Biografía de Marcos Pérez Jiménez

Recordado como un dictador, durante su período presidencial en Venezuela, Marcos Pérez Jiménez (1914-2001), traicionó a sus compañeros de la junta militar y se mantuvo en el poder durante 10 años, a costa del genocidio de un gran número de sus enemigos políticos y la sumisión del resto. En la biografía de Marcos Pérez Jiménez, conoceremos cómo la corrupción y la crueldad de su gobierno llegaron a su fin, tras un levantamiento cívico militar.

Biografía de Marcos Pérez Jiménez resumen

Carrera militar y ascenso al poder

Marcos Evangelista Pérez Jiménez nació en Michelena, una pequeña población del fronterizo Estado Táchira, el 25 de abril de 1914. Fue el decimoquinto hijo de Juan Severo Pérez Bustamante con su segunda esposa, la cucuteña Adela Jiménez Cobos. Su padre falleció cuando el pequeño Marcos apenas tenía 8 años.

Como ocurre en contadas ocasiones, Marcos siguió los pasos de sus hermanos mayores, y se inscribió en la Escuela Militar de Venezuela en 1931, de donde egresó con las más altas calificaciones. Su índice académico tardó muchos años en ser superado. En 1941, diez años después de su inicio en la carrera militar, se especializó en Perú, ingresando a la reconocida Academia Militar de Chorrillos en Lima.

Cuatro años más tarde, Pérez Jiménez formó parte del grupo de militares que encabezaron el golpe de Estado que logró derrocar al general Isaías Medina Angarita. Posteriormente, en 1948, tras la regencia de una junta militar, es escogido el escritor Rómulo Gallegos como presidente de Venezuela, pero es derrocado el mismo año por un movimiento militar liderado, entre otros, por Marcos Pérez Jiménez.

El partido de Gallegos, Acción Democrática, sufrió importantes bajas durante este período, acusado de tráfico de influencias y corrupción. La junta militar, presidida por el teniente coronel Carlos Delgado Chalbaud, enfrentó fuertes revueltas y huelgas, siendo éste un lapso de tiempo convulso en el país.

Delgado Chalbaud sólo duró en el poder un año, tras ser secuestrado y asesinado de forma violenta, lo que constituyó el primer magnicidio del país. Después de su muerte, se reorganizó la junta militar, siendo Germán Suarez Flamerich quien gobernó desde ese momento, bajo la influencia del ahora general de división, Marcos Pérez Jiménez.

Durante esa etapa, en Venezuela se vivieron momentos de tensión, y se procedió al cierre de medios de comunicación como: Tribuna Popular, El Nacional y El Gráfico. A su vez, se dio inicio a una persecución política sin precedentes; se disolvió el Congreso Nacional, el Consejo Supremo Electoral y la Central de Trabajadores.

Tras una dudosa elección, Marcos Pérez Jiménez es juramentado como presidente de Venezuela en el año 1952, por la Asamblea Nacional Constituyente, y ratificado un año más tarde. En ese momento, comenzó la implementación de su gobierno bajo la doctrina del «Nuevo Ideal Nacional», un conjunto de normas que deben de seguir el presidente y el resto de los funcionarios del Estado.

El mandato de Pérez Jiménez, estuvo caracterizado por tres elementos fundamentales: en primer lugar, una terrible represión con la aprobación de la ley «Vagos y Maleantes», así como el implemento de la policía militar (mejor conocida en el momento como Seguridad Nacional), especializada en tortura, represión y desapariciones forzadas, y por otra parte, un ambicioso plan de infraestructura y modernización del país.

La Segunda Guerra Mundial dejó a su paso pobreza y desempleo en Europa. Por esta razón, Marcos Pérez Jiménez optó por abrir las puertas a los refugiados; principalmente italianos, portugueses y españoles. Esto permitió fortalecer la mano de obra y la inclusión de tecnologías en la manufactura.

NOTA
Entre las insignes construcciones realizadas durante su gobierno, resaltan por sí solas: la Ciudad Universitaria, la Autopista Caracas – La Guaira y las Torres del Centro Simón Bolívar. Además, en esta lista se incluye la Autopista Francisco Fajardo, el Paseo de los Próceres, el Hipódromo de la Rinconada y la Planta Siderúrgica del Orinoco.

El fin de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez

El gobierno de Marcos Pérez Jiménez, tuvo un cuarto elemento por el cual se destacó: la corrupción. Tras intentar imponerse como candidato para las elecciones del año 1958, el 15 de diciembre de 1957, convocó un referéndum para que el pueblo decidiera si aceptaba su postulación.

Los resultados oficiales favorecieron al dictador, aunque en ningún momento se mostraron pruebas reales que los respaldaran. Por ello, fue acusado de fraude por los partidos opositores. A finales de ese año, los estudiantes realizaron una primera jornada de protesta, y a ésta le siguieron un sin número de manifestaciones.

El 1 de enero de 1958, estalló una rebelión militar encabezada por el coronel Hugo Trejo, levantamiento que fue sofocado y, como consecuencia, sus cabecillas terminaron encarcelados. Sin embargo, esta rebelión marcaría la ruta de la insurrección militar, ya que Pérez Jiménez había perdido apoyo de los Estados Unidos, y los levantamientos populares se hacían incontrolables.

No obstante, la represión fue el instrumento que utilizó el régimen como respuesta. Las fuerzas populares se reorganizaron en una asociación clandestina denominada Junta Patriótica, que llamó a una huelga general el 21 de enero, y ésta se hizo con el control sobre el Poder Ejecutivo. Por otra parte, los líderes militares conformaron una junta militar, y solicitaron la renuncia de Pérez Jiménez.

Con los militares en su contra y la población en las calles, el dictador renunció y partió al exilio en la mañana del 23 de enero de 1958, en el avión presidencial conocido como La Vaca Sagrada, extrayendo de las arcas del país cerca de 250 millones de dólares.

Pérez Jiménez huyó a República Dominicana, y fue protegido por el también dictador, Leónidas Trujillo. Allí se refugiaría hasta que, después del asesinato de Trujillo en 1961, y temeroso de correr la misma suerte (o su extradición a Venezuela), escapó a Estados Unidos. Más tarde, con un trato indecoroso entre Rómulo Betancourt y John F. Kennedy, es extraditado a Venezuela, sin embargo, gracias a una paupérrima condena, se trasladó a España, donde vivió una larga vida sin apuros económicos.

A los 84 años de edad, Marcos Pérez Jiménez sufrió un derrame cerebral del que se fue recuperando con la avidez que le permitieron los años. En 1999, los delitos por los cuales se le acusaban prescribieron, y falleció en Alcobendas, España, el 20 de septiembre de 2001.

Tras su exilio, Venezuela vivió un período de larga turbulencia. Su legado en obras públicas es referente de arquitectos, ingenieros e investigadores no sólo de su país, sino del mundo entero. Para muestra de ello, la Ciudad Universitaria de Caracas fue reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2007. Sin embargo, el 23 de enero de 1958 quedó marcado en la historia de Venezuela como el fin de la dictadura perezjimenista, y el regreso de la democracia con el pacto de Punto Fijo.

Para complementar la información aquí aportada, nos complace traerte un vídeo explicativo donde se muestran imágenes y grabaciones reales de los acontecimientos mencionados:

Otras biografías recomendadas:

La historia de cada país es un tesoro invaluable; es por ello que esperamos que te haya sido útil esta biografía de Marcos Pérez Jiménez. ¿Deseas leer más? Entra a ➽➽➽ Biografías: Políticos
Biografía de Marcos Pérez Jiménez
5 (100%) 5 vote[s]
(Visited 311 times, 1 visits today)
Compártelo con tus amigos!!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*