Mauro Hoyos, por parte de los medellinenses.

La explosión de una propiedad de Pablo Escobar desató definitivamente la guerra entre ambos bandos. Manuela, la hija del denominado Patrón del Mal, quedó con serios problemas auditivos después de los hechos, y a partir de ese momento, comenzó una gran ofensiva contra los bienes del Cartel de Cali. Por lo que en 1988, fue incendiada la sucursal de la cadena Drogas la Rebaja, la cual era propiedad del grupo criminal.

Los miembros del Cartel de Cali quisieron firmar un acuerdo de paz con Pablo Escobar. El líder del Cartel de Medellín iba a acceder con dos condiciones: entregarle una indemnización por cinco millones de dólares y traerle la cabeza de Herrera, el enemigo que por muchos años había odiado. Los caleños se negaron ante tal solicitud.

Matrimonio de Pablo Escobar

Victoria Eugenia Henao, la única esposa de Pablo Escobar, contó en su libro que cuando conoció al capo tenía 14 años de edad, mientras que él tenía 25, y a pesar de que su relación con él la llevó a experimentar un intento de aborto, ésta afirmó que no guardaba rencor por quien fue su compañero de vida y padre de sus dos hijos: Manuela y Juan Pablo Escobar.

Pablo Escobar nunca le habló de sus crímenes a su esposa, quien lo veía como un hombre honesto y sencillo. Ella tampoco se enteró de sus múltiples infidelidades.

Pablo Escobar: el intocable 

Pese a que el Gobierno colombiano intentó en varias oportunidades negociar un acuerdo con el Cartel de Medellín para cesar la violencia, la organización continuó con sus delitos con más fuerza.

A principios de los años 90, Pablo Escobar mandó a asesinar a cada funcionario policial de la ciudad de Medellín, a cambio de una recompensa de más de dos millones de pesos. La orden desató una verdadera guerra entre el narcotraficante y el Estado.

NOTA
Entre abril y junio del año 1990, fueron asesinados 215 funcionarios policiales de la ciudad de Medellín, hecho que ocasionó la represalia por parte del Gobierno local, que realizó una operación denominada «la limpieza», en la cual entraban a comunidades humildes para matar a jóvenes que pudieran estar ligados con el cartel.

Un preso con condiciones privilegiadas 

Pablo Escobar fue a la cárcel después que la Constituyente había votado a favor de la no extradición de ciudadanos colombianos. El líder del Cartel de Medellín fue encarcelado en la prisión conocida como La Catedral, en donde continuó con sus actividades ilícitas.

La Catedral era una cárcel ambientada con lujos para Pablo Escobar, lo que generó polémica en Colombia y el resto del mundo. El lugar contaba con salas de billar, además de poseer un campo de fútbol, pinturas y muebles importados.

En la cárcel de máxima seguridad también se realizaban numerosos encuentros con prostitutas que visitaban a sicarios, incluyendo a Pablo Escobar.

El narcotraficante asesinó a Gerardo Moncada y Fernando Galeano dentro de La Catedral, después de negarse a pagar una suma de 500 mil dólares semanales por pertenecer al Cartel de Medellín.

Después de los homicidios de sus antiguos aliados, el presidente colombiano de ese entonces, César Gaviria ordenó el traslado de Pablo Escobar a una verdadera cárcel en los Estados Unidos, para así extraditarlo de una vez por todas. Pero antes que eso ocurriese, Escobar huyó de la prisión al patear uno de los muros traseros de la estructura de la cárcel que tenía precarias condiciones. Su huida inició una gran persecución policial que posteriormente acabaría con su ejecución. 

El turno del capo 

Las autoridades buscaban incesantemente al capo colombiano después de los hechos sucedidos en la cárcel de La Catedral. El Gobierno armó una unidad especial llamada El Bloque de Búsqueda, el cual estaba conformado por agentes de la DEA además de policías y militares de la nación suramericana.

El narcotraficante pasó a vivir en la clandestinidad, hecho que hizo pasar hambre a la familia de Escobar mientras estaban rodeados de dólares, según lo narrado por su hijo, Juan Pablo Escobar.

El Bloque de Búsqueda dio con el paradero de Pablo Escobar un año después de iniciar la operación, gracias a una serie de llamadas que le hizo a su hijo, las cuales fueron rastreadas por el equipo de inteligencia.

Las autoridades lograron ingresar a la casa en donde se escondía el capo. Sorpresivamente, logró huir hacia el tejado de la humilde vivienda; pero un ejército conformado por más de 500 personas, lo esperaba para darle un final definitivo a la historia de terror que por décadas protagonizó Pablo Escobar.

Un día después de su cumpleaños, Escobar fue asesinado por las fuerzas policiales de Colombia el 2 de diciembre de 1993. El denominado Zar de la Cocaína, no se parecía en nada al estrafalario líder del Cartel de Medellín que todos conocían.

Al momento de su muerte, el líder del Cartel de Medellín vestía una camisa azul, un pantalón y se encontraba descalzo. Muchos de los oficiales que participaron en el Bloque de Búsqueda posaron junto a su cadáver como forma de trofeo.

Las excentricidades de Pablo Escobar 

Una de las excentricidades más conocidas de Pablo Escobar fue la Hacienda Nápoles, la cual adquirió en el año 1978, y contaba con decenas de habitaciones, seis piscinas, una pista de aterrizaje, su propia estación de combustible, 27 lagos artificiales y una exótica colección de animales silvestres.

NOTA
Nápoles tenía más de tres mil hectáreas. Pablo Escobar contrató a 1700 empleados para cuidarla.

Un detalle poco conocido de la vida de Pablo Escobar era su extremo cuidado personal. Tomaba una ducha de hasta tres horas, se lavaba los dientes por aproximadamente 45 minutos y sólo se dejaba cortar el pelo por su esposa.

Un padre amoroso 

Pablo Escobar fue un padre muy amoroso, según lo narrado por su hijo, Juan Pablo. En casa, no decía malas palabras y aconsejaba a sus dos hijos de la mejor manera posible.

El narcotraficante era conocido por sus grandes regalos. En navidad, le regaló a su único hijo varón varias cartas con poemas de Manuela Sáenz hacia Simón Bolívar.

Manuela era la niña de sus ojos. Todo lo que ella quería, era concedido por el capo del Cartel de Medellín. Durante su carrera criminal, trató de proteger lo más que pudo a su familia, la cual se tuvo que exiliar en Argentina tras su muerte.

Con testimonios personales, este documental periodístico narra cómo los actos de Escobar y el terrorismo afectaron no sólo a Medellín, sino al país entero:

Otras biografías recomendadas:

¿Te ha resultado interesante la biografía de Pablo Escobar? ¡No olvides dejar tu comentario! También te recomendamos visitar nuestro apartado de ➽➽➽ Biografías: Colombianos, para que estés al tanto de las personalidades más resaltantes de este país.
(Visited 42 times, 1 visits today)
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*